Archivos de la categoría Aquí fue Troya

Sardes_gym

El Origen del culto al cuerpo

«Rodéame de hombres gordos -le dice Julio César a Antonio-, hombres de poca cabeza, que duermen bien toda la noche. Allí está Casio con su aspecto escuálido y hambriento. Piensa demasiado. Hombres así son peligrosos».

El despreocupado y gozador Marco Antonio piensa que Casio, siendo noble y bien pagado, no tiene razones para ser peligroso, pero César conoce el percal como se conoce a sí mismo. «Le querría más gordo; no sé de hombre alguno a quien evitaría más pronto que a ese escuálido Casio -le responde-. Los hombres así nunca están satisfechos cuando ven a alguno más grande que ellos, y por eso son peligrosos».

Nosotros ya sabemos quién tiene razón. Pero hacemos trampa, claro. Conocemos la historia. Y sabemos de Historia. Pero no todo acerca de la Historia.

Puede que seas un runner, o un fan del fitness, cuentes calorías y leas revistas de musculación o triatlones; que sepas si eres pronador o supinador. Hasta que te mires en el espejo y te reconozcas como endomorfo, ectomorfo o mesomorfo. O puede que no. No es tema baladí: el último grito es el fofisano. Vin Diesel, portada de revistas como Men’s fitness, e ídolo de una generación de cachas con la cabeza afeitada, abandonó su mítico six-pack por hamburguesas y refrescos de cola. Tras él, muchos otros -Javier Bardem y Leo DiCaprio, por ejemplo- dejaron atrás ese figurín estilizado y marcado.

¿A qué obedecen estas modas? ¿En quién se inspiran? Como todo en la Historia, esta idea sobre el cuerpo tiene su origen y sus causas. Sus raíces. Sus modelos a imitar. Sea cuál sea tu lugar, o tu grado de conocimiento, aquí vamos a rastrear el tema del origen del culto al cuerpo en la Historia.

Empecemos por el Principio. Con P mayúscula. El cristianismo ocupa un lugar privilegiado en nuestra cultura; según su Principio, Dios creó a Adán -fofisano- y a Eva -gordibuena-. Fueron moldeados con estos patrones y tenían claras instrucciones de mantener esos cuerpos para poder permanecer en el Paraíso. Era fácil cumplir lo designado por el Señor, pero Eva no pudo resistir la tentación de probar la manzana, el único alimento prohibido, con el fin de reducir las curvas que adornaban su figura. Esto cabreó mucho al Altísimo, quien veía como los que habían sido el orgullo de su creación escapaban de su control.

el primer fofisano y la primera gordibuena. Y la manzana y el niño serpiente.
El primer fofisano y la primera gordibuena. Y la manzana y el niño serpiente.

A través de la Biblia, podemos ver el efecto el Cristianismo al culto al cuerpo: las barbas, barbas por todas partes, un apunte visionario del fenómeno hípster. «A los hombres de Israel no les era permitido recortar su barba» -Levítico 19:27-. «Forzar a un hombre a cortarse la barba era una humillación» -Samuel 10:4-5- y «Ungir la barba era algo hecho muy cuidadosamente» -Salmos 133:2-.

Por su parte, Pablo de Tarso nos aclara el concepto del culto al cuerpo en Corintios 6:19-20: «¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios os ha dado, y que el Espíritu Santo vive en vosotros? Por eso debéis honrar a Dios con el cuerpo». Aquí vemos el error en la idea medieval posterior de despreciar al cuerpo. Dios dice que nos apuntemos al gimnasio; no literalmente, claro, pero el concepto vigorexia está en el aire. Claramente este punto requiere de una voluntad, o propósito de Año Nuevo, del que sin duda los filósofos escolásticos carecían: así pues, en un engaño más, traicionaron al espíritu de las Escrituras y denostaron unos pectorales bien marcados, o unas abdominales bien definidas.

unas barbas bíblicas.
Unas barbas bíblicas.

Pasemos a Grecia recurriendo a la fuente más fiable: la página web de un centro de estética, ya que de culto al cuerpo han de saber lo suyo. Reproduzco a continuación la información, sin alterarla, dejando intacto el mensaje y la sensación:

«Los griegos son un ejemplo de refinamiento. Refinadas eran sus costumbres en la mesa, su trato personal, el de sus valores como pueblo, lo son sus vestigios artísticos, sus esculturas, los ecos de su filosofía y su narrativa (…) eran también refinados con su cuerpo, hacían deporte, cultivaban la salud física y la mental y espiritual y entre ellas, la depilación de su cuerpo (…) La evolución de sus sensuales maneras es el inicio de una evolución hacia nuestros gustos estéticos y corporales actuales.

