Archivo de la etiqueta: televisión

Fernando III, S01E00

No es la primera vez que trato sobre series en este espacio. Si me leéis a menudo sabréis que soy capaz de escribir sobre Juego de tronos sin haber leído ninguno de los libros o visto ningún capítulo, o que en la elaboración del artículo sobre Toledo, cruce de destinos sufrí y disfruté -a la vez- tanto como el marqués de Sade en una matanza típica haciendo él de cerdo protagonista. Pero lo de hoy es distinto. Es personal.

Fernando III
Fernando III’s seal of approval

De siempre me ha fascinado Fernando III. No ya porque sea mi santo (de hecho, jamás nadie me verá llamarlo “San Fernando III”, que es una catetada. Es más, si lo hago podéis hincharme a collejas hasta sangrar), sino porque creo que es uno de los reyes más importantes e infravalorados de nuestra Historia. Porque aquí todos conocen a tótems sagrados como Don Pelayo, Abderramán III, Sancho III, Alfonso X o Jaime I, pero Fernando III ha quedado en un segundo plano, discreto e incómodo a partes iguales.

Ya va siendo hora, digo yo, de recuperar a Fernando III para el gran público. Siempre pensé que su figura daría para una película, no una película épica sobre sus conquistas, qué va, sino una especie de thriller político que reflejase cómo se hizo con su doble corona. Sin embargo, hoy día se llevan más las series televisivas, de ahí que me disponga a publicar cinco artículos como cinco soles para otras tantas cinco temporadas. La idea es que todo ello sirva como una brevísima relación de la vida y milagros de Fernando III tomando como base un buen puñado de tuits que solté el 30 de mayo con el hashtag #FernandoIIIesTOP. Y si algún productor televisivo o cinematográfico lee esto, que me llame. Ya está tardando.


Primera temporada:

En esta primera temporada se presentarían los personajes más relevantes de la más que complicada trama. Esto es muy importante y lo subrayaría (mucho) si supiera cómo hacerlo en WordPress. No olvidemos que cuando Fernando vino al mundo en 1201 se le consideró el heredero, en un futuro no muy lejano, de los reinos de León y Castilla, puesto que sus padres eran Alfonso IX de León y la reina Berenguela, güigüigüí, hija de Alfonso VIII de Castilla. Si nos ponemos en plan mesiánico toca recordar que el nacimiento se produjo en el paraje de Valparaíso, en el camino entre Zamora y Salamanca, adonde la reina se dirigía. Sólo faltaba un portal con el buey y la mula.

Seguir leyendo Fernando III, S01E00

Toledo, cruce de destinos

Muy señores míos, siendo sincero he de admitir que hubiese preferido titular este artículo Toledo, cruce de desatinos o ¿Quién me devuelve esta hora y media de vida? Pero el posicionamiento en Google es el posicionamiento en Google y bueno, ya me entienden. Así que si han llegado hasta aquí gracias a Google o de cualquier otra manera, pasen, relájense y déjenme explicarles por qué Toledo, cruce de destinos (en adelante, Toledo) es una serie mala. Pero mala, mala. Mala con avaricia, de sentarse en un sillón con sonrisa malévola mientras se acaricia a un gato.

El punto de partida de la serie, de entrada, tenía su interés. La segunda mitad del siglo XIII es quizás el periodo que mejor ejemplifica esa España de las tres culturas, la idealizada pacífica convivencia y colaboración de cristianos, musulmanes y judíos. Además, Alfonso X es un rey bastante conocido -sobrevalorado, en mi opinión- por el gran público, aunque sólo sea de oídas. Y no sé de nadie a quien no le guste una ciudad tan extraordinaria como Toledo. Los tres factores citados, unidos a un guión coherente y a una cuidada ambientación, podrían hacer de Toledo una serie atractiva.

 

Pero no:

Sin embargo, eso no ha sido así. Por muy ambicioso que haya sido su creador, Emilio Díez, por mucho que se haya esforzado la productora Boomerang TV o por mucha confianza que haya depositado Antena 3 en una serie española de temática medieval, el resultado es muy decepcionante, como mínimo desde el punto de vista histórico.

Toledo
Panorámica de Toledo, según Antena 3

Comencemos por el envoltorio. Por un lado es de aplaudir que se haya trabajado en diversas localizaciones tratando de buscar la mayor verosimilitud sin abusar demasiado del croma; de hecho, tengo la impresión de que sólo se ha modificado por ordenador la vista general de Toledo, con un alcázar que no es el actual, pese a que el aspecto de su torre principal chirríe. No obstante, edificios, atrezo, vestuario y mobiliario no parecen auténticos: algunos, pese a su inspiración medieval, se presentan perfectos e inmaculados en una apoteosis del cartón piedra, mientras que otros recuerdan más a siglos posteriores, como un crucifijo que tenía poco del siglo XIII, construcciones renacentistas y barrocas o el escudo de los Reyes Católicos que se observa en el toledano puente de Alcántara.

