Todas las entradas de: Christian Supiot

Un equipo holandés reflota un barco de 600 años de antiguedad

El miércoles 10 de Febrero, un equipo de arqueólogos holandeses reflotaron un barco medieval del fondo del río Ijseel, a su paso por la localidad de Kampen, en Holanda.

El barco en su cesta de protección y reflote - Proyecto Ruimte voor de Rivier IJsseldelta
El barco en su cesta de protección y reflote – Proyecto Ruimte voor de Rivier IJsseldelta

Seguir leyendo Un equipo holandés reflota un barco de 600 años de antiguedad

ArchaeoVenturers: ¿divulgación científica o sexismo?

El pasado 6 de noviembre, la versión digital del ABC se hacía eco de la iniciativa ArchaeoVenturers. Un proyecto de divulgación para el público no especializado cuyo liderazgo delante de las cámaras corre a cargo de dos jóvenes arqueólogas: Justine Benanty y Katie Paul. Lamentablemente, la iniciativa ha sido recogida con cierta sorna o con absoluto desprestigio por parte de medios y profesionales “serios” de la arqueología. Y sólo han centrado sus críticas en la forma en la que se presenta el proyecto y no en su contenido. Seguir leyendo ArchaeoVenturers: ¿divulgación científica o sexismo?

Documental “El Triunfante”: Campaña de Microfunding en Arqueología Subacuática

El Centro de Arqueología Subacuática de Cataluña pone en marcha una campaña de microfunding para terminar el documental sobre “El Triunfante“, el primer barco de guerra español excavado con métodos científicos en nuestro país y una de las piezas más importantes de nuestro patrimonio.

Seguir leyendo Documental “El Triunfante”: Campaña de Microfunding en Arqueología Subacuática

Arqueología experimental: un espectáculo científico

La Arqueología experimental, nos dicen Colin Renfrew y Paul Bahn en Arqueología. Teorías, Métodos y Práctica, “constituye un medio eficaz de estudiar los procesos postdeposicionales a largo plazo”. Los autores se refieren al experimento de Overton Down, pero la arqueología experimental, mediante la simulación, la fabricación y la recreación también pueden aportar importante información sobre el pasado.

Montículo experimental de Overton Down

En 1960, se puso en marcha en Overton Down un proyecto de arqueología experimental de larga duración. El experimento consistía en la creación de un gran terraplén de creta y turba de 21 metros de longitud, 7 metros de anchura y 2 metros de altura, con un foso paralelo. El objetivo del experimento era establecer el modo en el que se altera el montículo y el foso con el paso del tiempo así como el modo en el que se comportan los materiales (cerámica, cuero y tejidos) que fueron sepultados en su interior. A fin de controlarlo, se estableció que se llevarían a cabo cortes de seguimiento en 1962, 1964, 1968, 1976, 1992, 2024 y 2088. Un experimento a largo plazo que ya ha arrojado información interesante: en 1964, por ejemplo, la cerámica permanecía inalterada, el cuero poco afectado y los tejidos ya se estaban debilitando y decolorando.

Sin embargo, y aunque el experimento de Overton Down se encuentra ya en los libros de texto, no es ni mucho menos el único ejemplo. De hecho, es, quizá, uno de los menos vistosos. No os aburriré con ejemplos a base de montoncitos de tierra: la arqueología experimental, además de una técnica muy interesante para probar o desmentir teorías sobre el pasado, es una de las variantes de la Arqueología con mayor capacidad para asombrar.

Arqueología experimental, todo un espectáculo
Seguir leyendo Arqueología experimental: un espectáculo científico

Saqueadores arqueológicos: ladrones del patrimonio de todos

El pasado 2 de marzo aparecía en El País la noticia de que un jubilado había expoliado en los últimos veinte años más de 4.000 piezas de varios yacimientos de Castilla y León y de Aragón. El expolio de material arqueológico supone un delito contra el patrimonio nacional y la pérdida irremediable de valiosa información sobre nuestro pasado más remoto.

Piezas celtíberas incautadas. FUENTE: El País
Piezas celtíberas incautadas. FUENTE: El País

A principios de marzo salía a luz el saqueo sistemático que un individuo (me niego a darle otro nombre) había realizado en varios yacimientos en torno a su localidad de residencia. La Guardia Civil ha recuperado más de 4.000 piezas de todo tipo que estaban almacenadas en su vivienda de cualquier manera (en botes de café o cajas de bombones) y vincula a este saqueador con varios cascos celtíberos en venta por algunas subastas europeas. La operación, aparentemente, es un éxito y quizá permita reclamar los susodichos cascos. Que repiquen las campanas.