A los griegos se les ha calificado de hedonistas, tal vez por haber inventado el culto al cuerpo del que en nuestros días la depilación láser forma parte de una forma de acercarse al ideal de belleza personal (…) crearon la figura del profesional de la belleza y el cuidado corporal, al que, de algún modo, podemos relacionar con nuestro especialista en aplicación de las técnicas de depilación láser modernas. Con los griegos arrancó la moderna historia de la depilación.

Una muestra de refinamiento
Una muestra de refinamiento

Los griegos creían que el ideal de belleza era el cuerpo liso, sin un pelo, ejemplo de belleza, de juventud y de inocencia. Sólo hay que observar las esculturas griegas de cualquier periodo para constatar que se trata de retratos idealizados de una imagen que querían cultivar y cultivaban, sin vello. En ellas, los hombres aparecen con vello púbico, las mujeres totalmente rasuradas».

Tras esta explicación -y brillante narrativa- queda mostrar la esquizofrenia subyacente del asunto: «La educación física y la práctica del deporte tuvieron una arraigada implantación en la sociedad, a partir de la creencia de que estos eran un medio de adquirir el equilibrio mental y pulir las cualidades morales de las personas». Esto no es más que otra concepción errónea de la Historia: de ser cierto este vínculo entre cuerpo y mente, sin duda los griegos hubieran inventado la fisión nuclear, como poco. Por otra parte Otto Hahn y Fritz Strassmann deberían haber posado en tanga, y untados con aceite, en el concurso Míster Universo.

El modelo de belleza griego que nos queda hoy en día es el espartano; sometidos al entrenamiento militar desde su infancia, estos eran los más disciplinados, entrenados y temidos: «Un soldado espartano valía lo que varios hombres de cualquier otro estado».

Sin embargo solo nos quedamos con la parte meramente física, sin rastro alguno del refinamiento mental y espiritual mencionado anteriormente. Básicamente el modelo espartano actual se centra en la Spartan Race, la película 300 y las camisetas con el típico casco. Sobre la primera, su propia definición es un error monumental: los espartanos no corrían, se quedaban en el campo de batalla dándolo todo; no subían por cuerdas, ni arrastraban neumáticos, ni salvaban obstáculos -a no ser que estos fueran persas o atenieses, en cuyo caso los arremetían-. Acerca 300 estamos ante una licencia poética de Hollywood: tampoco luchaban a cámara lenta ni con música dramático-épica de fondo. Por último, quedan las graciosas camisetas; sin duda un sentido homenaje a Esparta y su esencia bélica, aunque seguramente el refinamiento sobre la homosexualidad y la pederastia pasen inadvertidos a los orgullosos cachas de gimnasio que las llenan con sus músculos y anabolizantes.

La esencia del modelo espartano.
La esencia del modelo espartano.

Por último queda Roma, que realiza un reboot y remake de la tradición griega y se actualiza, posteriormente, con la influencia del cristianismo. Una cosa que hizo bien Roma fue la creación de tendencias. A lo largo de su historia el modelo de culto al cuerpo varía según los gustos del momento: pelo corto o largo, con barba o sin ella, fofisanos o fibrados.

El ejemplo más ilustrativo es Augusto, quién tras perder a tres legiones en Teutoburgo, y según cuenta Suetonio, se dejó crecer el pelo y la barba, mientras se golpeaba la cabeza contra las paredes y chillaba: «Varo, devuélveme mis legiones». Sin saberlo, el primer Emperador creó la estética grunge. En otra tendencia Trevor-Roper dice sobre Hermann Goering: «un hombre entregado a la voluptuosidad, como un perfumado Nerón tocando la cítara mientras Roma ardía»; Himmler declaró que este pasaba su tiempo «tomando cocaína, envuelto en una toga y pintándose las uñas de rojo»; nuevas muestras de la imitación a Roma en sus modas.

 Augusto, antes de desquiciarse y crear la estética grunge.
Augusto, antes de desquiciarse y crear la estética grunge.