Esos fallos son apreciables por la mayoría, por supuesto. Pero al meterme en harina histórica es cuando me entran todos los males, de uno en uno y no en fila india, sino en una avalancha nivel “El Corte Inglés un 7 de enero”. Porque una cosa es distorsionar una miaja la realidad para ajustarla a la ficción y otra es saltársela sin venir a cuento, de modo gratuito, y sin que el cambio aporte absolutamente nada a la trama.

 

La harina histórica en sí:

Pongamos que Toledo se desarrolla entre 1270 y 1274. El capítulo arranca con una razzia musulmana, impensable por entonces, y muestra a los cristianos una década después sitiando Consuegra tras haber tomado Maqueda poco antes. Olvidemos que el castillo que aparece no es el de Consuegra -¿qué les costaría, pardiez?- y, a cambio, señalemos que Consuegra y Maqueda llevaban en manos cristianas, como mínimo, desde hacía más de un siglo.

Según la serie, en Consuegra se hallaba refugiado un tal Abu Bark (sic) cuya dignidad desconocemos, pero que se antoja tan peligrosísimo para Castilla que Alfonso X le ofrece la paz. Al arribar a Toledo, Abu Bark precisa de un traductor para comunicarse con los cristianos, pero acto seguido habla en un perfecto castellano sin ningún tipo de acento. Ya quisiéramos saber quién es ese inteligente Abu Bark, dado que no hay ningún rey nazarí que conste con ese nombre. Habría que preguntárselo a la atrevida musulmana que se bañaba completamente desnuda, al aire libre, en una alberca de su palacio… y no en uno de los hammam o baños árabes. El destape viaja al siglo XIII, señores.

¿Alfonso X o Theoden?
¿Alfonso X o Theoden?

Pasemos al bando cristiano. En Toledo, la gran cuita de Alfonso X es alcanzar la paz: se apunta que Castilla lleva décadas en guerra y medio arruinada, cuando el perfil político de Alfonso X no fue tan militar como el de su padre, Fernando III, sino que se benefició de una etapa económica expansiva. Aún así, se sugiere que la paz entre cristianos y musulmanes es un avance hasta entonces inédito, si bien la tónica de la Reconquista es que eran menos las fases de guerra que de paz, caracterizadas éstas por las parias que en la serie se ignoran porque interesa más vender equívocos culturales, amoríos interétnicos y prejuicios que combatir en pos del bien común y el buen rollo universal, pero procurando dejar claro que, en caso de duda, los malos son los musulmanes y/o quienes quieran alterar la paz mundial.

Por otro lado, al rey se le denomina “Alfonso X” en vez de Alfonso, a secas, cuando ni en documentos ni de forma oral se le llamaría así. Aunque al Alfonso X de Toledo le martiriza un problema más grave que el onomástico: el familiar. Lo cierto es que su hijo Sancho, el futuro Sancho IV, le dio más de un disgusto, guerra civil incluida. Pero los guionistas (Emilio Díez y Alberto Úcar, responsables de subproductos como Los Serrano, El Internado o Los Hombres de Paco), lejos de aprovechar esa tensión, han preferido mancillar la Historia y mearse sobre su cadáver sin que ello, repito, redunde en una mejora del argumento.

Sólo dos hijos de Alfonso X se citan. Para mal, claro. En un rincón tenemos a Sancho, a quien en la serie se le considera el primogénito -hijo de un matrimonio de conveniencia anterior, ejem- y se le otorga el título de príncipe. En la otra esquina, Fernando, supuestamente su hermanastro, hijo de la reina Violante, y de quien se comenta que “no es una opción como heredero” dado que es el hijo menor y sólo un infante. Tracatrá, señores, tracatrá. Y en párrafo aparte les explico el porqué.

Una corte de cartón piedra
Una corte de cartón piedra

Alfonso X sólo tuvo una esposa, Violante de Aragón. Tuvieron por descendencia once vástagos, de los cuales, y en este orden, los varones fueron Fernando, Sancho, Pedro, Juan y Jaime, todos vivos en los años en los que se desarrolla Toledo. Esto es, que Fernando de hijo menor no tenía nada, sino que hasta su muerte en 1275 fue el heredero al trono de la Corona de Castilla. Sancho, obviamente, no pudo ser fruto de un matrimonio de conveniencia -¿cómo?, ¿Alfonso X casándose por conveniencia?, melospliquen, por favor-, ni mucho menos ser príncipe, título que no ostentó heredero alguno hasta la creación, en 1388, del título de príncipe de Asturias.