El problema es que, como ya he comentado anteriormente en las entradas relacionadas con el Caso Odyssey (ver artículo final aquí), las piezas producto de un saqueo, que han sido extraídas de los yacimientos sin los adecuados métodos y sin guardar registro detallado del contexto, pierden gran parte de su valor arqueológico. La mayor parte de la información que podría haberse sacado de estas piezas se ha perdido, puf, a tomar por saco, y ahora son poco más que objetos decorativos pintorescos. Sí, aun podrán hacerse algunos análisis, relacionarse con otro tipo de datos e inferir alguna información, pero donde eran realmente útiles era en las tumbas de las que han sido sacados. Gracias a este individuo hemos, esencialmente, perdido parte del pasado de la Península Ibérica. Mándenle una bonita postal de agradecimiento.

Concienciación: Una asignatura pendiente

Dejemos clara una cosa. Los restos arqueológicos son tan parte del patrimonio nacional como las iglesias y los castillos y el daño o apropiación del patrimonio nacional es un delito que puede ser castigado con la cárcel. El patrimonio arqueológico es un bien precioso que nos pertenece a todos y cuando alguien roba, saquea o expolia (llámenlo como quieran), nos están robando, saqueando y expoliando nuestro pasado a todos. Como si entraran en su casa y se llevaran todos los recuerdos familiares y éstos fueran la única manera de mantener viva su memoria.

Pero esta conciencia de que los restos arqueológicos no tienen valor si no se pueden estudiar en relación con el contexto en el que fueron encontrados es una asignatura pendiente y que debemos tratar de aprobar en el futuro.

La verdad es que los museos, los libros de arte, los periódicos y el cine no han ayudado a extender esta idea. Especialmente los museos (aunque ya se están modernizando mucho) dan más importancia a la pieza que al contexto en sus exposiciones y lo que el visitante recuerda al final es”lo bonita que era tal o cual vasija”, la “cantidad de monedas que había” o los “chulo que era ese broche”… De tal forma que el museo es recordado más como una extensión de la tienda de regalos.

Centro de Interpretación de Segóbriga en Saelices, Cuenca. FUENTE: Comunidad de Castilla la Mancha
Centro de Interpretación de Segóbriga en Saelices, Cuenca. FUENTE: Comunidad de Castilla la Mancha

Los “Centros de Interpretación Arqueológica” intentaban, además de generar turismo en los pueblos que albergaban yacimientos, atraer la atención sobre el contexto histórico y arqueológico de las piezas que normalmente vemos en los museos. Concienciar a la gente que los materiales arqueológicos no eran importantes por estar en un museo sino por dónde y cómo habían sido encontrados. Lamentablemente, fruto del boom económico, los centros también han sido víctimas de la crisis y languidecen vacíos e incluso cerrados a lo largo y ancho de la península.

Visita a Atapuerca. FUENTE: Fundación Atapuerca.
Visita a Atapuerca. FUENTE: Fundación Atapuerca.

En la actualidad, proliferan las exposiciones que intentan concienciar al público de la importancia de los yacimientos en sí mismos y de la existencia de un contexto. Algunos yacimientos han empezado a abrir sus puertas a grupos de visitantes (escolares y adultos) para enseñarles que lo que el arqueólogo hace en el campo no es un picnic sino trabajo científico y que el proceso es tan importante como los materiales que se encuentran.

Con un poco de suerte las futuras generaciones tendrán una idea más desarrollada de la importancia del patrimonio arqueológico de la península y casos como el de este saqueador serán motivo de escándalo nacional.

Mientras tanto, seguiremos confiando en que los pillen a tiempo… y no tras veinte años de actividad.

Colombia aprueba una ley que permite la venta de su patrimonio subacuatico

El pasado día 11, Colombia aprobó una ley que permite la venta de su patrimonio subacuático por parte de las empresas Cazatesoros en contra de la opinión no sólo de sus arqueólogos nacionales sino de la comunidad científica internacional.

 

Arqueologos colombianos protestando en el Congres. Fuente, ABC

 

El pasado día 11 de Diciembre, el congreso de Colombia aprobó la ley 125 que permite a las empresas de cazatesoros, la venta del patrimonio cultural subacuático en sus aguas bajo un criterio de repetición. A la ley se han opuesto tanto políticos como arqueólogos colombianos, así como el conjunto de la comunidad científica internacional.

Hace unas horas, un buen amigo, José Mateos, de Golpes del Revés, me preguntaba “¿qué tiene de malo esto?” Como es una pregunta que se habrá hecho mucha gente, creo que podemos decidarle un ratito.

 

Patrimonio Arqueológico. ¿Cuál es su valor?

Desde que los hombres del  Renacimiento empezaran a mostrar interés por las obras de arte de la antigüedad, la arqueología ha evolucionado mucho. En los últimos 80 años los distintos países han empezado a proteger su patrimonio arqueológico y cultural como una parte importante, vital e irrepetible de su pasado. En tierra, las legislaciones para la protección de yacimientos arqueológicos se han implementado y mejorado, haciéndose cada vez más restrictivas, para asegurar que el patrimonio arqueológico se conserve y pueda ser disfrutado por todos los ciudadanos, hoy y en el futuro.

