Archivo de la etiqueta: Brujas

Citando a: Luis Vives (1492-1540)

 

“lo que ella [la naturaleza] puso al alcance de todos, nosotros lo separamos, lo escondemos, lo cerramos, lo defendemos, lo apartamos de los otros con vallas, con puertas, con cerraduras, con hierros, con armas, con leyes, en fin; y así nuestra avaricia y nuestra malicia introducen carestía y hambre en la abundancia de la naturaleza, y pone pobrezas en las riquezas de Dios. Es necesario poner un correctivo a esos desmanes de la avaricia y de la ambición, y ese correcivo no puede ser otro que la limosna, mediante la cual se reestablece el orden cósmico natural. La limosna, pues, no es más que la secuela natural del mandamiento fundamental del cristiano: la caridad o el amor universal. Es este amor el que lleva a restituir el orden perdido en un reino de fraternidad.”

Luis Vives, de subventione pauperum, 1526.

 

WikipediaDe subventione pauperum. Sive de humanis necessitatibus libri II (Brugis, 1525): trata el problema de la mendicidad buscando soluciones en las instituciones públicas, que deben socorrer a los verdaderos pobres y hacer trabajar a los que sólo son vagos; para ello es preciso una organización de la beneficencia y una reforma del sistema sanitario, de asilo…Siendo un plan de actuación contra la pobreza en la ciudad de Brujas.

Seiscientas reinas

En las sociedades, en general, y en todas las épocas, los grupos en desarrollo hacia la ostentación del poder siempre han imitado la forma y el estilo de la clase dominante. De este modo, el nacimiento de los grupos de comerciantes acaudalados, los primeros burgueses, no iban a ser menos, y en el S. XV ya nos encontramos con una reflexión curiosa.

” La reina de Francia, Juana, esposa de Felipe el Hermoso, llegada a Brujas, se sorprende del lujo de los ricos burgueses: “Creía ser aquí la única reina, habría dicho, y descubro seiscientas.” *

Modelo de imitación éste que se va repitiendo. En muchos casos consiguen matrimonios de conveniencia con familias nobles para ascender fácilmente en esta sociedad cerrada. En otros ni siquiera hace falta porque el poder de facto que daba el dinero lo hacía innecesario y se ennoblecían apellidos con documentos emanados directamente. En cualquier caso, es llamativo el ennoblecimiento de los burgueses, que llegan a hacer auténticas filigranas para entrar en el selecto grupo de los privilegiados. Siguiendo el párrafo del que saqué la cita: ” Sus maridos eran soldados y servían en la milicia urbana; para ellos, el vocabulario jurídico inventa la fórmula de milites burgueses. Estos señores se hacían llamar doncel y sire [fórmulas de respeto utilizadas con los nobles en la zona de Flandes]; sus escudos de armas estaban pintados, con sus divisas, a las puertas de sus steenen.” *

Y es que no sólo era una cuestión de prestigio, el privilegio, la ley privada, era un buen motivo para ennoblecer a la familia.

* Uñas azules, Jacques y Ciompi. Las revoluciones populares europeas en los siglos XIV-XV. M.Mollat y Ph. Wolff; SXXI editores, 1976. pp – 22

Imagen: Wikipedia