Archivo de la categoría: Historia Antigua

La tumba maldita – Christian Jacq

Es la cultura egipcia antigua con casi total certeza la cultura que más ha cautivado a la sociedad occidental ya desde que las tropas napoleónicas lucharon a los pies de las milenarias pirámides. Posiblemente sea esa religiosidad enigmática. O las monumentales construcciones de piedra que han llegado hasta nosotros. O un poco de todo. Es difícil de precisar qué es lo que tiene el antiguo Egipto que tanto gusta, pero es una realidad que durante generaciones muchos viajeros han quedado fascinados y, hasta no hace mucho – o eso prefiero pensar –, llenaron sus baúles y maletas con recuerdos de incalculable valor que ahora se exhiben en las galerías de los museos en las grandes ciudades. Y, como es normal, también han llenado nuestras librerías con miles y miles de libros que con más o menos imaginación han intentado recrear ese mundo nacido de la pugna incansable entre el feroz desierto y el fértil Nilo cuyas crecidas garantizaba que, por un tiempo, la batalla la ganaba la vida. Muchos libros, como decimos, son los que ocupan nuestras librerías, y de ellos bastantes son del francés Christian Jacq (París, 1947), uno de los escritores sobre Egipto más famosos y prolíficos del mundo. No en vano el egiptólogo francés ha escrito más de cincuenta novelas. Seguir leyendo La tumba maldita – Christian Jacq

El periodo helenístico

Hoy vengo a hablaros del Helenismo, que parece mentira el poco caso que se le hace, si es una época entretenidísima. Pero no os preocupéis, que aquí estoy yo, siempre atenta a los raritos y las causas perdidas.

MakedonischesReich
El imperio helenístico a la muerte de Alejandro. CC BY-SA 3.0

Algunas preguntas clásicas (jeje, clásicas, ¿lo pilláis? Clásicas) son: ¿esto cuándo lo echan? ¿qué pasa con el Helenismo? y, sobre todo, ¿por qué nadie lo quiere, con lo mono que es?
Os lo voy a contar: el Helenismo es el amigo simpático de la Grecia Clásica. Es el actor secundario Bob del show de la Historia Antigua. Seguir leyendo El periodo helenístico

Un día en las carreras, III

No te pierdas tampoco la competición de los caballos famosos: el hipódromo con su amplio aforo ofrece muchas facilidades. No hay ninguna necesidad de dedos para con ellos hablar secretos, ni tendrás que recibir un mensaje con meneos de cabeza. Siéntate al lado de tu dueña, que nadie lo impide, junta enseguida tu costado a su costado por donde puedas. Y es estupendo que, aunque no quieras, la raya obligue a pegarse, que tengas que tocar a una moza por imperativos del sitio. Búscate aquí un motivo de amigable conversación y que empiecen por sonar cumplidos: arréglatelas para preguntar como aficionado de quién son los próximos caballos y sin tardanza anima a cualquiera que ella anime. Mas cuando pase el cortejo atestado de marfileños dioses, tú aplaude a Venus la Señora con animosa mano; y, como sucede, si por azar cae polvo en el regazo de la muchacha, habrá que sacudirlo con los dedos; y si no le cae polvo ninguno, ese ninguno tendrás que sacudirlo sin embargo: que a tu servicialidad cualquier razón le valga; si el manto demasiado suelto reposa en la tierra, recógelo y, atento, levántalo del sucio suelo. Al punto, recompensa de tu servicialidad, con el consentimiento de la muchacha, tropezarán con tu mirada piernas que has de ver. Fíjate además en quién viene a sentarse detrás de vosotros, no sea que le apriete sus delicadas espaldas dándole con la rodilla. Los pequeños detalles cautivan a los corazones fáciles: muchos sacaron provecho de disponer una almohadilla con hacendosa mano; les aprovechó también hacer aire con la delgada tablilla y poner bajo delicado pie huecos escabeles.
Ovidio, Arte de amar I, 134-161

Seguir leyendo Un día en las carreras, III

Sexualidad e incesto en la antigua Roma

Os escribo esto un poco con las prisas antes de irme de vacaciones de Semana Santa, porque he visto que lo comentábamos en Twitter y llama la atención. Ya os digo que no sé si es por las implicaciones morales, por lo que tiene de sorprendente para la mayoría o por la follambre que trae aparejada, pero el caso es que ha despertado interés.

