Archivo de la etiqueta: Historia

Fte: Noelia Labrador

¡ Ya esta abierto! El Museo Arqueológico Nacional

El día 31 de marzo se celebró la inauguración del Museo Arqueológico Nacional, el acto se inició con la Banda Sinfónica Municipal  de Madrid y con  el Coro Nacional de España interpretando la cantata de Emilio Arrieta con la que se inauguró el Museo en 1871.  Tras ello, se procedió a una charla inaugural, donde se introdujo al oyente en la historia del Museo y en los cambios realizados, finalizando con la entrada libre de los asistentes a las salas de exposición.

Sigue leyendo

Después de… [VIDEO]

Comenzamos un nuevo curso, y con él me gustaría compartir con vosotros un documental que he conocido a través del blog Elearning de mi amigo @eraser. Es una recopilación de documentos de la época más crucial de la reciente Historia de España, la Tansición. En él podemos palpar cuál es el sentimiento de los miembros activos de la política española, pero sobre todo de los incorformistas de la transición tal y como estaba llevándose a cabo y de los nostálgicos del régimen anterior. Está grabado entre 1978 y 1981, y se termina de realizar justo antes del golpe de Tejero el 23 de Febrero de 1981.

Y es que la siempre llamada ejemplar transición española empieza a flaquear con el paso de los años. Una transición llevada a cabo por una parte de la antigua oligarquía que abría las puertas a una nueva, con la que se entiende bastante bien, una transición permitida por el miedo inculcado durante años a la desmembración de la nación y a una nueva guerra, y una transición con el visto bueno de la comunidad internacional conservadora. Una transición a la que se le empiezan a ver las vergüenzas y que comienza a ser cuestionada como proceso histórico ejemplar.

Temas tan de actualidad como el aborto, o la llamada conservadora a la familia [en este caso por el divorcio], la reforma laboral, la represión, las luchas sociales en materia de empleo [destacar el conflicto agrícola], se tratan en el vídeo, y en la calle.

El documental es largo, tiene dos partes de 90 minutos cada una, pero os lo recomiendo fervientemente. Las conclusiones y los debates, espero que podamos llevarlo a cabo en los comentarios. Sin más particular, los vídeos.

 

Beethoven, Napoleón y la Tercera sinfonía

Ludwig van Beethoven (Bonn, 1770 – Viena, 1827) alumbró en los primeros años del siglo XIX una obra revolucionaria. Estrenada en un concierto privado a finales de 1804, su Tercera sinfonía abrió las puertas del romanticismo de forma estruendosa. El genio del tormentoso compositor construyó una obra maestra en uno de sus momentos más difíciles, con incipientes problemas de audición, pensamientos suicidas y alejado de la fastuosidad de Viena. Una sinfonía que trascendería lo musical por un nombre escrito en su primera página: Bonaparte.

Portada de la Tercera sinfonía con el nombre de 'Bonaparte' tachado

Portada de la Tercera sinfonía con el nombre de ‘Bonaparte’ tachado

Aquello dio lugar a uno de los mitos más interesantes del siglo; la admiración de Beethoven hacia Napoleón cuando este aún era Primer Cónsul, la dedicatoria de su revolucionaria composición y el desencanto sufrido cuando se hizo coronar Emperador. Un histórico testimonio nos llega a través de Ferndinand Ries, alumno de Beethoven:

“En aquel momento, Beethoven sentía la más alta estima hacia Napoleón y lo comparaba con los grandes cónsules de la antigua Roma. (…) Yo fui el primero en darle las noticias de que Bonaparte se había declarado Emperador, tras lo cual estalló en cólera y exclamó: “¡Así que no es más que un común mortal! Ahora también pisoteará los derechos del hombre y se abandonará únicamente a su ambición. ¡Se ensalzará a si mismo sobre los demás convirtiéndose en un tirano!” Beethoven fue a la mesa, arrancó la portada, la partió por la mitad y la lanzó al suelo”.

