Archivos de la categoría Anécdotas

Mosaico parietal de Junio Basso. By 
Roman Age artist - User:Folegandros (2010). Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Un día en las carreras, III

No te pierdas tampoco la competición de los caballos famosos: el hipódromo con su amplio aforo ofrece muchas facilidades. No hay ninguna necesidad de dedos para con ellos hablar secretos, ni tendrás que recibir un mensaje con meneos de cabeza. Siéntate al lado de tu dueña, que nadie lo impide, junta enseguida tu costado a su costado por donde puedas. Y es estupendo que, aunque no quieras, la raya obligue a pegarse, que tengas que tocar a una moza por imperativos del sitio. Búscate aquí un motivo de amigable conversación y que empiecen por sonar cumplidos: arréglatelas para preguntar como aficionado de quién son los próximos caballos y sin tardanza anima a cualquiera que ella anime. Mas cuando pase el cortejo atestado de marfileños dioses, tú aplaude a Venus la Señora con animosa mano; y, como sucede, si por azar cae polvo en el regazo de la muchacha, habrá que sacudirlo con los dedos; y si no le cae polvo ninguno, ese ninguno tendrás que sacudirlo sin embargo: que a tu servicialidad cualquier razón le valga; si el manto demasiado suelto reposa en la tierra, recógelo y, atento, levántalo del sucio suelo. Al punto, recompensa de tu servicialidad, con el consentimiento de la muchacha, tropezarán con tu mirada piernas que has de ver. Fíjate además en quién viene a sentarse detrás de vosotros, no sea que le apriete sus delicadas espaldas dándole con la rodilla. Los pequeños detalles cautivan a los corazones fáciles: muchos sacaron provecho de disponer una almohadilla con hacendosa mano; les aprovechó también hacer aire con la delgada tablilla y poner bajo delicado pie huecos escabeles.
Ovidio, Arte de amar I, 134-161

Ovidio, el máster del universo del arte de ser un perfecto baboso del ligoteo en la antigua Roma —y de lo que viene siendo tocar pelo, en general—, os explica cómo ser galante con una chiquita en las carreras de carros. Quién sabe, a lo mejor triunfa el amor.
Aunque mucho me temo que si os llevarais a una romana a las carreras de carros os iba a mirar tirando a poco.

Marchisio
¿Tu novia no te mira cuando juega la Juve? Cuéntame más.

La fama de los aurigas (agitatores) —y sus cuerpazos atléticos— eclipsaba al acompañante más atento. Aparte de que, los que eran buenos de verdad, tenían pasta para aburrir. Muchos de ellos comenzaban como esclavos, pero, si se les daba bien, podían ganar lo suficiente como para comprar su libertad y seguir compitiendo.

Y pensaréis vosotros, que sois gente espabilada y con estudios, ¿por qué iban a seguir compitiendo cuando eran millonarios? Pues para ser muchimillonarios, vaya pregunta. A ver si es que nuestros futbolistas o pilotos de carreras tienen precisamente problemas para llegar a fin de mes.
Ya vimos en la entrega anterior que los aficionados de cada factio se tomaban muy en serio sus colores, tanto, que en el Bajo Imperio las factiones llegaron a convertirse incluso en grupos de presión política. Junio Basso, cónsul en el 331, se hizo representar en un mosaico dirigiendo una biga y simbólicamente liderando a un agitator de cada una de las factiones.

Mosaico parietal de Junio Basso. By  Roman Age artist - User:Folegandros (2010). Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.
Mosaico parietal de Junio Basso. By
Roman Age artist – User:Folegandros (2010). Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons.

Así que, bueno, los aurigas eran figuras públicas de primer nivel. Celebrities de las buenas. Y en las carreras se invertía un pastizal:

Gauro, siendo pobre y conocido por tener con él una vieja amistad, pedía cien mil sestercios al pretor y le decía que a los trescientos mil suyos solamente le faltaban éstos para poder aplaudir como caballero, con todos los derechos, al dueño de Roma. El pretor le dijo: “Sabes que yo tengo que pagar a Escorpo y a Talo y ojalá sólo les diese cien mil.” ¡Ay, da vergüenza tu cofre desagradecido, dan vergüenza, ay, tus malditas riquezas! ¿Lo que no das a un caballero, quieres dárselo, pretor, a un caballo?
Marcial, Epigramas, IV, 67

Marcial (ese poeta hispano con tan mala hostia que os gusta tanto cuando lo saco en Instagram) escribió dos epigramas tras la muerte de Escorpo, el agitator que menciona en el anterior fragmento.