Todo ha empezado con este tweet de Tom Holland:
Seguir leyendo Sexualidad e incesto en la antigua Roma

Una noche para reconquistar Tebas

Atenas y Esparta fueron las dos grandes protagonistas de la Grecia clásica. Polis que marcaron el paso durante siglos; dos modelos opuestos que acabaron colisionando en la Guerra del Peloponeso. Pero este conflicto las debilitó profundamente, incluso a Esparta, su ganadora, dibujando un incierto panorama que otra ciudad, hasta el momento siempre a la sombra aprovechó para convertirse, durante apenas una década, en la potencia hegemónica: Tebas. Seguir leyendo Una noche para reconquistar Tebas

Los días después de Alejandro Magno

Alejandro Magno es una de las figuras más idealizadas y populares de la historia. Estratega, idealista, visionario, genio, lunático, sabio, salvaje. Un personaje controvertido, con marcadas luces y sombras y al que se sigue intentando interpretar. Su personalidad es compleja. Hijo de Filipo II, el rey macedonio que sometió Grecia, y de Olimpia, una mujer de carácter de la que se sospecha que ordenó matar a su marido, que ya se entretenía con otra. Alejandro creía ser hijo de Zeus y no era para menos. A su muerte había logrado conquistar buena parte del mundo conocido, de Grecia a la India, derribando al poderoso Imperio Persa y dejando a sus sucesores un legado ingobernable. Seguir leyendo Los días después de Alejandro Magno

Un día en las carreras, II

(A lo mejor, qué sé yo, te has perdido la primera parte. La puedes encontrar aquí: Un día en las carreras, I).

En el capítulo anterior nos enteramos de: 1) los romanos robaron el corazón (y lo que no es el corazón) de las sabinas invitándolas a pasar una tarde en el circo, 2) las partes que componen un hipódromo a la romana (sin necesidad de que vaya rebozado y frito), 3) dónde están algunos de nuestros circos favoritos y 4) dónde ir a tomar un vermú si os coincide una mañana de domingo en Tarragona y alguien os obliga a ello a punta de pistola (¿hay, acaso, alguna otra razón por la que tomarse un vermú un domingo? Cof, cof).

Seguir leyendo Un día en las carreras, II

El desastre de Sicilia (III): El sitiador sitiado

Nicias recibió sus ansiados caballos en la primavera del 414 a.C. Ahora sí, todo estaba dispuesto para poner el cerco sobre Siracusa. Los atenienses comenzaron a levantar un muro que encerraría por tierra la ciudad, ya dominada por mar, con la seguridad que aportaba a sus labores la vigilancia de la caballería. Pero en Siracusa no se quedaron de brazos cruzados, sino que decidieron evitar la mordaza con varios contramuros que les otorgasen una momentánea vía de escape y suministro así como un preciado tiempo. Hermócrates, aquel hombre que avisó a sus incrédulos vecinos de la expedición ateniense, era el encargado de dirigir la defensa.  Seguir leyendo El desastre de Sicilia (III): El sitiador sitiado

De Cáliz de Doña Urraca a Santo Grial

Actualización.- El Museo de San Isidoro ha vuelto a exponer el Cáliz de Doña Urraca [1].

El 23 de marzo, además de morir Adolfo Suárez, la prensa leonesa recogía una asombrosa noticia bajo el titular “El Santo Grial está en León”. El hecho pasó ligeramente desapercibido hasta que ayer, día 26, todos los medios se hicieron eco y medio país quiso entender que sí, que el Santo Grial llevaba siglos en León y corrió a abrazarlo cual nuevo dogma irrefutable. Que esto es España y aquí todos somos expertos en reliquias, faltaría más.

Seguir leyendo De Cáliz de Doña Urraca a Santo Grial