Si se deshiciera semejante entuerto no se alteraría la esencia de Toledo. Sancho seguiría siendo un conspirador y un broncas (más aún cuando no podría acceder al trono), mientras que Fernando dejaría de ser el niño mimado. ¿Niño? Calculando que la trama oscila entre 1270 y 1274 nos topamos con otro problema: para esa fecha el conocido como Fernando de la Cerda ya había pisado altar y bautizado un hijo, Alfonso. Pero en la serie prefieren un Sancho que, pese a ser primogénito aún no es heredero (?), y a un Fernando púber que se trajina a la joven esposa de un comerciante. Ajá.

Claro, que estas cosas se arreglarían consultando no ya libros de Historia, sino la Wikipedia. En una escena, Violante le asegura al infante Fernando que Jaime I, su abuelo, fue rey de Aragón a los tres años. Se da por hecho que Jaime I ya estaba muerto, cuando falleció en 1276, poco después que su nieto, y para colmo resulta que fue coronado no a los tres, sino a los cinco años. ¿Cambiaría la verdad el sentido del diálogo? No, pero quizás les hubiese provocado alergia a los guionistas.

 

Lo llaman alergia y no lo es:

Comprobemos otros síntomas de tal alergia a los libros. Un personaje principal es Rodrigo Pérez de Ayala, presunto conquistador de Maqueda, un noble que se tiró una década seguida guerreando contra los musulmanes sin poder ver a sus hijos; más aún, es nombrado magistrado de la ciudad de Toledo por el rey, quien afirma de Rodrigo que es “mi mano derecha, mi voluntad y el representante de mi justicia en todo el reino”, algo que no es obstáculo para que, según se sugiere en un determinado momento, Rodrigo hubiese vivido un romance con la reina Violante. Ole y ole.

Vale, toleramos la invención de ese tal Rodrigo Pérez de Ayala e incluso lo del revolcón con la reina, pero de ahí a que en diez años no viera a sus criaturas por hallarse luchando y que conquistara Maqueda cuando ya hemos dejado claro que ni lo uno ni lo otro… Por no hablar, de paso, de esa magistratura que en la serie es ambicionada como si de una vicepresidencia se tratara, a pesar de que hubiera que compartirla con un judío y un musulmán, algo inconcebible para un cargo que, en efecto, es más falso que la aventura colonial de Franco.

"Vaya, «Las Siete Partidas» no es la «Hobby Consolas» medieval"
"Vaya, «Las Siete Partidas» no es la «Hobby Consolas» medieval"

El asunto es que Rodrigo tiene dos nenes, guapísimos ellos; el mayor, Martín, es nombrado asistente (aceptamos barco) del infante Fernando. Martín se niega, pues anhela ser caballero, cosa que enoja a su padre, quien aduce que ésa no es una opción para él, siendo la corte lo mejor para un noble. Como si ser noble no te habilitara para ser caballero, más aún si eras asistente (aceptamos flotador de patitos) de un infante y sales en una escena peleando con espada frente al público en una suerte de Operación Triunfo de la esgrima.

Es fácil intuir el porvenir de Martín en Toledo: el Justin Bieber del siglo XIII. Sobre todo porque le toca defender al infante de una conspiración para derrocarle, asesinándole si hiciera falta. En la sombra acechan dos influyentes prohombres de la corte, el conde de Miranda y el arzobispo Oliva, partidarios del príncipe (sic) Sancho y tan pérfidos que, a su lado, Bin Laden tiene la medalla al mérito civil.

¿De veras eran tan malvados? No se sabe, más que nada porque son ficticios. Insisto: no pongo pegas a que haya personajes ficticios, sino a que se creen sin motivo alguno y sin añadir valor a la historia, habiendo otros reales más válidos. Lo del conde de Miranda tendría un pase, aunque lo más parecido a ese condado sea el salmantino de Miranda del Castañar, fundado en 1457. Sin embargo, no se entiende el personaje del arzobispo Oliva, quien, como es obvio, no figura en lista arzobispal alguna; de hecho, entre 1266 y 1275 el arzobispo de Toledo era Sancho de Aragón, jovencísimo (nacido en 1250) y hermanísimo de la reina Violante. Ya me dirán ustedes si no daría más juego un arzobispo en la edad del pavo que otro que, al referirse a la Reconquista, indica que “es una guerra santa, como la que libran nuestros hermanos en Jerusalén”… cuando las tropas cristianas habían abandonado Jerusalén casi treinta años atrás.