Una reacción impulsiva de aquel que ve sus ideales traicionados. Es curiosamente significativo que el compositor tenía en su escritorio un pequeño busto de Bruto, el asesino de Julio César, el más famoso cónsul convertido en dictador. Pero la historia de la Tercera sinfonía tiene ingredientes sobradamente interesantes que complementan el relato de Ries. Todo comienza en el año 1802, en el que Beethoven, aconsejado por su médico, se retiró a descansar a la villa campestre de Heiligenstadt, en la que escribió su famoso y sufrido testamento, dirigido a sus hermanos, traumatizado por los problemas de sordera que comenzaba a padecer. No se descubrió hasta después de su muerte.

Pero también fue allí donde Beethoven anotó los primeros esbozos de su Tercera sinfonía, ligándola para siempre a uno de sus momentos más tormentosos de su vida. Fue sin embargo un año después, en otro retiro estival, esta vez en Döbling, cuando el compositor alumbró definitivamente su gran obra, presentada en un concierto privado en el palacio del Príncipe Lobkowitz, mecenas de Beethoven, en el mes de diciembre de 1804.

'La Coronación de Napoleón', de Jacques-Louis David

‘La Coronación de Napoleón’, de Jacques-Louis David

Pocos antes, desveló en una carta que el nombre de la sinfonía sería ‘Bonaparte’. Pese a cultivar un aura de nobleza desde que se trasladó a Viena en el 1792 y relacionarse con las figuras más relevantes de la aristocracia austriaca, no ocultó sus simpatías republicanas y admiraba a Napoleón, no por sus victorias militares, sino por haber “puesto orden político en el caos de una sangrienta revolución”, según narra Antonio Schindler en la biografía que escribió sobre su amigo Beethoven.

En ella, además, relata que el embajador francés en Viena, Jean-Baptiste Bernadotte, futuro rey de Suecia, fue el que sugirió a Beethoven que podía honrar al futuro emperador con una gran composición. Sin embargo, las fechas hacen dudar de la veracidad de este pasaje, ya que Bernadotte tuvo que dejar Viena por los disturbios provocados cuando izó en la embajada la bandera tricolor revolucionaria en el 1798. Por aquel entonces Beethoven ni siquiera había creado su Primera sinfonía.

Más interesante incluso resulta el hecho de que rechazase alterado la propuesta del músico Franz Anton Hoffmeister de escribir una sonata en honor de Napoléon y de la revolución. “¿Es que todos ustedes, caballeros, han caído presas del demonio para sugerir que componga una sonata semejante?”, gritó Beethoven. Un año después le dedicó su gran sinfonía.

Planes en París 

¿Y si la razón para honrar al Primer Cónsul francés hubiese sido simplemente pragmática? Los musicólogos Maynard Solomon y William Kinderman proponen que detrás de todo se encontraban los planes del compositor por mudarse a París. Bautizar como ‘Bonaparte’ a su obra, sin duda alguna abriría todas las puertas de la capital francesa. Pero el viaje no llegó a materializarse, así que la idea de permanecer en Viena, capital del Imperio Austro-Húngaro, con una sinfonía dedicada a Napoleón parecía bastante mala. Beethoven desechó entonces su peligrosa ocurrencia. Dedicó su obra al Príncipe Lobkowitz y tacharía definitivamente del título la palabra ‘Bonaparte’ para sustituirlo después por ‘Heroica’.

Lo que parece innegable es que el nombre de Bonaparte figuró y fue borrado de la primera página de la obra. Varios son los factores que dibujan la historia, como el temperamento de Beethoven, su sordera, el testamento de Heiligenstadt, las posibles visitas a la embajada francesa, sus planes de viajar a París, su admiración hacia el primer cónsul, el simbólico relato de Ries o la enemistad entre Austria y Francia.

El estreno

Retrato de Ludwig van Beethoven en 1804

Retrato de Ludwig van Beethoven en 1804

Después de cuatro meses de conciertos privados y algunos retoques, la Tercera sinfonía se estrenó al público en el Teatro an Der Wien el 7 de abril de 1805. No dejó indiferente a nadie. La ‘Heroica’ no solamente era mucho más extensa que cualquier otra sinfonía creada hasta el momento, sino que rompía con el formalismo y el equilibrio del clasicismo. Era profundamente innovadora y poderosa. Era música romántica. Un primer movimiento de casi veinte minutos de duración que comenzaba con dos sólidos acordes anunciando uno de los temas. Una emotiva marcha fúnebre, composición de posible inspiración francesa y que pudo haber sustituido a una marcha triunfal que se convertiría años más tarde en el último movimiento de la Quinta sinfonía. Un Scherzo jovial en el tercer movimiento y un enérgico ‘finale’.