Objetos arqueológicos vs Yacimientos

La arqueología, como todas las ciencias, ha evolucionado mucho. Desde los coleccionistas de antiguedades, interesados sólo en las piezas consideradas de valor por sus materiales o sus cualidades estéticas, hasta una ciencia o una técnica, que, de una manera sistemática y cuidados intenta, através del estudio del conjunto del yacimiento, obtener información del pasado.

Para los anticuaristas, los coleccionistas y los cazatesoros que los suministran, el valor económico está en la pieza, la obra de arte, la moneda de oro. Para el arqueólogo, los elementos individuales carecen de valor si no forman parte de un conjunto, de un yacimiento. Y da igual que sea una moneda de plata que el craneo de un caballo. Si está descontextualizado, si se lo separa de su conjunto, no tiene ningún valor.

Caza de Tesoros vs Arqueología

Los caza tesoros tienen como objetivo el beneficio económico, enriquecerse, con la venta de piezas arqueológicas de valor (oro, plata, piedras preciosas, antiguedades en general) mientras que el objetivo de los arqueólogos es la investigación del pasado. Ambas profesiones, dirán algunos, son perfectamente legítimas, el problema es que la acción de unos, los cazatesoros, (que solo les beneficia a ellos), imposibilita que los arqueólogos puedan hacer su trabajo (que nos beneficia a todos).  ¿Por qué? Pues porque para el cazatesoro, ninguna otra parte del yacimiento tiene importancia y la intervención que realiza destruye todo el contexto en el que se encuentran los restos. Sólo le interesa la pieza.

Criterio de Repetición

Los objetos arqueológicos son únicos. Hasta el siglo XX, en el que se impone la producción encadena y la utomatización, la producción estaba sujeta a muchas variantes. Los objetos, incluso las monedas, aunque nos parezcan iguales no lo son. Y es precisamente cuando contamos con muchos ejemplos, cuando podemos empezar a extraer conclusiones. Una de las técnicas de análisis de materiales más utilizadas hoy por hoy es la estadística. Los arqueólogos miden, cuantifican, decenas de variables y las someten a estudios estadísticos. De tal forma que, cuantos más “objetos repetidos” tengamos, mejor serán nuestra comprensión de la producción de dichos objetos. Más es mejor y, en esencia, cada objeto es único e irrepetible.

Conservación

Bueno, pero encontes, si lo que hace falta es tener datos, pues cogemos los datos y luego ya vendemos el resto, ¿no? El problema de ese argumento es que las técnicas de análisis siguen mejorando cada año. Hoy en día un arqueólogo puede saber más de cómo, dónde y cuándo se hizo una pieza de lo que podía saber cualquier arqueólogo hace 40 años. Así que nuestro deber es guardar los materiales, asegurarnos de que en el futuro, con mejores técnicas de análisis, los arqueólogos que vengan tengan posibilidad de volver a estudiarlas. La arqueología, al contrario que la geología o la química, no puede salir al campo a por más granito, o generar más reacciones químicas a voluntad; los objetos arqueológicos son finitos, un día ya no habrá más que estudiar.

¿Y cómo afecta a esto la nueva ley colombiana?

La ley 125 permite que las empresas cazatesoros “recuperen” objetos de yacimientos sumergidos (barcos hundidos o cualquier otro tipo de yacimiento) y se les pague con una parte del botín. Algunos opinan que esto ayudará a aumentar el conocimiento de los yacimientos sumergidos colombianos, pero lo único que hace es abrir la puerta a su destrucción.

Por un lado, los cazatesoros, cuyo único objetivo es el beneficio, sólo están interesados en aquellos yacimientos que contengan elementos que ellos (y esta ley) consideran de valor: joyas, oro, plata, piedras preciosas, obras de arte… Cosas que se pueden vender. Bueno, la verdad es que el 90% de los yacimientos subacuáticos carecen de dichos materiales o su presencia es tan baja que su explotación económica es inviable (mover un barco, poner buceadores en el agua, etc, es muy caro). Pero eso no lo sabes hasta que excavas el barco. Cuando un cazatesoros encuentra un barco “vacío”, lo abandona a su suerte y se va en busca de otro.

Por otro lado, las técnicas de los cazatesoros son altamente destructivas. Como al cazatesoros sólo le interesa aquello que pueda vender, la extracción se lleva a cabo con técnicas altamente dañinas para el resto de materiales. Por todo el planeta se han dado casos en los que los cazatesoros han utilizado taladros para separar el metal precioso de otros restos arqueológicos y han hecho agujeros en los cascos de los barcos para poder acceder a la carga, destrozando el maderamen (de cuya construcción sabemos bien poco y gracias a estas actividades no sabremos nada).

Por último, la idea de la repetición es una aberración científica. Como ya he dicho, cada objeto arqueológico (se un lingote de oro o un plato de cerámica) es irrepetible. Y es através del estudio de los conjuntos, de cuantos más elementos mejor, como aprendemos algo del pasado.

¿Y por qué debe importarnos?