Quizás todo esto no sea alergia, sino atrevida ignorancia de los guionistas sobredichos. Pero también hay que señalar la teórica labor de los consultores históricos que se citan en los títulos de crédito: José Miguel Merino de Cáceres y María José Martínez Ruiz, catedrático de Historia de la Arquitectura en la Universidad Politécnica de Madrid y profesora de Historia del Arte en la Universidad de Valladolid. Imagino que ambos habrán “asesorado” y dado el visto bueno, por encima, a lo que se cocía, pero que no habrían aguantado tanta tontería en el guión si hubiesen llegado a leerlo detenidamente.

 

Despedida y cierre:

"Al salir de la Escuela de Traductores"
"Al salir de la Escuela de Traductores"

Con todo, ni guionistas ni consultores ni productores tienen la culpa de las mediocres interpretaciones de su elenco. Ya, no es para tirar cohetes, pero uno esperaría algo más de actores de la talla de Juan Diego o Álex Angulo. O que el reparto supiera vocalizar y entonar de otro modo que no fuera el de siempre: en castellano estándar, todos con deje de Madrid, y a correr. Que sí, que no van a hablar como en el siglo XIII, que musulmanes y judíos usen también el castellano, pero oigan, un acento pido. Algo que te demuestre que son actores y no la megafonía del Mercadona glosando las ofertas del día.

¿Quiere todo esto decir que recomiendo encarecidamente ver Toledo? ¿Y todavía hay alguien que se lo pregunte?, ¿qué han estado vuesas mercedes haciendo todos estos párrafos, maldita sea? No, claro que no. Les ruego que no vean la serie, so pena de perder hora y media de su vida cada miércoles. Hora y media que nadie les va a devolver y que mejor harían ahorrando para poder visitar la maravillosa Toledo, cuyo nombre aparecerá desde ahora asociado a semejante bodrio.

Juego de Tronos a lo cañí

Los ingleses se aburren mucho. Algunas causas para respaldar tal afirmación serían una climatología adversa, una gastronomía definible como “muy presunta” y el aislamiento respecto a Europa. De hecho, ese aislamiento ha provocado que, desde la victoriosa arribada de los normandos en Hastings (1066), la isla no haya sufrido ninguna otra invasión en casi un milenio: que se lo digan a Felipe II, Napoleón o Hitler, que sólo lograron conquistarla en el Risk y no sin hartarse a lanzar dados y perder efectivos.

Ricardo Corazón de León, supuesto inventor del balconing cuando descubrió el Mediterráneo en las Cruzadas

Como decía, los ingleses se aburren mucho. Se les ve faltos de vidilla, lo cual conlleva una dedicación plena al desenfreno en cuanto abandonan su isla, acogiéndose muchos a la santísima trinidad que constituye la fusión de enrojecimiento dérmico, alcoholismo desatado y balconing. Pero en la Edad Media no existían ni los vuelos baratos ni la destrucción de nuestras costas, de ahí que (sorpresa) se aburrieran mucho más.


Lo que hace el aburrimiento:

Poniéndome simplón y reduccionista –como buen tertuliano–, aclararé que los ingleses medievales sólo se divirtieron durante siglo y medio. Y cuando escribo “divertir” me refiero a tener una historia movidita, como la de la Península Ibérica, con sus reconquistas, sus guerras entre cristianos, sus guerras entre musulmanes y sus Ramones Berengueres.

En cambio, y al margen de sus asuntillos dinásticos y sus puntuales excursioncitas a Tierra Santa, los ingleses se conformaron con enlazar la Guerra de los Cien Años (1337-1453) y la Guerra de las Dos Rosas (1455-1485). Les faltaba un algo, un no sé qué. Quizá por eso –e insisto: también por aburrirse mucho– el orbe anglosajón siempre ha tendido a buscar en la literatura la forja de una mitología donde realidad, leyenda, épica y magia fuesen tan cogidas de la mano como Hitler y Stalin en 1939.

Al famoso ciclo artúrico y al romanticismo del siglo XIX les siguió la extraordinaria obra de Tolkien (y la de C. S. Lewis, en menor medida) en el segundo tercio del siglo XX. Es más, resulta muy lógico pensar que Tolkien se aburría como una ostra, teniendo tiempo como tuvo para crear un universo propio, con sus razas, sus mitos, sus lenguas, sus mapas, sus historias, sus personajes empanados a los que no se les ocurre mandar a las águilas al Monte del Destino a destruir el anillo y ahorrarse tanto follón, etcétera.

Sea como fuere, en los últimos años ha revivido este interés literario relativo a la Albión medieval. El máximo exponente es el estadounidense George R. R. Martin, autor del conjunto de novelas fantásticas Canción de Hielo y Fuego, cuya ambientación recuerda a la Inglaterra de la Guerra de las Dos Rosas. Precisamente ayer se estrenó en España la serie que adapta el primero de dichos libros, Juego de Tronos, de ahí que publique este artículo: llámenme oportunista, aunque prefiero que me sigan llamando Fer.