El periódico ‘The Allgemeine Musikalische Zeitung’ reseñó el concierto de la siguiente manera: “El nuevo trabajo de Beethoven tiene grandes y atrevidas ideas, y como podemos esperar del genio del compositor, está poderosamente llevado a cabo. Pero la sinfonía ganaría inmensamente si Beethoven hubiese decidido acortarla e introducir en ella más claridad y unidad”.

Tuvo que pasar otro año más para que titulase su obra ‘Sinfonía Heroica, compuesta para festejar el recuerdo de un gran hombre’, como finalmente ha pasado a la historia. Ese héroe había sido Napoleón y no dejó de interesar a Beethoven. En 1820, el compositor confesó que con el paso del tiempo había “llegado a un acuerdo con él” y al año siguiente, enterándose de su muerte en Santa Elena y aludiendo al segundo movimiento, la marcha fúnebre, comentó: “Yo ya escribí la música para este trágico momento”.

Y pese a todo, el héroe y protagonista de la Tercera sinfonía no es Napoleón, sino el propio Ludwig van Beethoven.


 

Sobre libros, librerías y libreros. Unas recomendaciones

Una de las cosas en la que los profesores solían hacer mucho hincapié cuando cursaba la carrera de Historia era la importancia de las bibliografías en los estudios de cualquier investigador. Recuerdo con especial cariño una frase de uno de mis profesores de Arte Barroco: “Lo importante muchas veces, escúchenme, no es saber las respuestas a las preguntas: es saber dónde encontrarlas”. Curiosamente la verdad de esta afirmación la he entendido tiempo después, en los años que llevo trabajando como librera. Da la casualidad de que además me he formado en manos de otros compañeros de profesión también licenciados en Historia. Personas que, al principio, me abrumaban por su capacidad para encontrar la respuesta a cualquier necesidad de los clientes. “Cuando llegue una novedad, dedícale todo el tiempo necesario. Da igual el trabajo. Lee de qué va, abre sus páginas; disfruta”, solía decirme Pedro, el encargado.

espana-partida-en-dos-9788498924688

España partida en dos, del catedrático Julián Casanova

A veces, tengo la sensación de que he aprendido más de Historia como librera que con todos los trabajos que tuve que hacer en la universidad. Y no porque estos no sirvieran de formación, no me entendáis mal: es por el hecho de tener la enorme suerte de poder estar al día en todas las publicaciones de ensayo de este país. En Aquí fue Troya hemos pensado que no vendría nada mal recordar periódicamente las novedades más importantes que se están publicando en España para que podáis compartir con nosotros esa sensación. ¿Nos acompañáis en este viaje? Abramos entonces las puertas de la biblioteca. Una de las novedades más importantes de este principio de año es la publicación de España partida en dos, de Julián Casanova. No creo que haga falta presentar a Julián ni me puede el amor (que también) al decir que es, posiblemente, uno de los mejores catedráticos de Historia Contemporánea de este país. La labor de Casanova brilla especialmente por su interés en acercar la Historia al gran público: su don para plasmar su enorme conocimiento por escrito de una manera accesible es una lección de divulgación de la que muchos deberían aprender. Esta síntesis sobre la Guerra Civil Española que publica Debate llega en un momento en el que es necesaria una voz que acalle todas esas investigaciones revisionistas que sobre este periodo de nuestra reciente historia pululan, para nuestra desgracia, por todas partes.

augusto-9788424936723

Augusto, nuevo título de la colección Biblioteca Estudios Clásicos de Gredos

Otro de los lanzamientos estrella de este trimestre es el tomo duodécimo de la colección “Historia de España” de Crítica. Con el título Las historias de España. Visiones del pasado y construcción de identidad, este volumen coordinado por José Álvarez Junco analiza las obras de los historiadores y la difusión y estudio de nuestra ciencia social. El libro está dividido en tres partes. En la primera, Álvarez Junco y Gregoria de la Fuente Mongehan firman “Las historias de España. Visiones del pasado y construcción de su identidad”. Carolyn Boyd investiga en la segunda la organización de la enseñanza de la historia en los planes oficiales de educación desde el siglo XVIII hasta la actualidad mientras que Edward Baker, por último, habla del cometido de las conmemoraciones y los monumentos en “La cultura conmemorativa”. Interesante sin duda, ¿no os parece?

