Archivo de la etiqueta: Alimentación en Roma

Qué y cómo comían los romanos [III]

Seguimos con nuestra serie dedicada a la alimentación en Roma, y aunque lo normal en los restaurantes sea servir primero los pescados y después las carnes, aquí vamos a hacerlo al revés, y una vez terminado el repaso a lo que de la tierra comían en Roma, le toca el turno a los alimentos que proceden del mar.

Lo primero que hay que decir al respecto es que el pescado era un alimento esencial en la antigua Roma. Los romanos conocían aproximadamente 150 especies de pescados comestibles, tanto de mar como de río, pero resulta muy difícil identificarlos. Las especies más apreciadas eran, quizá, el esturión, el atún (como el que vemos en la imagen superior) y los salmonetes. Por estos últimos se llegaban a pagar precios descomunales, porque su hígado hervido con vino servía para elaborar una salsa utilizada como condimento de lujo. Pero consumían otras muchas especies, como lampreas y rayas, anguilas y morenas, truchas y salmones (que se conocieron tarde, ya que proceden de los ríos del norte de Europa), gobios, percas o barbos.

En cuanto a su conservación, lo más común era conservar el pescado en salazón, pero utilizaban otros métodos, como el secado, aunque estaba poco extendido y sólo se utilizaba cuando la preparación del plato lo exigía. No hay noticias, sin embargo, de que conocieran uno de los métodos más extendidos hoy: el ahumado. Quizá lo más destacable es que también acostumbraban a conservar el pescado vivo, introduciéndolo en grandes vasijas de arcilla o vidrio a fin de mantenerlo fresco hasta el mismo momento de consumirlo. Sigue leyendo

Qué y cómo comían los romanos [II]

La imagen superior, procedente de una cerámica griega, nos muestra a un joven dispuesto a cortar una cabeza de cerdo, probablemente para prepararla para su consumo. No es exactamente romana, pero nos puede servir para ilustrar esta entrada, la segunda de nuestra serie dedicada a la alimentación en la época romana. Después de hablar de cereales, frutas y verduras en la entrada anterior, llega ahora el turno ahora de las carnes. Sigue leyendo

Qué y cómo comían los romanos [I]

Lenguas de ruiseñor, morros de nutria, ojos de arenque en gelatina … Los cómics de Astérix y las películas de romanos nos han transmitido una imagen de la cocina romana extremadamente sofisticada y bastante desagradable para nuestros gustos actuales. Es cierto que se nos han conservado numerosas recetas de la época romana que avalan en parte esa imagen, pero desde luego, y como puede imaginarse fácilmente, la dieta de un romano medio no se  basaba en esas «exquisiteces» (ni siquiera la de un romano noble medio). Con esta entrada iniciamos una serie en la que intentaremos explicar de una manera un poco más realista cómo era la alimentación típica de la época romana.

Sigue leyendo