 

Nuestro propio Juego de Tronos:

Lord Eddard Stark, uno de los personajes principales de Juego de Tronos (Fuente: Google Images)

De entrada confieso dos cosas: una, que ni he leído las novelas de Canción de Hielo y Fuego ni he visto nada de Juego de Tronos, salvo los casi quince minutos publicados como adelanto; y dos, que jamás se me pasaría por la cabeza una versión de Juego de Tronos realizada por ninguna televisión española. No, no, no y más NO, incluso en mayúsculas. Porque la serie, como en casi todas las demás series carpetovetónicas, removería a Clío en su tumba y haría girar el ochenta por ciento del argumento en torno a lo que sucediera en la taberna, al más descarado emplazamiento publicitario, a las andanzas sentimentales de sus protagonistas –sobre todo de los adolescentes y niños, que también montarían un grupo musical en plan mester de juglaría– y a los teóricamente jocosos malentendidos protagonizados por el Fiti, la Juani o el insoportable Javier Gutiérrez de turno.

Sin embargo, uno siente sana envidia cuando observa el cuidado depositado por la cadena yanqui HBO al rodar la serie. Sana envidia y, de paso, una mezcla de admiración por el trabajo bien hecho y de rabia por no encontrarse nada semejante en esta otra orilla del Atlántico. Y miren que material tenemos de sobra para emular las rivalidades entre bandos que nos muestra Juego de Tronos; si ésta se promociona con la frase “Se acerca el invierno”, la etapa medieval de nuestra más que curtida piel de toro (Portugal inclusive) debería publicitarse con el lema “Se acerca el infierno”.

Como expuse en algún sitio, no ha habido en nuestra convulsa Edad Media más de medio siglo sin una guerra civil, sin una crisis dinástica o sin una mala conspiración que echarnos a la boca. Los reinos medievales de las actuales España y Portugal se asomaron (y empujaron) a menudo al mayor de los abismos… para milagrosamente recuperarse casi sin saber cómo. Ejemplos hay muchos, desde la caída del reino visigodo hasta el ocaso del califato cordobés, desde los repetidos conflictos entre Castilla y León hasta la permanente amenaza –luego hecha realidad– de colapso de Navarra; un sinfín de argumentos, personajes y carnaza, que es lo que en verdad nos gusta a todos, historiadores incluidos.

Sí, por estos pagos podríamos montarnos tantos Juegos de Tronos que esto parecerían las olimpiadas del medievalismo y la mala leche. Así que, si no les importa, déjenme presentarles a los Banū Waraŷūl –desde ahora, Banu Warayul, que escribir acentos raritos es una tortura–, mis candidatos para protagonizar su propio culebrón.

 

¿Los Banu Qué?:

Creo que muy pocos de ustedes conocerán a los Banu Warayul. Total, Google (¡Google, pardiez!) apenas sabe quiénes son, ni ellos ni los Banu Furaniq, que es como también se les suele denominar en algunos textos. Que no cunda el pánico: aquí estoy yo para hablar de los Banu Warayul y, si hace falta, para ponerles a parir, que están muertos y no pueden defenderse.

Siendo breve, los Banu Warayul eran los líderes de un clan de la tribu bereber de Nafza –con raíces también muladíes– y dominaron, desde inicios del siglo IX hasta el año 928, todo el tercio oriental del Guadiana extremeño. Su sede se ubicaba en el hişn Umm Ŷa’far (dejémoslo en Umm Yafar, se lo ruego), el desaparecido castillo de Mojáfar de las crónicas cristianas, en las cercanías de la pacense Villanueva de la Serena. Eso, siendo breve.

Siendo más explícito y sincero, me gusta definir a los Banu Warayul como unos pequeños cabroncetes, dicho siempre desde el cariño y la fascinación. Porque los cinco Banu Warayul de cuyas andanzas estamos enterados eran muy de apuntarse a todos los saraos posibles, a lo Massiel altomedieval. Y se atrevían a hacerlo, de paso, en la turbulenta fase de la fitna o crisis del emirato de fines del siglo IX e inicios del siguiente, no sólo enzarzándose contra otros clanes y saqueando sus territorios o sublevándose contra los emires cordobeses, sino también yéndose a Zamora en plan yihad o aguantando la cabalgadas de los reyes leoneses por tierras extremeñas.