Hablar de novedades de ensayo de historia sin nombrar alguna sobre la Segunda Guerra Mundial sería lo mismo que hablar del telar de Penélope sin nombrar a la mujer de Odiseo. Tal cual. Rara es la semana que no nos llega a las librerías un nuevo título sobre este periodo histórico, sin duda el número uno en ventas entre todos. Así que vamos a destacar un título algo diferente, con unas gotas de misterio. Hablamos de La historia secreta del Día D., del historiador Ben Macintyre, publicado en Crítica. Estamos ante una nueva revisión de la historia de los espías que engañaron a la Alemania nazi y contribuyeron al éxito del desembarco de Normandía. Ahora, buceando en los archivos del Servicio Secreto Británico, Macintyre está dispuesto a mostrarnos la verdad de estos agentes dobles que, al parecer, ni siquiera revelaron todo en sus memorias. ¿Nos gustan las aventuras del agente Smiley? Igual la realidad supera la ficción, como casi siempre. O igual no…

Vamos con una de las joyas de la corona. Gredos añade una nueva maravilla a su Biblioteca de Estudios Clásicos publicando Augusto de Pat Southern, una de las grandes especialistas inglesas en el mundo romano. Mucho se ha escrito sobre Augusto, un personaje decisivo para entender el paso de la república al imperio romano. Southern, sin embargo, va más allá: su exhaustiva investigación nos muestra al hombre que había detrás de cada acto, de cada obra. Estamos ante un libro que profundiza como ninguno en la personalidad de Augusto, en su manera de pensar. Me es totalmente imposible imaginar a alguien que ame Roma y no disfrute de este libro. Indispensable.

Uno de los títulos más curiosos que hemos recibido en los últimos tiempos es Últimas voluntades. Memorias de un historiador, de John Lukacs, editado por Turner. Creo que es una obra muy interesante porque Lukacs nos habla en ella de su idea de teoría de la Historia, así como de sus experiencias más personales. Y si estamos hablando de uno de los grandes expertos en las dos guerras mundiales y de uno de los historiadores más singulares (leed El futuro de la Historia o El Hitler de la Historia para haceros una idea de ello), es seguro que tenemos entre manos una curiosa biografía que merece la pena leer.

María-Estuardo-Stefan-Zweig_cubierta
María Estuardo, una de las joyas de Stefan Zweig

También algunas reediciones pueden alegrarnos la vida. Debate, por ejemplo, ha reeditado el polémico La Cía y la Guerra fría cultural, de Stonor Saunders. ¿Quedó la cultura al margen de la lucha de poderes en este periodo crucial de la historia más reciente? Lean y juzguen. Taurus, por otro lado, acaba de publicar El caballero, la mujer y el cura de Georges Duby. Que levante la mano quien no haya caído nunca rendido a la pluma de Duby porque si es así, queridos míos, igual tenéis un problema…

Para finalizar (espero no haberos aburrido, por lo menos no demasiado), no puedo olvidar a Acantilado y esa fantástica alegría que a muchos nos produjo la noticia de la publicación de María Estuardo de Stefan Zweig. Uno de los personajes más fascinantes y enigmáticos de la mano de la mejor pluma del siglo XX: una apuesta segura por la calidad y la belleza. Por supuesto, se me han quedado muchos libros en el tintero, pero intentaremos ir compartiendo títulos periódicamente. Porque ya sabéis como es esto: unos libros te llevan a otros y unas lecturas a otras lecturas. Y he aquí el mal del librero y el mal del buen lector. ¡Bienvenidos a la librería y disfrutad entre nuestros estantes!

Historia de las Matemáticas. [Video]

Suena grandilocuente el título del post, y es que una Historia de las Matemáticas sería una labor tan amplísima como desconcertante para los que sólo tenemos un conocimiento medio de la ciencia de los números.