El gran punto sobre el culto al cuerpo que se anota Roma a su favor es la creación de rutinas y dietas específicas, piezas básicas de cualquier método de entreno, cuyo eco aún se encuentra en los entrenadores personales y revistas de fitness. Desde las reformas militares de Mario, el ejército romano se preocupa por estos temas: «Se levantaban antes del alba y sin desayunar realizaban un desfile. La mayor parte del tiempo se ejercitaban para mantenerse en forma: cortaban árboles y superaban una serie de obstáculos cargados con todas sus armas. Ensayaban maniobras que luego emplearían en el campo de batalla: marchar en líneas paralelas, formar círculos, apretar o separar filas, etc. Aprendían y mejoraban el manejo de sus armas (…) La cena, principal comida del día, se componía de unas gachas, pan, manteca, sopa, verduras y algo de carne. Para beber, vino barato o vinagre y agua».

Por último insistir, de nuevo, en Roma como el origen de las modas pasajeras. Por una parte la herencia griega comporta unas predilecciones estéticas, que junto a la irrupción del Cristianismo generan este vaivén de tendencias sobre el culto al cuerpo. Si ya los griegos eran algo esquizofrénicos, a los romanos se les añade el sustrato bíblico, lo que es de aúpa. Sin duda esto explica, como motivo añadido, la caída del Imperio ante la barbarie de los pueblos con marcada estética descuidada, algo así como el perroflautismo, pero a lo bruto.

Un romano con influencia bíblica.
Un romano con influencia bíblica.

Cinco años de Aquí fue Troya

¡Ay! (suspiro de drama barroco), cinco años como cinco soles. El 10 de diciembre de 2010 decidimos publicar la presentación del blog. Salió de la pluma de AliyCia y, por desgracia, fue el único post que pudo publicar: razones personales hicieron que no pudiera seguir con nosotros en el proyecto, pero siempre estuvo dando ánimos cuando lo necesitamos.

Aquí fue Troya nació en Twitter, donde tres personas que no se conocían de nada decidieron que sería buena idea tener un blog donde ir sacando de la academia la profesión que elegimos, para divertirnos, para hablar de lo que nos diera la gana, desde un punto más informal, pero con un contenido serio y bien trabajado. Sigue leyendo

Clase_aula_I_Facultad_de_Ciencias_Económicas_UNC_2009-08-11

La Historia que aprendemos, la Historia que enseñamos. Dos ejemplos.

Dice la sabiduría popular que no hay nada como sentarse al otro lado de la mesa para apreciar la realidad con nuevos ojos. Que la empatía, el ponerse en el lugar del otro, hace milagros a la hora entender el mundo que te rodea y valorarlo de una forma más justa. Igualmente, es sabido que dar clase es algo muy, muy difícil. Doy fe. No hay nada como subirse a un estrado delante de, pongamos por caso, cincuenta chavales (ojo, les llamamos chavales, pero antes de ayer éramos como ellos) para que todas las gracias, chistes y chascarrillos que rodaban, ruedan y rodarán por un aula te parezcan bastante menos graciosos que antes.

Sigue leyendo

Gra

Violencia política en La Transición (II): Los grupos de izquierda radical.

Hace aproximadamente un mes subíamos a la web la primera parte de este serial sobre violencia política en la Transición española, dedicando el primer capítulo a la violencia perpetrada por los llamados nacionalismos periféricos. Pero las acciones perpetradas entre inicios de la década de los setenta y principios de los ochenta no sólo correspondieron a grupos cuya motivación principal para la lucha eran reclamaciones ligadas a la autodeterminación y/o independencia de sus respectivos territorios, también existieron otro tipo de bandas que actuaron en este período de tiempo y cuyas motivaciones para la lucha estaban relacionadas con la totalidad del territorio español.

Sigue leyendo

Javier Sierra

La Pirámide Inmortal

El pasado 10 de Septiembre Javier Sierra presentó en el Templo de Debod, su nuevo ejemplar “La Pirámide Inmortal”. Y que mejor sitio para ello, que este monumento arquitectónico singular  (del que gozamos los españoles en el corazón de Madrid), para mostrarnos la obra renovada de su primer trabajo “El secreto egipcio de Napoleón.

El autor nos recibió en el exterior del templo, donde nos introdujo en el pensamiento dOLYMPUS DIGITAL CAMERAe los antiguos egipcios para poder darnos una visión del porqué de esta edición. Según Javier Sierra, en la cultura egipcia algunos templos eran levantados donde anteriormente existían ya otros cimientos antiguos, él ha querido realizar ese mismo proceso con su obra, introduciendo nuevos elementos como Maat (muy presente a lo largo de la novela), que es  la diosa del equilibrio.