 

Vida y milagros de los Banu Warayul:

Alfonso III muestra su hastío en el Libro de los Testamentos (Fuente: Wikipedia)

Por desgracia, a mí me faltaría espacio –y a ustedes paciencia– para narrar todos los jaleos en los cuales estuvieron involucrados los Banu Warayul. Si pudiera, les relataría cómo Lubb b. Jalid, en torno al 826, asesinó a Marwan al-Yilliqí, a quien el emir Abderramán II le había ordenado sofocar a los rebeldes emeritenses. O cómo, al estallar la fitna, regresó el prestigioso Furaniq b. Lubb (hijo de Lubb b. Jalid) a Mojáfar desde Córdoba, reclamado por su clan para oponer resistencia a Alfonso III en sus sucesivas irrupciones en las tierras de los Nafza y no precisamente para venderles enciclopedias; o cómo más tarde hubo de soportar las correrías de Ibn Marwan, fundador/repoblador de Badajoz e hijo de Marwan al-Yilliqí, cuya muerte quiso vengar atacando las posesiones de los Banu Warayul.

Ojalá pudiese explicarles, con todo lujo de detalles, cómo el discreto Isà b. Qutí legó la jefatura de los Banu Warayul al nieto de Furaniq b. Lubb, el impetuoso Zual b. Yais b. Furaniq, quien en el Muqtabis –tal vez la mayor crónica andalusí, obra de Ibn Hayyan– fue tildado de temeroso, conspirador, envidioso, lleno de odio, malvado y traidor. Y todo ello por minucias, sólo por declararse en rebeldía frente al emir cordobés Abdalá I, por ser uno de los comandantes de la desastrosa yihad que quiso arrebatar Zamora en el 901 a los cristianos y por sembrar cizaña entre las tropas islámicas contra el falso profeta Ibn al-Qitt (quien guiaba la campaña) por un mero arranque de celos, traicionándole y provocando así una deserción masiva en el campo de batalla justo cuando los musulmanes se disponían a tomar la ciudad. Minucias, ya digo.

De veras que me encantaría contarles cómo se descompuso el cadáver de Ibn al-Qitt, con su cabeza colgada a las puertas de Zamora, mientras Zual b. Yais b. Furaniq retornaba al sur, tranquilo, a su aire, como si nada hubiese pasado, para luego firmar la paz con Abdalá I, que tampoco estaba el emir para ponerse escrupuloso. O cómo Zual b. Yais b. Furaniq, esa joyita, hubo de plantarle cara en el sufrido verano del 915 al nieto del citado Ibn Marwan y, acto seguido, a Ordoño II de León, emperrados como estaban en depredarle las tierras y pisarle lo sembrado.

Y, cómo no, querría cerrar la saga hablándoles de Abdalá b. Isà b. Qutí, hijo de Isà b. Qutí, y de cómo le preparó otra buena insurrección al emir cordobés, en este caso a un tal Abderramán III, quien en el 928, y decidido como estaba a acabar con tanta tontería para poder proclamarse califa en condiciones, le envió un poco amigable ejército para obligarle a entregar Mojáfar de una vez por todas… cosa que consiguió, no sin antes tenérselas tiesas ambos bandos y rubricándose después un ventajoso tratado de paz que le supuso al último de los Banu Warayul un jugoso indulto y un retiro dorado en al-Ruşāfa d’Or, arrabal de vacaciones.

Pero no, no hay espacio ni paciencia. Ni tiempo, además. Ni dinero para llevar a la pantalla estas aventuras y desventuras de los más que peculiares Banu Warayul. Así que, si me lo permiten, ahogaré mis penas contentándome con Juego de Tronos y que sea lo que MegaUpload quiera.

La Corona… ¿de dónde?

Uno de los objetivos de Aquí fue Troya es la divulgación de la Historia dentro del contexto del dospuntocerismo. Adaptar a Clío a los nuevos tiempos, vestirla con ropa más actual y no con túnicas griegas, salvo que el emporio Inditex las vuelva a poner de moda. Y hablando de trapitos y dospuntocerismo, fue @bydiox quien nos lanzó un guante al hilo de un vídeo medianamente polémico que, como mandan los cánones, tuvo amplio calado en Menéame.

En el vídeo, que está justo bajo este párrafo, el zaragozano Miguel Cortés expone su queja ante Elena Sánchez, defensora del espectador de RTVE, quien se la traslada a Esteve Crespo, editor del Telediario. La queja es sencilla: ¿por qué se le llama corona catalano-aragonesa y no Corona de Aragón?

Quizás en el vídeo parezca que se ha dado una respuesta satisfactoria, pero los historiadores somos muy puntillosos y puñeteros. O al revés. Así que intentaré aclarar el asunto de la mejor manera posible o, en su defecto, de forma entretenida, que lo mismo ni ustedes ni yo nos enteraremos de nada, pero al menos habremos echado el rato tan ricamente.