Bueno, si el argumento de que el pasado es un bien común y que su conocimiento es útil para todo el mundo, tambi’en puede quedarse con un aspecto más pequeño de este gran conocimiento universal. El patrimonio arqueológico colombino al que esta ley afecta principalmente no es sólo suyo, sino que forma parte del pasado compartido por toda hispanoamérica. Su patrimonio cultural, su pasado, también es el nuestro y esta ley abre la puerta a que en el futuro, nuestro conocimiento del pasado sea menor o inexistente.

¿Quién tiene la culpa?

Bueno, es evidente que el Congreso de Colombia ha sido presionado, o sus congresistas coeccionados, para que esta ley salga adelante. No hay que ser muy mal pensado para pensar que el hecho de que al principio esta ley planteara un 12% de “compensación económica” para el cazatesoros, y se haya aprobado con un 50% está relacionado con intereses económicos privados más que el conocimiento del patrimonio subacuático colombiano, de hecho, el representante de varias “empresas rescatadoras” solicitaba al gobierno que la “compensacion” ascendiera hasta el 80%.

Pero, desengañémonos, los arqueólogos tenemos mucha culpa en esto. Mientras nuestras técnicas se modernizaban, y aprendíamos que la importancia no está en la pieza sino en el conjunto de ellas, no hemos sido capaces de enseñar al público general a ver el patrimonio arqueológico de una manera más moderna y la población sigue viendolo como lo veían los anticuarios del siglo XVIII.

 

Dos pecios descubiertos en Filipinas

Los pasados 2 y 3 de marzo, el Museo Nacional de Filipinas anunciaba el descubrimiento de dos pecios, un junco chino y un galeón español, en sus aguas.

Los pasados 2 y 3 de marzo la prensa nacional e internacional se hacía eco de dos noticias anunciadas por el Museo Nacional de Filipinas. El descubrimiento de un junco chino (un velero típico asiático) y un galeón español en sus aguas territoriales.

Un junco chino del siglo XVIII

El Museo Nacional de Filipinas ha anunciado el descubrimiento de un yacimiento subacuático que, según su opinión, pertenece a un junco chino del siglo XVIII. El pecio se encuentra en las aguas de la ciudad de Roxas, en la región de Cápiz, aunque, lamentablemente, según las autoridades, presenta ya claros indicios de haber sido expoliado.

Entre los pocos restos que han sido hallados en el lugar del hundimiento, debido al expolio, se encuentran algunas piezas de porcelana. Las autoridades guardacostas filipinas opinan que el expolio pudo haber sido llevado a cabo por buceadores que descubrieran el pecio de forma fortuita y que, sin informar de dicho descubrimiento, se aprovecharan del hallazgo.

El pecio fue hallado durante el desarrollo de tareas de exploración llevadas a cabo por el personal del Museo en el mes de febrero aunque no ha sido hasta ahora que se ha dado a conocer la noticia.

A pesar de la desaparición de la carga, las autoridades guardacostas y el Museo, han afirmado que se ha documentado el pecio y tienen la esperanza de poder preservarlo.

La documentación de la arquitectura naval del barco y su situación, su estado de conservación y la forma en la que se hundió, es aún fruto jugoso de estudio para conocer el pasado de la navegación. Aunque para los expoliadores y cazatesoros, el barco en sí carece de valor (sólo les interesa aquello que puede venderse), para los arqueólogos los restos de madera pueden arrojar valiosa información.

Un galeón español

Illustration from Peregrinationes" from T. de Bry, 1603 (copy in Boston Public Library)

El día anterior, el Museo Nacional de Filipinas hacía el anuncio del descubrimiento de un galeón español frente a las costas de la isla de Panay.

Según cuenta la noticia, un equipo de arqueólogos y buzos filipinos del Museo Nacional y de la Fundación de Extremo Oriente para la Arqueología Subacuática, encontraron los restos de un galeón español, de fecha aún por determinar, junto con parte de la carga hundido frente a las costas de Panay al oeste del archipiélago.

Los restos se encuentran a 33 metros de profundidad. La investigación está aún en una fase muy temprana y no se han podido datar ni identificar los restos (barco y carga) que yacen en el fondo parcialmente cubiertos por la arena.

Este pecio no es el primero de origen español que se encuentra en Filipinas. En 1992, frente a la isla Fortuna, un arqueólogo francés (el tristemente famoso Franck Goddio) localizó el galeón San Diego, situado a unos 50 metros de profundidad que fue hundido por el buque de guerra holandés Mauritius  en el año 1600. Los restos de la carga recuperada (porcelana china, sables japoneses, cañones portugueses y monedas mexicanas) fueron depositados (previo pago del estado español) en el Museo Naval de Madrid y en el Museo Nacional de Filipinas. Mientras que, en el lugar del naufragio, aun permanecen los restos del barco y la tripulación.

Filipinas, parada obligatoria

Las Filipinas entraron a formar parte de la monarquía de España en 1571, durante el reinado de Felipe II y tras un proceso de conquista llevado a cabo por Miguel López de Legazpi. Automáticamente, las islas se convirtieron en el acceso a los mercados orientales a través del mecanismo comercial denominado Galeón de Manila o Nao de Acapulco, que recibía dicho nombre al ser ambos puntos de partida y atraque de una de las grandes rutas comerciales ultramarinas del comercio español.