Sigue leyendo

mercosur-San Juan

Mercosur: Un mito de la integración latinoamericana

Termina el Mundial de Brasil y las sensaciones para las dos grandes selecciones de América, Brasil y Argentina, son cuanto menos agridulces. Quizás con el tiempo se valoraran más los resultados, sobre todo con los recursos con los que ambos conjuntos enfocaban la competición, pero la finalización del Mundial también supone la vuelta a la normalidad de las sociedades argentina y brasileira.

Argentina y Brasil, Brasil y Argentina, no importa el orden de los factores de las dos tradicionales potencias de la región sudamericana, fronterizas y tradicionalmente en conflicto, no siempre del todo pacífico, por la hegemonía del subcontinente sudamericano, sobre todo durante unas dictaduras militares que buscaron enemigos fuera que focalizaran el fervor nacional (véase Malvinas).

Sigue leyendo

populismo

Cómo conocí a vuestro padre (político): Definiendo el populismo.

En el análisis político actual se han generado una serie de términos-comodín los cuales el tertuliano o el político de turno se encuentra muy acostumbrado a repetir una y otra vez cuando lo que dice el oponente no le gusta. Frases como: “su argumento es una falacia…”, “eso que usted dice es demagógico…” o “esa medida es populista…” son normales en cualquier confrontación política, el problema es que una gran parte de los que las utilizan desconocen los significados de dichos términos. Sigue leyendo

La ciudad olvidada y su poeta maldito

Llevo unos días pensando sobre qué escribir para Aquí Fue Troya, la verdad es que muchos temas se me pasaron por la cabeza en ese tiempo, algunos de ellos espero que puedan materializarse, mientras que con otros no sucederá lo mismo. Y sí, sé que os debo la segunda parte del post sobre el chavismo, pero ese llegará en la siguiente entrada.

Parece que la suerte o la inspiración se alió conmigo, pues en una de las noches en las que buscaba algo nuevo que leer tras haber terminado una novela, apareció ante mis ojos una versión de Nadja, de André Bretón (la cual recomiendo salvajemente, como casi todo lo que tenga que ver con el dadaísmo y el surrealismo) que poseía desde hace tiempo y que me hizo recordar que Bretón vino a Tenerife en los años treinta a una Exposición Surrealista, cuando venir a Canarias era casi como irse al fin del mundo.

En realidad no voy a hablar de André Bretón, sino del autor maldito que esa magnífica generación surrealista dejó en Canarias: Domingo López Torres.

Probablemente a la mayoría de personas que lean este pequeño post desde la Península u otros lados del globo jamás habían oído este nombre antes. No se preocupen, su figura en el ámbito canario no es excesivamente conocida, ha sido uno de esos personajes que se ha borrado (o se han encargado de borrar) del imaginario colectivo.

Domingo López Torres nació en 1907 en la capital de la isla de Tenerife, mostrando actitudes y aptitudes desde joven para el arte, ya que aún siendo autodidacta y de extracción social baja, supo hacerse un hueco entre los autores de vanguardia del archipiélago, siendo solamente un joven.

López Torres consiguió rápidamente y con sólo 25 años colarse en un grupo en el que estaban literatos como Domingo Pérez Minik, Agustín Espinosa, el gomero Pedro García Cabrera o Emeterio Gutiérrez Arbelo, pero en el que también habían artistas de otras ramas como el magnífico pintor Óscar Domínguez, por el cual tengo una predilección personal especial.

Marxista y revolucionario hasta las últimas consecuencias, vivió durante los años de la II República su época más dorada, a pesar de que ya desde finales de la década de los veinte, en plena dictadura de Primo de Rivera, había escrito su principal obra: Diario de un sol de verano.

Autor de literatura, también lo fue de artículos con una implicación política notable durante el período republicano en su edición Cartones, desde la cual lanzaba sus consignas revolucionarias, en una época en la que Santa Cruz tuvo el mayor despertar libertario que se recuerda con una importancia del componente anarquista que pudiera parecer sorprendente en la ciudad actual, la cual tiene una tendencia conservadora mayor que la mayoría de ciudades del archipiélago y, por qué no decirlo, del resto del estado.