Que la victoria entristecida rompa las palmas de Idumea, golpea, Favor, tu pecho desnudo con cruel mano; que el Honor cambie su vestido y tú, Gloria, ofrece como presente tus cabellos coronados a las llamas inicuas. ¡Ay, qué crimen! Mueres, Escorpo, despojado de tu primera juventud y unces tan prematuramente los caballos negros. ¿Por qué el borne que rodeabas tan rápidamente y de forma tan ajustada estuvo tan cerca del comienzo de tu vida?
Marcial, Epigramas, X, 50

Yo soy el famoso Escorpo, gloria del circo vociferante, tus aplausos, Roma, y tus breves delicias, el que la envidiosa Láquesis, después de arrebatarme a los veintisiete años, al contar mis palmas, creyó que era un anciano.
Marcial, Epigramas, X, 53

Escorpo murió en el año 98, cuando contaba 27 años, corría para los verdes (la factio prasina, que llevaba el color de la primavera y era, de largo, la favorita de los romanos) y había acumulado 2048 victorias. No sabemos qué le sucedió, pero una de las posibilidades es que protagonizara un naufragium. A Escorpo se lo recuerda, aparte de por los epigramas de Marcial, porque se dice de él que consiguió recoger más de 50 bolsas de monedas de oro lanzadas por sus partidarios durante una vuelta de honor al circo después de una victoria.

Otros, como Fusco, no tuvieron tanta suerte y murieron antes de poder comprar su libertad:

Fusco, auriga de los verdes, vivió 24 años, ganó en Roma 53 veces, dos en los juegos de la diosa Día, una en los celebrados en Bovillae. Después de que le hubieran sido anuladas dos salidas, consiguió la palma de la victoria. Fue el primero de todos en ganar el primer día que compitió. Su compañero esclavo, Machao, hizo esta lápida para preservar su memoria, siendo cónsules Cayo Cestio y Marco Servilio.
CIL 06, 33950.

A estas alturas, creo que ya os habréis dado cuenta de que el premio que los agitatores mostraban a la multitud enfervorecida que coreaba sus nombres al final de cada carrera era una palma, además de las coronas de laurel a la manera griega. Aparte de eso, enormes sumas de dinero, regalos, la fama y la devoción absoluta de sus seguidores, que aprovecharían cualquier excusa para garabatear el nombre o un retrato de sus favoritos en cualquier pared de Roma —a ver si os creéis que eso que llamáis “arte urbano” lo habéis inventado vosotros.

Imagen de agitator romano publicada en el Nordisk familjebok. Se trata de un dibujo de una estatua que se encuentra en los Museos Vaticanos, en la "sala de la biga", cerrada parcialmente al público.
Dibujo de la estatua de un “agitator” que se encuentra en los Museos Vaticanos —en la “sala de la biga”, cerrada parcialmente al público. Publicado en el Nordisk Familjebok (dominio público).

El agitator más famoso del que tenemos noticia fue Diocles (un lusitano nacido en la Colonia Agusta Emérita, Mérida para los amigos), cuyo club de fans le erigió un monumento (podéis leer el texto completo en la Wikipedia, aquí) cuando se retiró a los 42 años (7 meses y 23 días), después de haber competido durante 24 años.
Empezó corriendo para los blancos, fichó luego por los verdes y, finalmente, por los rojos desde los 27 a los 42 años. Hizo 4257 salidas y consiguió 1462 victorias. Salen aproximadamente a 177 carreras de media por año. Y 3 ó 4 salidas por día de competición, teniendo en cuenta que sólo había 50 al año.
Era famoso también por poseer un ducenarius (un caballo que había ganado más de 200 carreras) y porque una de sus tácticas favoritas era quedarse levemente rezagado y adelantarse para conseguir la victoria en la vuelta final.
Además del ducenario, nueve de sus caballos consiguieron al menos 100 victorias. Sabemos los nombres de tres de los caballos que compitieron en su cuadriga el año que consiguió 103 palmas: Abigeius, Lucidus y Pompeianus. Cotynus y Galata eran otro par de sus preferidos. Entre los cinco consiguieron que Diocles sumara 445 de sus victorias.