Los galeones españoles que unieron Manila y Acapulco entre 1565 y 1815 facilitaban el comercio entre Asia y Europa. Las naves llegaban a Manila cargadas de plata, chocolate o maíz traídos de México y se intercambiaban por especias, textiles y mercancías exóticas.

La ruta entre Manila y Acapulco se convirtió en la línea marítima de mayor duración de la historia. Y eso, pese a que la navegación era muy arriesgada: la ruta se cobró docenas de naves y miles de vidas. Los barcos eran presa jugosa para la piratería y el corso, los ingleses también hicieron de las suyas capturando la Santa Ana en 1587, la Encarnación en 1709 y la Covadonga en 1743.

Pero las dificultades no apagaron la prosperidad de Manila. La ciudad que el Padre Chirino definió como una imitación “de aquella Tyro tan elogiada por Ezequiel” vivía desastres y pérdidas que la postraban por un tiempo, pero sus habitantes recuperaban pronto el ánimo y reanudaban sus operaciones pues el galeón les proporcionaba, anualmente, riquezas y lujos incomparables. Aunque en 1762 el esplendor de la ciudad ya había decaído, cuando los ingleses tomaron la ciudad y se dispusieron al saqueo, aun esperaban encontrar las riquezas cuya fantástica imagen aun poblaba su imaginación.

Las operaciones en Manila eran sencillas. Anualmente recibían a los chinos y otros orientales que llegaban con sus cargamentos, compraban las mercancías, lo registraban en la Hacienda Real y embalaban el género. La nao partía para Acapulco y a su regreso, se obtenía una parte de la ganancia de la venta en Acapulco y recibían nuevos metales para continuar con el mercadeo que cerraba y reiniciaba el ciclo.

La ruta del Galeón de Manila jugó un importante papel. Transportaba colonos, enriquecía hombres, hacía de buque correo con el confín más alejado de la monarquía de España y, en definitiva, mediatizaba la vida de Manila desde su conquista y población por gentes españolas.

La armada ficticia de Baltasar de Guevara

En 1716, un marino español, Baltasar de Guevara (Madrid, 1673 – Puerto Rico, 1724), hijo natural del Duque de Nájera, protagonizó uno de esos episodios de la Historia Naval que, por su ingenio, debería ser recordado.

La isla de Corfú

La guerra Turco-Veneciana y las conquistas del emperador

Durante el año 1716, el emperador Carlos VI se encontraba liberando la porción de Hungría en manos turcas. Un conflicto muy productivo que se desarrollaría entre 1716 y 1718 y del que el emperador saldría con incrementos territoriales en Serbia y Hungría, alcanzando por fin el Danubio. Ocupada como estaba la soberana cabeza de Carlos VI en tales menesteres, dejó desguarnecidos sus nuevos dominios en Italia.

Un poco antes, en diciembre de 1714 se había iniciado la última Guerra Veneciana o Turco-Veneciana. Los Turcos habían tomado las islas de Tinos y Egina, cruzado el itsmo y tomado Corinto. El almirante de la flota veneciana, Dolfin, juzgó entonces conveniente salvaguardar la flota en vez de proteger Morea y cuando quisieron llegar allí, Nauplia, Modon, Corono y Malvasia habían caído y las bases de Levkas (en el Egeo) y Spinalonga y Suda en Creta habían sido abandonadas. Los turcos entraron en el Adriático y desembarcaron en Corfú, aunque sus defensores lograron rechazarlos.

Como hemos dicho, a los turcos les fue mal en el continente. En agosto de 1716, sufrirían una gran derrota en la Batalla de Petrovaradin. Pero en el mar, en el Egeo y Dardanelos, 1717 y 1718 serían bastante más satisfactorios.

Las cosas terminaron en julio de 1718 con el Tratado de Passarowitz en el que el Imperio Otomano renunció a los territorios que habían caído en manos de Carlos VI mientras que Italia perdía Morea a cambio de pequeñas compensaciones en Albania y Dalmacia. La gran armada veneciana había comenzado su declive.

El papel de España

En España acabábamos de salir de la Guerra de Sucesión. Felipe V, nieto del Rey Sol, se sentaba en el trono español con el reconocimiento de sus pares europeos desde la Paz de Utrecht en 1713; aunque a costa de perder los territorios europeos de la Corona entre los que hacía especial daño la pérdida de los italianos, pues Sicilia había pasado a manos de los Saboya mientras que Nápoles y Cerdeña pasaban a manos austriacas.