Expos
Octavilla de la Exposición Surrealista de 1935 en el Ateneo de Santa Cruz de tenerife

Esa Santa Cruz fue la misma que acogió la Exposición Surrealista de 1935, a la cual acudieron los franceses André Bretón y Benjamin Peret y donde se expusieron obras de autores nacionales como Picasso, Dalí, Miró o el propio Óscar Domínguez, así como de artistas internacionales de la talla de Hans Arp, Ives Tanguy o Giacometti (la cual fue ofrecida al Cabildo por entonces y no quiso comprar). También esa fue la Santa Cruz donde se editó la famosa revista Gaceta de Arte entre 1932 y 1936, dirigida por el pintor y crítico de arte Eduardo Westerdahl y en la cual colaboraron no sólo los autores del círculo surrealista canario, entre los que se encontraba López Torres, sino también autores de renombre internacional como Le Corbusier, Gertrude Stein o el propio Tristan Tzara.

Esa isla de Tenerife era uno de los centros de la cultura no sólo del país, sino también a nivel internacional, donde este grupo surrealista se desvincula de las líneas principales nacionales existentes en la península, las cuales seguían líneas editoriales favorables al señorío hispano y la inteligencia nacional. Este grupo no era tan “provinciano” en ese sentido, su vocación era internacionalista y universalista. Como exponía Westerdahl en la editorial de la primera editorial Gaceta de Arte allá por 1932:

Conectados a la Cultura Occidental, queremos tendernos sobre todos los problemas, en el contagio universal de la época. Sin huir el pensamiento, sin buscar refugio en tratamientos históricos para los fenómenos contemporáneos. Nuestra mirada llena de luz intelectualista de la época. Recorrerá todos los procesos artísticos que tengan un carácter histórico formal. Nuestra posición de isla aislará los problemas a través de esta soledad propia para la meditación y el estudio procuraremos hacer el perfil de los grandes temas, descongestionándolos para buscarles una expresión. Creemos movernos entre naciones. Ser isla en el mar Atlántico (Mar de la Cultura) es apresar una idea occidental y gustaría, hacerla propia despacio, convertirla en sentimiento. Queremos ayudar a una posición occidentalista de España. Seres Atentos, amplios, jóvenes. Y cumplirá en la isla, en la nación, en Europa, la hora universal de la Cultura. Esta será nuestra política.”

En esa época, López Torres crecía como persona y como artista. La influencia personal y directa de autores como Breton hizo que su forma de ver la vida y el arte se modificara. En 1935, seguía escribiendo, en su mayoría poemas; mientras regentaba una librería-estanco donde se reunían en ocasiones no sólo la élite del pensamiento canario, sino también grupos revolucionarios.

Llegó entonces 1936, el famoso año, y con él llegaron los militares, las iglesias y los nacionalistas. También con él se fueron los bretones, el libertarismo y las exposiciones. La amplitud cromática se tornó en un monocolor ideológico donde no cabían los autores del círculo surrealista canario, ni Gaceta de Arte.

LopezTorresRetrato
Diego López Torres con Jacqueline, Peret y Breton en un camello

La mayoría de los autores consigue superar, aunque con dificultades, la férrea actitud franquista contra este círculo. No es así el caso de Domingo López Torres, el más humilde de todos, el cual es recluido nada más empezar la posguerra y la represión (la cual se puede decir que en Canarias empezó desde el mismo día de 18 de julio, debido a la práctica ausencia de enfrentamiento directo) en el tristemente famoso “horror de Fyffes”, antiguo almacén de frutas el cual era el lugar donde eran encerrados los presos esperando una decisión sobre su futuro.

De noche ya, gritando mis ausencias,

buscaba yo en las playas las formas

que dejaban las chicas en la arena.”

En Fyffes siguió escribiendo sus poemas, que se hacían cada vez más tristes y sombríos debido a su penosa situación. Aunque también seguía evocando a su principal amor: el mar. Un mar que no sólo fue digno receptor de sus mejores poemas sino que también, en última instancia, recibió su cuerpo encerrado dentro de un saco en los primeros meses de 1937. No hubo suerte que permitiera la libertad que otros compañeros sí tuvieron, ni lágrimas en una ciudad que nunca más supo de su “hijo maldito”. Su ideología, pero también sus ansias de libertad y su extracción social le condenaron no sólo a la muerte, sino también al olvido. Sólo quedaron unos versos de su amigo García Cabrera como epitafio en una tumba inexistente:

“… si quieres quedarte con la verdad de sus sonrisas,

devuélveme su muerte al menos,

su muerte es mía y no te pertenece”

Discurso de Martha C. Nussbaum. Principe de Asturias 2012

Os dejamos el discurso de Martha C. Nussbaum en la recogida de su premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales. Un auténtico alegato a la necesidad de una educación basada en las ciencias humanas y no en la creación de meras herramientas de trabajo.