Os dejo con una serie documental bastante interesante sobre el tema, su nombre es grandilocuente, pero lo afronta bastante bien. Es una producción de la BBC realizada en el año 2008. 4 vídeos para pasar estas tardes de lluvia.

Temas americanistas os convoca.

Me llega el siguiente texto en forma de mail, aportando una información esencial y pidiendo difusión. Y yo, que soy muy obediente, y AquiFueTroya, que en un principio fue creada, entre otras muchas cosas para esto (aunque no lo hagamos muy a menudo), os lo pego aqui. Se trata de una convocatoria para participar como ponentes en un congreso de americanistas en Sevilla , una oportunidad genial para todos aquellos investigadores que tienen en marcha sus estudios para darse a conocer. Os dejo el texto del correo íntegro, animando a participar, y, por supuesto a darle la mayor difusión posible. Sigue leyendo

Geacron, un Atlas Histórico interactivo

 

Hoy me he encontrado a través de un enlace compartido de @juanluis_ga una herramienta más que útil. Y es que, cuando entra uno en la carrera, una de las cosas que recomiendan con más insistencia es la tenencia en la biblioteca, y siempre a mano un atlas histórico. En mi caso, el Kinder solía ser el que me recomendaban por todos lados.

 

Sn embargo a veces se hace un poco tedioso la búsqueda para consultas básicas, y es que, aunque los de bolsillo suelen ser cómodos, las imágenes son demasiado pequeñas, y al final se terminan consultando enormes mamotretos de alguna biblioteca a mano. Pues bien, esto se soluciona con Geacron, un atlas histórico interactivo, que nos muestra un mapamundi donde podemos colocar cualquier fecha desde el año 3000 a.C. hasta el año presente.

 

Es algo simple, y sólo muestra las fronteras “nacionales”, pero si ampliamos el mapa van apareciendo una serie de nombres y enlaces a enciclopedias online que nos ayudarán en consultas básicas. Un gran recurso que merece la pena tener siempre a mano. Espero que os sea de mucha utilidad.

 

Geacron | Enlace 

 

 

Máster en Estudios Americanos de la Universidad de Sevilla

La Universidad de Sevilla, y en particular la Facultad de Geografia e Historia, si de algo debe enorgullecerse ese es el máster en Estudios Americanos, uno de los estudios de postgrado más interesantes y bien realizados de los que hay noticia. Por eso me agrada compartir con nuestros lectores la siguiente información. Espero que os sea de utilidad.
Ha quedado abierto el plazo de preinscripción para cursar el Máster Universitario en Estudios Americanos. Cursar y aprobar este Máster habilita al alumno para poder acceder al Doctorado en “Historia, Literatura y Poder: procesos interétnicos y culturales en América”.
En el enlace que se adjunta se detalla el programa del Máster y el procedimiento de preinscripción. El plazo de admisión de solicitudes queda dividido en tres fases:
1ª Fase. Preinscripción: entre el 1 y el 31 de mayo de 2011. La formalización de la matrícula se realizará entre el 29 de junio y el 8 de julio.
2ª Fase. Preinscripción: entre el 1 y el 28 de julio de 2011 (Actualmente abierta). La formalización de la matrícula se realizará entre el 19 y el 22 de septiembre.
3ª Fase. Preinscripción entre el 26 de septiembre y el 2 de octubre. La formalización de la matrícula se realizará entre el 19 y el 28 de octubre.
Contacte con nosotros cualquier inquietud. 

Un cordial saludo.

Sangre menstrual y mujeres venenosas

El cuadro que encabeza esta entrada, titulado Seeing Through Other Eyes, pertenece a la serie Menstrala, una colección de ochenta y ocho pinturas elaborada a lo largo de tres años de trabajo por Vanessa Tiegs. La principal particularidad de esos cuadros es que están pintados con sangre menstrual de la propia artista.

Independientemente de lo que uno opine sobre los límites del arte, lo cierto es que la sangre menstrual es una de las sustancias que más ha fascinado a la imaginación humana desde la Antigüedad. Esto es relativamente fácil de comprender. El hecho de que las mujeres pudieran sangrar todos los meses durante varios días sin que su salud se viera demasiado afectada debió de convencer a los antiguos de que esa sangre poseía virtudes especiales que la diferenciaban de la sangre normal, que ya de por sí era considerada la base de la vida.