Giulio Alberoni

Aunque sentado, Felipe V no estaba cómodo. Desde 1714, tenía una segunda esposa, Isabel de Farnesio, y nuevos hijos a los que debía dar un lugar en el mundo. Así que el hombre de confianza de la nueva reina, Giulio Alberoni, un abate cincuentón, llevaría a cabo entre 1716 y 1719 varios intentos de revisar el Tratado de Utrecht. Primero con el beneplácito de Inglaterra y luego sin él (si no me hacen caso, bueno soy yo para darme por vencido, y buena es la Reina – debió decir el signore Alberoni).

En este contexto, la brillante intervención de Don Baltasar podría verse como una primera acción en el Mediterráneo para hacernos notar allí donde queríamos recuperar ciertos territorios (naderías, un par de islas grandes aquí y allá y unos cuantos acres de tierra).

La isla de Corfú y Baltasar de Guevara

Así las cosas, el emperador Carlos VI dándole estopa al Imperio Otomano, el Imperio Otomano dándole estopa a la Serenísima República de Venecia y los españoles penando por volver a Italia, 1716 brindaba una bonita oportunidad para el mejor postor.

Como hemos dicho, los turcos entraron en el Adriático y desembarcaron en Corfú. Los venecianos estaban en horas bajas y los austriacos no estaban por la labor de echar una mano. Así que Alberoni, la Farnesio y nuestro primer Borbón aprovecharon la situación para entrar en Italia. Nunca se recibe mejor a un ejército que cuando viene a salvarte el culo.

España envió en 1716 al marino español don Baltasar de Guevara con una pequeña flota de 5 galeras y 6 navíos de la escuadra del Marqués don Esteban de Mari a fin de liberar Corfú de las manos del Turco. Guevara tenía órdenes de acudir en auxilio de Venecia, socorriendo a la isla de Corfú. Los turcos habían desembarcado allí a treinta mil hombres y tres mil caballos, bajo el mando del bajá Dianum Codgi, que ya había intentado un primer asalto a la ciudad aunque sin éxito.

La verdad es que había mucha tela que cortar y 5 galeras y 6 navíos no parecían suficientes para echar de la isla a tanto soldado turco. Sin embargo, don Baltasar resultó ser una caja de sorpresas. Consciente de la debilidad de su armada, Baltasar de Guevara, durante la travesía hasta la isla y con la ayuda de Venecia, se aplicó a la tarea de requisar cuantos barcos mercantes encontró en el trayecto. De tal forma que a su llegada a Corfú, la flotilla inicial de 5 galeras y 6 navíos había aumentado hasta conformar una armada ficticia de imponente apariencia.

Cuando el bajá turco se encontraba a punto de lanzar su segundo ataque a la ciudad, los vigías de la costa anunciaron la presencia de multitud de velas. La imponencia de esta fuerza presentada de improviso llevó al general otomano a abandonar la isla con su flota de 22 navíos, dejando atrás, en el campo de batalla, cincuenta y seis cañones, ocho morteros, los hospitales, las tiendas y las provisiones.

Baltasar de Guevara, al mando de 5 galeras, 6 navíos y mercantes de todo tipo, había puesto en fuga a una armada mucho más poderosa con un ingenioso ardid basado en la mera apariencia.

La acción traería a Alberoni la gratitud del Papa Clemente XI, que le otorgó el capelo cadenalicio, al tiempo que se reconciliaba con Felipe V y recomendaba a la iglesia española la ayuda económica al rey.

La acción de Corfú tuvo también el efecto propagandístico deseado en Italia. Alberoni había conseguido afianzar la presencia de la política exterior española en el área del Mediterráneo. Pero, claro, si haces mucho ruido se te quejan los vecinos e Inglaterra no tardaría en reactivar los juegos de alianzas primero con Holanda, luego con Francia y por último con Austria. No os engañéis, que no tardaron en darnos para el pelo. En 1718 una escuadra inglesa derrotaba a la española en el Cabo Passaro, Sicilia, y se nos torcían las cosas de nuevo. Pero eso, amigos, ya es otra historia.

El fin de la odisea: Nuestra Señora de las Mercedes vuelve a casa

Las ediciones digitales del ABC y de El País amanecían hoy con la noticia que pone fin definitivamente a la lucha entre el Estado Español y la empresa Odyssey por la propiedad de los restos arqueológicos del pecio Nuestra Señora de las Mercedes.

La fragata Nuestra Señora de las Mercedes se hunde tras explotar su santabárbara

Tras un largo proceso judicial, los tribunales estadounidenses han fallado en favor de España en la causa por la propiedad del material arqueológico que la empresa Odyssey Marine Exploration había extraído del lugar del hundimiento de la fragata española, Nuestra Señora de las Mercedes. La sentencia dictamina que el barco, hundido en 1804 frente a las costas del Algarve, en Portugal, era y es propiedad del Estado Español como “navío de pabellón” y “tumba de guerra”, dos figuras legales que aseguran a España la total jurisdicción y propiedad sobre el sitio del hundimiento, independientemente de las aguas en las que se encuentre.