De entrada, ¿qué se entiende por “corona”? La RAE la define, para el caso que nos atañe, como “dignidad real” y “reino o monarquía” en sus acepciones decimocuarta y decimoquinta, respectivamente. Y es a partir de aquí donde arranca el inicio de la explicación.


El inicio de la explicación:

Miento. En realidad el inicio de todo esto se remonta a 1134, cuando el fallecimiento de un rey revolvió toda la Península, y a 1137, cuando tuvo lugar un enlace conyugal tan enrevesado como… miren, no encuentro una palabra que suavice el tan contemporáneo concepto subyacente de pederastia. Porque en 2011 es muy difícil comprender que un padre entregue a su hija de un año en santo matrimonio a un veinteañero. Pero la ecuación cuadra si cambiamos 2011 por 1137, padre por Ramiro II de Aragón, hija de un año por Petronila de Aragón y veinteañero por Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona.

Retrato de Ramiro II (Manuel Aguirre y Monsalbe, 1885)

A Ramiro II no le apetecía en absoluto ser rey. Fatiguita le daba. Que le asparan si así lo quería, feliz como era siendo obispo de Roda-Barbastro (curiosidad: Roda de Isábena, con una cincuentena de habitantes, es la sede catedralicia más pequeña del país). Pero a su hermano mayor, Alfonso I de Aragón y Pamplona, de quien podríamos estar hablando horas porque además de “el Batallador” era una buena pieza, le dio por morirse sin descendencia en 1134 y, peor aún, a nombrar como herederas de sus dominios a las órdenes militares del Hospital, del Temple y del Santo Sepulcro.

De inmediato, el nieto de El Cid, García V Ramírez el Restaurador -sin nada que ver con la hostelería, por otro lado- fue proclamado rey de Pamplona por nobleza y clero locales; por su parte, Alfonso VII de Castilla y León ocupó Zaragoza exigiendo vasallaje; mientras que el papa Inocencio II presionaba para que templarios, hospitalarios y caballeros del Santo Sepulcro recibieran su porción del pastel. La aristocracia aragonesa, atrapada entre esos frentes, reconoció como su monarca al citado Ramiro II.

Así pues, Ramiro II hubo de abandonar su obispado para subir al trono. Quiso mantener el celibato, pero los nobles no le permitieron apadrinar a García V de Pamplona y le obligaron a casarse de muy mala gana con la viuda Inés de Poitou o de Aquitania. Ambos tuvieron en 1136 una hija, Petronila, e Inés se volvió a Francia de inmediato, cual común vientre de alquiler.

Y si a estas alturas del artículo ustedes están maldiciéndome por haberlo escrito, imaginen qué no habría maldecido Ramiro II contra su hermano por morírsele y meterle en todo este embolado.


El meollo del artículo:

Petronila I de Aragón y Ramón Berenguer IV (copia de1634, original de Filippo Ariosto, 1586-87)

Ramiro II había cedido ya demasiado, o eso pensaría él. Sin embargo, con una heredera podría negociar con esa nobleza que tantos quebraderos de cabeza le había dado y retirarse para huir, al fin, del mundanal ruido. Pero para ello necesitaba encontrar un candidato idóneo a quien otorgarle la mano (y el reino) de su hija, cuestión nada sencilla dado lo renuentes que eran nuestros ancestros medievales a ser gobernados por una mujer.

Ciertamente, el joven y animoso Ramón Berenguer IV no era un mal partido. Su padre, Ramón Berenguer III, había fallecido en 1131 y dividió sus dominios entre sus hijos gemelos: Ramón Berenguer IV se quedó con el condado de Barcelona, mientras que Berenguer Ramón I fue nombrado conde de Provenza. Y si piensan que ya han tenido demasiados Ramones y Berengueres, recuerden que los abuelos de estos jovenzuelos también fueron gemelos, con los mismos nombres, y que uno ordenó matar al otro, lo cual demuestra que la onomástica condal barcelonesa era limitadísima y que los asesinatos son muy perjudiciales para la salud.

Maticemos, de paso, que ser conde de Barcelona no era lo mismo que ser conde de Peñaflor de Argamasilla, por poner un ejemplo. No, ser conde de Barcelona significaba liderar una confederación de más de diez condados, los llamados “condados catalanes”, cuyos orígenes se remontaban a la Marca Hispánica carolingia. Por tanto, Ramón Berenguer IV contaba con una fuerza más que respetable y, sobre todo, podría brindarle a Aragón el apoyo necesario frente al poderoso Alfonso VII de Castilla y León, quien desde 1135 se hacía llamar Imperator totius Hispaniae tras serle reconocido dicho título honorífico por el resto de fuerzas políticas peninsulares. Y ello, qué duda cabe, podría suponer una amenaza sobre la independencia aragonesa si Ramiro II -como anhelaba- dejaba a su recién nacida hija al mando del reino.