Caballo de bronce del Vicolo delle Palme, en los Museos Capitolinos (la foto es mía, mía y sólo mía).
Caballo de bronce del Vicolo delle Palme, en los Museos Capitolinos (la foto es mía, mía y sólo mía).

Diocles prefería competir usando caballos lusitanos (de los cuales se decía que eran los más rápidos) y africanos, aunque más allá de las capacidades de sus animales, en la antigüedad eran muy de la opinión de que para sobrevivir y, sobre todo, para ganar, no valían tanto la rapidez y la fortaleza de los caballos como la inteligencia del auriga.
Así que, por encima de todo, Diocles debía ser listo como ningún otro.

Miguel-Iwias-Crew-Breakdance-Quito-Ecuador-Centro-Historico-3

La historia del Hip Hop (II): El Break Dance

Miguel-Iwias-Crew-Breakdance-Quito-Ecuador-Centro-Historico-3

El Break Dance es el baile típico del hip hop. A éste, le continuarán el popping o el locking. Este extraño, pero popular baile, surge desde el corazón de las tribus centroafricanas. Los habitantes de estas tribus bailaban con unos movimientos espectaculares, donde la contorsión del cuerpo era la clave para saber danzar. Era muy común intentar mover todos los músculos y huesos posibles a la vez mientras se combinaban movimientos aerodinámicos y voladizos. El mismísimo Thomas Edison, filmó en 1894 a estas personas realizando estos bailes mencionados que recuerdan mucho al break dance. El salto de estas danzas populares al barrio neoyorquino del Bronx hizo que se conociesen mucho mas estos bailes típicos africanos. Sigue leyendo

La Historia del Hip Hop (I)

Vista del barrio neoyorquino del Bronx
Vista del barrio neoyorquino del Bronx

El hip hop es un movimiento artístico-cultural, que surge a finales de los años sesenta en el barrio neoyorquino del Bronx. Allí se celebraban fiestas de la comunidad afroamericana donde se ponía diferentes tipos música, normalmente funk o blues, mientras se bailaba break dance. Poco a poco el movimiento fue evolucionando, los disc jockey pinchaban esta música a un ritmo sincopado, mientras hacían scratch, es decir mientras rayaban los discos de vinilo. Esta forma de realizar música procedía directamente de Jamaica, lo que agregó también a la comunidad jamaicana a la integración del hip hop. Como veremos tendrá gran repercusión en la América caribeña. El disc jockey era apoyado por un maestro de ceremonias (Master of Ceremonies o MC) quien intercalaba entre música y música unas palabras de presentación para amenizar la fiesta. Cuando el maestro de ceremonias no actuaba, los breakbeats boys (b-boys) bailaban break dance. Paralelamente a este movimiento, surgía en las paradas y trenes de metro un fenómeno curioso, aunque no está tan definido en su origen, el graffiti. Sobre el graffiti hay tantas dudas que primero habrá que definir qué es graffiti y que no lo es –será en el apartado dedicado al graffiti-.

Los griots son los juglares africanos
Los griots son los juglares africanos

No es casualidad que el hip hop surja entre la comunidad afroamericana en Nueva York. El hip hop no es más que un salto dado desde el África central hasta América, debido a los movimientos migratorios tras la descolonización. Muchas tribus centroafricanas tienen bailes que recuerdan al break dance, realizándose como tributo a los fenómenos atmosféricos. También, en otras zonas de África como Senegal, encontramos los juglares o griots africanos, quienes llevaban a cabo varios tipos de recitar poemas muy curiosos, tanto, que se considera el precedente del rap. La única diferencia es que los griots cantan y el rapero no –tema que recordaremos en el apartado de rap-. Estos juglares, fundamentalmente eran de dos tipos: signiflying, que tenían que recitar con el doble sentido de la burla a su contrincante y el playing the dozens, que tenían que recitar insultos con ingenio. Es el germen de las batallas de gallos, es decir, dos raperos en un escenario, que tienen que “insultarse”, de una manera ingeniosa o con un doble sentido. El más aplaudido es el vencedor. Todos los años hay varias batalla de gallos en España y América Latina, donde se presentan muchos raperos que, algunos, a partir de ahí pasarán a ser Master of Ceremonies.