En Aquí Fue Troya queremos dedicar este artículo a este lío. Aunque quiero avisar que este artículo está basado en los artículos de la prensa nacional. A lo largo de esta página habrá unos cuantos enlaces a distintos artículos de El País en su edición digital. No quiere decir que la noticia no haya sido cubierta por otros medios (como El Mundo, el ABC, etc.) pero ya es bastante embrollo ordenar unas cuantas noticias de un solo medio como para enlazar a más de un periódico. Espero que sepan perdonarme.

Breve historia de un hundimiento

Antes de meternos en el meollo, deberíamos hablar un poco del barco. Al principio de esta historia, la compañía Odyssey Marine Exploration se guardó muy mucho de compartir con la prensa y el gobierno español sus sospechas sobre la procedencia y nombre del pecio que habían encontrado. Por aquel entonces (2007), Odyssey decidió darle al hundimiento el nombre de Black Swan (“Cisne Negro”) y quedarse tan panchos.

Sin embargo, el barquito cuyos restos habían extraído con tanta diligencia pertenecían a la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, que se hundió el 5 de octubre de 1804.

La Mercedes formaba parte de un convoy compuesto por ésta, las fragata Clara, Medea y Fama, así como otras tres embarcaciones comerciales a las que protegían: El Castor, La Joaquina, El Astigarraga y Las Dos Amigas. La flotilla había salido de Montevideo el 9 de agosto de ese mismo año rumbo a puertos peninsulares. A bordo de las embarcaciones iban nuevos caudales americanos (sobre todo plata) fruto de las explotaciones mineras y la recaudación de la Corona, así como patrimonio de origen privado que se encomendaba a la protección de la armada por comerciantes y propietarios locales que repatriaban dineros rumbo a sus casas en la península o destinados a iniciar intercambios comerciales.

Los mares de entonces no eran especialmente seguros. A las acciones de  la piratería había que sumar la candente situación internacional. Ya saben,  los franceses habían revolucionado la política internacional con esa manía suya de “libertad, igualdad y fraternidad”, y Napoleón Buenaspartes estaba dando bien por el saco a los ingleses. Así que, aunque España en ese momento aún era una nación neutral, cuando la flota avistó velas en el horizonte aquel día de octubre de 1804, el comandante dio la orden de zafarrancho, que más valía prevenir que curar.

Sin embargo, el 5 de octubre de 1804 no sirvió de nada prevenir. Las velas en el horizonte eran las de una flota inglesa que, con ganas de gresca y presas jugosas (en tiempos de guerra hace falta dinero, ya saben), se liaron a cañonazos con la flota española hasta hacerlas rendir la bandera y poner rumbo a la Gran Bretaña, God save the King. Pero para aquel entonces, La Mercedes ya no estaba en situación de poner las velas mirando a ninguna parte. En medio del combate, pocos minutos después de comenzar, un disparo certero había hecho blanco en la santabárbara de la fragata. Este depósito de pólvora y munición hizo estallar por los aires el buque y se fue a pique con su cargamento y las 249 personas a bordo (el relato de uno de los supervivientes se publica hoy en El País).

El ataque a la flota española y su captura provocaron que el 14 de diciembre de 1804, España declarara la guerra a Inglaterra y todo se fue yendo poco a poco al traste. Pero ésa es otra historia.

Comienza el litigio

Después de poneros en antecedentes, estaréis deseando llegar al lío, ¿verdad? Esta que leéis no es la primera entrada que se publica en Aquí Fue Troya a raíz del caso Odyssey. Aquella vez, yo mismo me limitaba a dar un par de pinceladas a raíz de las últimas noticias. Ahora que parece que todo llega a su fin, es hora, quizá,  de detenernos un poco más.

El 18 de mayo de 2007, la empresa Odyssey Marine Exploration (Odyssey para los amigos y los que no lo son tanto) anunciaba el descubrimiento de un pecio de época moderna en algún punto indeterminado del Atlántico. Le dieron el nombre de Cisne Negro y se callaron como muertos sobre sus sospechas sobre la verdadera identidad del barquichuelo hasta que un juez en Florida les dijo que ya valía de rodeos.

El caso es que nuestras autoridades pusieron el grito en el cielo, se rasgaron las vestiduras e incluso detuvieron el barco de la empresa en puerto. Pero las monedas que Odyssey había sacado del barco terminaron rumbo a EE.UU. en un bonito avión fletado a tal efecto y el barco de la empresa terminó por dejar aguas españolas. Y aquí empezaba el proceso litigante.

El Estado Español denunció a la empresa Odyssey en lo que ellos consideraban un intento de expoliar nuestro patrimonio histórico. El juicio se iniciaba en Tampa Bay, Florida, bajo la instrucción del juez Mark Pizzo.