Generalmente la sangre menstrual ha sido considerada una sustancia tóxica, incluso venenosa. Se trata de una idea muy antigua y que está presente no sólo en Occidente sino también en el resto del mundo. El enciclopedista romano Plinio el Viejo (ca. 23-79) da testimonio de ello en su Naturalis Historia, donde recoge la creencia, extendida en su época, de que la sangre menstrual era capaz de agriar el mosto, secar plantas, árboles y frutos, enturbiar los espejos o embotar el filo del acero. Otro ejemplo de esta creencia lo encontramos en el Levítico, el libro que recoge la regulación de los ritos, ceremonias y sacrificios de los israelitas. En él se estipula que la mujer debe quedar separada del grupo mientras tiene la regla, porque es impura y toda persona que la toque quedará contaminada. Algunos restos de esas creencias han sobrevivido incluso hasta hoy día. Todos hemos oído (directamente o por referencias) esos consejos de abuela que advierten a las chicas de que mientras tienen la regla no pueden ducharse, ni lavarse la cabeza, ni preparar mahonesa (porque se corta), etc.

Una de las ramificaciones más interesante de esa creencia tuvo lugar en la Edad Media: en algunos textos médicos bajomedievales se pone en relación la sangre menstrual con el mal de ojo, la creencia de que algunas personas pueden dañar a los demás con su mirada. Según dichos tratados, cuando las mujeres llegan a la menopausia no dejan de producir sangre menstrual, sino que simplemente pierden la capacidad de expulsarla. Esa sangre menstrual se acumula en sus vientres y de ella nacen unos vapores venenosos invisibles e inodoros que van ascendiendo por los canales del cuerpo hasta los ojos, por donde finalmente se expulsan. Por eso no debe permitirse que las ancianas miren a los niños pequeños, porque pueden infectarlos con esos vapores venenosos y causarles la muerte.

A pesar de las apariencias, estas explicaciones suponen un avance muy importante para la época, ya que muestran un cierto espíritu científico, una clara vocación de explicar los fenómenos extraños acudiendo a sus causas materiales, y no a la religión, la superstición o la magia. Y si no que se lo pregunten a todas las pobres viejas a las que colgaron el sambenito de brujas sólo por no tener la regla.

 

Para saber más:

J. L. Canet, «La mujer venenosa en la época medieval», Lemir. Revista de Literatura Española Medieval y del Renacimiento 1 (1996-1997). Es una revista electrónica. El artículo está disponible en: http://parnaseo.uv.es/Lemir/Revista/Revista1/Mujer_venenosa.pdf

J. P. Barragán Nieto, «Secretos de las mujeres: Sangre menstrual y mujer venenosa en la Baja Edad Media», en C. Rosa Cubo (ed.), Innovación educativa e Historia de las Relaciones de Género, Valladolid 2010, 91-102. Se puede consultar en: http://es.scribd.com/doc/51712397/Barragan-Nieto-2010-Sangre-menstrual.

Culpable de licantropía

Algunas noches, lo único que queda en la televisión es Cuarto Milenio. No suelo aguantar mucho en el salón cuando empieza el programa de Iker Jiménez porque me pone del hígado todo el paripé y la jerga pseudocientífica. En el último programa que vi (desconozco el horario), Jiménez hablaba del caso de Manuel Blanco Romasanta (1809-1854), el asesino múltiple gallego condenado a muerte primero y a cadena perpetua después por licantropía.

Se trataba de la reposición de un programa en el que se afirmaba que el caso de Romasanta tenía el interés especial de ser el primer individuo en todo el mundo juzgado como hombre lobo, incluso el primer asesino en serie. Desconozco si el señor Francisco Pérez Abellán hace esa afirmación a la ligera (minuto 2:29 de este clip) o si de verdad se ha documentado pero, en cualquier caso, es errónea.