Así pues, entre agosto y noviembre de 1137 se redactaron las capitulaciones matrimoniales entre Ramón Berenguer IV y Petronila, cuyo enlace no tuvo lugar hasta 1150. No esperaría tanto Ramiro II: apenas hubo solucionado el futuro de su niña, salió por peteneras de la escena política para profesar en el monasterio oscense de San Pedro el Viejo. A ver quién se atreve a culparle por ello, habida cuenta de lo demencialmente complejo que resulta entender el acuerdo nupcial entre ambos tortolitos.

Digamos, para resumir mucho, que Ramón Berenguer IV le juró homenaje a Ramiro II y que mediante la fórmula del “matrimonio en casa” Ramón Berenguer IV asumiría la potestad regia, pero no con el título de rey -título que mantendría Ramiro II-, sino con el de príncipe; de hecho, la reina sería siempre Petronila y sólo a ella le pertenecerían los derechos al trono y al territorio. Puntualizaciones jurídicas al margen, la consecuencia última y crucial de esta unión fue el nacimiento (de cinco hijos y) de la Corona de Aragón, entidad que logró poner coto a la superioridad que hasta entonces había ostentado el núcleo castellano-leonés, dándose en cambio un equilibrio entre ambos reinos. Y todo esto entra en el examen.


Parece que está fundando una corona. ¿Necesita ayuda?:

Mapa de los orígenes de la Corona de Aragón (Fuente: Gran Enciclopedia Aragonesa)

Para los rezagados: quede claro que Ramón Berenguer IV ni fue rey de Aragón, ni Aragón se subordinó al condado de Barcelona, ni que ambas entidades se fusionaron en igualdad de condiciones. No. Ya hemos visto que Ramón Berenguer IV le juró homenaje a Ramiro II; repito, en cursiva y todo, le juró homenaje. Ése es el quid de la cuestión, puesto que jurar homenaje implicaba acatar y reconocer la supremacía de un poder sobre otro. Por si ello no fuera suficiente, Ramón Berenguer IV también aceptó ser únicamente príncipe y dejar la dignidad regia al bebé que sería su señora, depositaria absoluta de los derechos asociados a la naciente corona aragonesa, cuyo primer rey fue el hijo de ambos, Alfonso II.

Habrá quienes sostengan que la Corona de Aragón supuso una fusión bajo similares condiciones jurídicas y políticas, amén de conservarse las instituciones propias de cada territorio. Que la Corona de Aragón era un ente democratiquísimo e igualitario. Pues sí y no eran tan especiales, oigan. Pues sí, porque no se eliminaron leyes ni ningún otro órgano de gobierno ni de justicia, mientras que Cataluña cobró vital y creciente relevancia dentro de la nueva corona. Pues no, porque en la España medieval no sólo había una jurisdicción, sino decenas de ellas, y no sólo se respetaban esas peculiaridades en la Corona de Aragón.

Esto es, la Corona de Aragón englobaba y englobaría diversos dominios -reinos de Aragón, Valencia y Mallorca, condados catalanes y demás posesiones mediterráneas-, con sus particulares normas y órganos políticos, pero también lo haría la Corona de Castilla (conformada por numerosos reinos) desde 1230 hasta 1348, cuando el Ordenamiento de Alcalá impusiera el derecho monárquico sobre todas las tierras de realengo, exceptuando las tierras vascas. E insisto, tierras de realengo: órdenes militares y señoríos laicos mantendrían sus diferentes normativas siempre que aceptaran someterse a la corona, fuese ésta castellana o aragonesa.


Cómo no usar una corona:

Si me excedo en la explicación es debido a la necesidad de desmontar cierto andamiaje mitológico. El nacionalismo catalán, surgido en el siglo XIX (como otros tantos, al amparo de la burguesía), tiró de la Historia para apoyar sus teorías. Pero la Historia no siempre casa con los intereses propios, de ahí la querencia de todos los nacionalismos por reescribir el pasado según y cómo para hacer comulgar a sus adeptos con descomunales e indigeribles ruedas de molino.

Que nadie me malinterprete. Cada uno puede tener las ideas políticas que mejor le parezcan, pero la Historia es la que es y, por desgracia para muchos, no debería prostituirse por muchos billetes que se le pongan sobre la mesa. Por eso mismo es inaceptable que se hable de un reino de Cataluña, de una corona catalanoaragonesa o de los Països Catalans como herederos políticos de la misma. De hecho, son afirmaciones con el mismo fundamento histórico que la existencia del dragón derrotado por san Jorge, esto es, ninguno.

No, no hay fundamento histórico posible para ambos casos. Pero nunca faltarán las mentiras mientras haya ignorantes dispuestos a creérselas.