Etimológicamente, hip hop significa: hip (saltar) hop (cadera). Este término procede de los propios disc jockey, cuando en las fiestas afroamericanas, saltaban de un plato a otro de la mesa de mezclas y pinchaba los vinilos, de ahí hip hop. Pero, este término lo emplea por primera vez, el rapero Afrika Bambaataa. KRS ONE fue el que aunó los cuatro elementos del hip hop: Break Dance, Rap, Graffiti y Djing. Actualmente hay un gran debate sobre la introducción de algunos elementos más al movimiento hip hop, como Beat Box,  los murales, el beatmakin o producción de fondos musicales (‘beats’), el poping, el locking, etc. e incluso otras manifestaciones no relacionadas con la música, como el baloncesto callejero, incluso en algunos sitios el fútbol callejero, el  Skateboarding –acrobacias con los monopatines- o la propia moda.

afrika bambaataa y DJ Yutaka en 2004
afrika bambaataa y DJ Yutaka en 2004

Visto esta pequeña introducción a la historia del hip hop podemos ver cómo se puede considerar el hip hop como un fenómeno cultura: tiene su forma artística de representación, su vocabulario propio, incluso, sus propias creencias en una declaración de paz del hip hop que se llevó a la ONU en el año 2001. Incluso, el componente que está dentro del panorama hip hop es el b-boy o b-girl. Éstos son los miembros que agrega la comunidad hip hop, tiene que ser una persona que esté en el mundo del hip hop, siendo aceptado por la comunidad e integrado en alguno de los cuatro elementos, o simplemente le guste y esté integrado de manera que pueda sentir que el hip hop es suyo, como parte de una cultura. El b-boy o b-girl, como antes hemos dicho, puede significar breakbeats boys, pero también, bad boys, lo que pasa es que este último término tiene gran confusión a su alrededor, hay quienes lo defienden y quienes lo niegan en absoluto. Pero, en definitiva el b-boy o b-girl es aquella persona que siente el hip hop como suyo. El b-boy, en general tiene un par de características que, en un principio son contradictorias, pero que irá siguiendo todos y cada uno de los elementos del hip hop: respeto y egocentrismo. Suena mal en un principio, pero tiene su explicación. La evolución del hip hop ha hecho que los b-boys defiendan lo suyo, como lo mejor realizado (ya sea un movimiento de break, unas letras de rap o unas firmas con spray), porque el b-boy se tiene que considerar el mejor, ¿por qué? Muy sencillo, el b-boy, como parte de la cultura, tiene que evadirse de las restricciones sociales, el movimiento hip hop es un movimiento reivindicativo, donde está en gran parte el llamado espíritu del 68, por eso no puede rendirse nunca e intentar ser el mejor, luchar por aquello que siempre ha soñado y llegar a ser lo que él siempre le gustó ser. Pero esto en el hip hop no es único, también hay que tener en cuenta que no estás solo en esto, tienes que tener respeto. Esta segunda característica es más importante incluso que la primera, sin respeto, en el hip hop no llegas a ningún sitio. El hip hop sigue en parte, una serie de reglas no escritas, donde el saltárselas significarían la exclusión por parte de la comunidad hip hop. Estas reglas las iremos comentando en cada uno de los apartados de este trabajo, que coinciden con los elementos del hip hop. El respeto viene desde las propias comunidades afroamericanas, donde el pequeño respeta al máximo a su mayor. Aquí el paralelismo que sigue es que la nueva escuela –integrantes recientes dentro de la cultura hip hop- tienen que respetar a la vieja escuela –generación de mayores que llevan muchos años integrando la comunidad hip hop-. En el vocablo hip hop será que la new school tiene siempre que respetar todo aquello que surja desde la old school.

Castillo de Alba de Tormes

La(s) Casa(s) de Alba en Salamanca

Ayer, 20 de noviembre, por eso de coincidir con efemérides varias y hacer más fácil recordarlo, murió Cayetana, la decimoctava Duquesa de Alba. Seguro que también falleció más gente, pero esa gente se la viene trayendo flojita y recolgona a los medios de comunicación. A fin de cuentas, es gente cuyo nombre no ocupa lo que ocupa María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay, que son varias líneas que te cogen un párrafo inicial y te lo arreglan guapamente dándole empaque.

Sigue leyendo

archaeo-origins

ArchaeoVenturers: ¿divulgación científica o sexismo?