Un enciclopedista francés llamado Pierre Bayle (1647-1706), recoge en su obra Dictionnaire historique et critique el siguiente extracto a raíz de la biografía de Daniel d’Auge, letrado:

 

Dictionnaire historique et critique, Pierre Bayle (1647-1706)

De todas las obras de Daniel d’Auge la que me parece más digna de curiosidad es el Discurso sobre el fallo que condenó al hombre-lobo. Sé por Bodin que este fallo fue dictado por el Tribunal de Dole, el 18 de enero de 1583, contra Gilles Garnier, lyonés, y que fue impreso en Orleáns, París y Sens. Cita sus principales puntos. “Sucedió que el tal Garnier, encontrándose el día de San Miguel bajo la forma de hombre-lobo, agarró a una joven de diez o doce años de edad cerca del bosque de la Serre, en unas viñas del viñedo de Chastenoy a un cuarto de legua de Dole, y que la mató y asesinó, tanto con sus manos semejantes a patas, como con los dientes, y que se comió la carne de sus muslos y sus brazos, parte de los cuales llevó a su mujer. Y por haber cogido un mes después y de la misma forma a otra niña, a la que mató con intención de comérsela de no habérselo impedido tres personas, tal y como ha confesado. Y por haber, quince días después, estrangulado a un niño de diez años en el viñedo de Gredisans, del que se comió la carne de muslos, piernas y vientre. Y por haber matado más tarde, bajo la forma de hombre y no de lobo, a otro chico de doce o trece años de edad, en el bosque del pueblo de Perouse, con la intención de comérselo, si no se lo hubieran impedido, tal y como confesó sin que se le hiciera fuerza o constricción alguna, fue condenado a ser quemado vivo, y la sentencia fue ejecutada.”

[Traducción de Juan María Supiot Ripoll; la enciclopedia en formato digital y de consulta íntegra via web se encuentra en la Universidad de Chicago]

El caso de Romasanta, lejos de ser motivo de orgullo de la historia jurídica española, hablaría más bien de las dificultades que tuvieron las ideas de la ilustración para terminar con los procesos judiciales derivados de la superstición. Ya Voltaire (1694-1778) hablaba en su Tratado sobre la Tolerancia (1767), de la caza de brujas y de cómo éstas debían provocar más compasión que miedo ante su ingenuidad e ignorancia al creer que podían influir mágicamente en el mundo que les rodeaba:

Hubo un tiempo en que se creyó obligatorio promulgar decretos contra los que enseñaban una doctrina contraria a las categorías de Aristóteles, al horror al vacío, a las quintaesen­cias y al universal de la parte de la cosa. Tenemos en Europa más de cien volúmenes de jurisprudencia sobre la brujería, y sobre la manera de distinguir los falsos brujos de los verda deros. La excomunión de los saltamontes y de los insectos nocivos para las cosechas ha sido empleada profusamente y todavía subsiste en algunos rituales. La costumbre ha caducado; se deja en paz a Aristóteles, a los brujos y a los saltamontes. Los ejemplos de esas graves locuras, en otros tiempos tan importantes, son incontables: se producen otras de vez en cuando; pero cuando han producido su efecto, cuando se está harto de ellas, mueren por sí mismas. Si a alguien se le ocurriese hoy día ser carpocrático, o eutiquiano, o monotelita, o monofisita, o nestoriano, o maniqueo, etc., ¿qué sucedería? Se reirían de él, como de un hombre vestido a la antigua, con gola y jubón.

[Texto completo aquí]

Algo que por otra parte ya hiciera Cervantes en su Quijote (1605), en el capítulo XXII, en el que se produce el encuentro con los galeotes:

 

Grabado de Gustave Dore para una edición de 1875

“bien sé que no hay hechizos en el mundo que puedan mover y forzar la voluntad, como algunos simples piensan; que es libre nuestro albedrío, y no hay yerba ni encanto que le fuerce: lo que suelen hacer algunas mujercillas simples y algunos embusteros bellacos, son algunas misturas y venenos con que vuelven locos a los hombres, dando a entender que tienen fuerza para hacer querer bien, siendo, como digo, cosa imposible forzar la voluntad”

Pero, claro, cómo se puede esperar que alguien hiciera caso a estos señores en el siglo XIX cuando en el XXI aun seguimos a vueltas con programas como el de Iker Jiménez.