El pasado 6 de noviembre, la versión digital del ABC se hacía eco de la iniciativa ArchaeoVenturers. Un proyecto de divulgación para el público no especializado cuyo liderazgo delante de las cámaras corre a cargo de dos jóvenes arqueólogas: Justine Benanty y Katie Paul. Lamentablemente, la iniciativa ha sido recogida con cierta sorna o con absoluto desprestigio por parte de medios y profesionales “serios” de la arqueología. Y sólo han centrado sus críticas en la forma en la que se presenta el proyecto y no en su contenido. Sigue leyendo

El auriga Marcianus yendo a tomarse un vermut en su cuadriga. Aparece también el nombre de su caballo principal: Inluminator. Museo Nacional de Arte Romano (Mérida).

Un día en las carreras, II

(A lo mejor, qué sé yo, te has perdido la primera parte. La puedes encontrar aquí: Un día en las carreras, I).

En el capítulo anterior nos enteramos de: 1) los romanos robaron el corazón (y lo que no es el corazón) de las sabinas invitándolas a pasar una tarde en el circo, 2) las partes que componen un hipódromo a la romana (sin necesidad de que vaya rebozado y frito), 3) dónde están algunos de nuestros circos favoritos y 4) dónde ir a tomar un vermú si os coincide una mañana de domingo en Tarragona y alguien os obliga a ello a punta de pistola (¿hay, acaso, alguna otra razón por la que tomarse un vermú un domingo? Cof, cof).

Sigue leyendo

Hamish

Cuando las vacas salvaron a la Humanidad

Vaya por delante, si me perdonan la expresión, que a mí las vacas me caen de puta madre. Me es imposible ser objetivo con tan adorables rumiantes. Gracias a ellas obtenemos chuletones, leche, cachopos, bostas para abonar nuestros campos, quesos, mantequilla, cuero, entrecots, cecina, yogures y hasta pergaminos. Incluso, con suerte, puedes disfrutar de leche merengada si tu vaca lechera no es una vaca cualquiera. ¡Pardiez, pero si hasta hay vacas con club de fans propio!

Sigue leyendo

Paco de Lucía tocando la guitarra española

Historia de la Guitarra

Paco de Lucía tocando la guitarra española
Paco de Lucía tocando la guitarra española

El pasado 25 de febrero se nos fue el gran Paco de Lucía, maestro de la guitarra quien, incluso, fue nombrado por el New York Times como el Jimi Hendrix de la guitarra española. Ello me inspiró en realizarle un pequeño homenaje, pero que no fuese directo, es decir, que no fuese hablar de su vida. Intenté ir un poco más allá y rendirles homenaje a todos los maestros que han hecho posible que, un instrumento de segunda fila y considerado popular, se convirtiese en el icono de la música. Hoy, gracias a tantos grandes guitarristas, cada vez que se representa a la música, se hace con un dibujo de un pentagrama o de una guitarra. Vamos a analizar el porqué de esto con una breve historia de la guitarra.

Sigue leyendo

Panteón Real San Isidoro

De Cáliz de Doña Urraca a Santo Grial

Actualización.- El Museo de San Isidoro ha vuelto a exponer el Cáliz de Doña Urraca [1].

El 23 de marzo, además de morir Adolfo Suárez, la prensa leonesa recogía una asombrosa noticia bajo el titular “El Santo Grial está en León”. El hecho pasó ligeramente desapercibido hasta que ayer, día 26, todos los medios se hicieron eco y medio país quiso entender que sí, que el Santo Grial llevaba siglos en León y corrió a abrazarlo cual nuevo dogma irrefutable. Que esto es España y aquí todos somos expertos en reliquias, faltaría más.

Sigue leyendo

El Circo Máximo visto desde el Palatino

Un día en las carreras, I

…iam pridem, ex quo suffragia nulli
uendimus, effudit curas; nam qui dabat olim
imperium, fasces, legiones, omnia, nunc se
continet atque duas tantum res anxius optat,
panem et circenses.
Juvenal, Sátira X, 77-81

(…hace mucho tiempo ya de cuando no vendíamos nuestro voto a nadie, hemos abandonado nuestros deberes; los que hace tiempo ejercían alto cargo militar, importante cargo civil, legiones, todo, ahora se contienen y esperan con ansia sólo dos cosas: pan y circo.)

Sigue leyendo