Con el proceso abierto, otros vinieron a sumarse a la empresa Odyssey en su afán por aprovechar el filón. El Gobierno de Perú decidió que “la historia no es agua pasada” y reclamó el 1 de agosto los reales de a 8 del cargamento. Perú alegaba que, puesto que habían sido acuñados en Lima en tiempos de Carlos IV, le pertenecían, aunque en ese momento Perú como nación no existiera. Además, Odyssey propuso que los descendientes de aquellos mercaderes que habían depositado su dinero en el barco, pudieran reclamar la parte proporcional. Odyssey no era un buen samaritano. En el caso de que la empresa lograra un veredicto favorable y los descendientes reclamaran con éxito las monedas, eso reduciría el impacto negativo que una venta de esa magnitud tendría en el valor de las monedas en el mercado de antigüedades.

No hay que ser cenizo

A pesar de las pocas esperanzas que la profesión tenía en un resultado favorable a España, debido a los diferentes acuerdos internacionales ratificados por los EE.UU, durante todo el proceso judicial hemos asistido a episodios que permitían albergar mejores expectativas. Expectativas que se han visto confirmadas el pasado día 30.

¿Por qué éramos tan negativos al principio? Pues porque entre España y EE.UU. existen dos diferencias fundamentales a nivel jurídico: la tradición y el tratado internacional de la Convención Unesco para la protección del patrimonio cultural subacuático.

En contra de lo que mucha gente piensa, el pecio de La Mercedes se encontraba hundido en aguas internacionales. Eso, hasta la Convención Unesco, dejaba el barco a merced de cualquiera que lo encontrara. Las aguas internacionales son de dominio internacional, un territorio de jauja donde se pueden hacer peleas de monos con cuchillos.

Escudada en esa ley, Odyssey dio comienzo al expolio y el gobierno español tuvo que acudir a juicio en EE.UU., bajo cuyo pabellón se encontraba la empresa Odyssey.

El juicio en EE.UU. planteaba dos grandes problemas: una tradición jurídica en la que, como en Inglaterra, está muy asentado el derecho de búsqueda y rescate (el que lo encuentra se lo queda y si quieres recuperarlo, tienes que pagarle una parte de su valor); y el hecho de que EE.UU. no ha firmado la Convención Unesco.

De tal forma que el Estado Español tenía que convencer a la justicia americana de que La Mercedes era un barco militar, protegido por leyes internacionales que sí han sido firmadas por EE.UU., anulando así los posibles derechos de búsqueda y rescate de la empresa Odyssey.

Y por su parte Odyssey alegaba que La Mercedes estaba, en el momento del hundimiento, llevando a cabo tareas civiles y que por tanto no estaba protegida por la legislación internacional para barcos de pabellón y tumbas de guerra. Más aún, Odyssey alegaba que el Estado Español había perdido sus derechos sobre La Mercedes al considerar que habían “abandonado” el barco. Esto es, que tras su hundimiento se había “dado por perdida” y se había renunciado a la fragata.

La luz al final del túnel

A pesar de que parecía complicado que los jueces estadounidenses dieran la razón a España, lo cierto es que, como he mencionado, durante todo el proceso se asistió a acontecimientos que permitían albergar esperanzas (aunque en los foros de la profesión era muy común escuchar aquella expresión de prudencia de “no empecemos a chuparnos las pollas todavía”).

En Tampa Bay, el juez Mark Pizzo, el 04 de junio del 2009, tras dos años de comerse las uñas, recomendaba que la carga extraída de La Mercedes fuera devuelta a España. Odyssey, como era de esperar, no estaba de acuerdo con la decisión del juez y recalcaba el supuesto aspecto civil del trabajo de La Mercedes y los posibles derechos de los descendientes de aquellos amables comerciantes criollos.

A la espera de que la justicia se volviera a pronunciar, recibimos otra noticia esperanzadora: el Gobierno Federal se pronunciaba en favor de los intereses españoles en octubre de ese mismo año. Evidentemente, gracias a la separación de poderes este hecho no tenía por qué tener repercusiones en la decisión judicial, pero era de agradecer. Además ponía de manifiesto dos cosas: la primera, que la diplomacia española daba sus frutos; y la segunda, que EE.UU. estaba dispuesto a cumplir aquella promesa informal de respetar la Convención Unesco aun sin haberla firmado. O quizá fuera sólo que tenían muy claro que era un barco militar y que “las tumbas de guerra no se han de menear”.

Unos meses después, el 23 de diciembre, como si de un regalo de Navidad se tratara, otro juez, Steven D. Merryday, de la corte de apelaciones de Tampa, ratificaba la sentencia de Mark Pizzo. Otro golpe para Odyssey que, pese a todo, no daba su brazo a torcer y el 21 de enero de 2010, recurría de nuevo la sentencia aunque esta vez en el Undécimo Tribunal de Apelaciones de EE.UU. en  Atlanta (Georgia), el siguiente nivel en la escala judicial.

Les volvieron a decir que no. El 21 de octubre del 2011, el Undécimo Tribunal recogía, esta vez, un tratado firmado entre EE.UU. y España en 1902 que aseguraba los derechos españoles sobre el pecio y la carga. Pero Odyssey volvió a reafirmarse diciendo que solicitaría una audiencia ante el tribunal para volver a exponer sus argumentos con la esperanza de hacerle cambiar de opinión. “Victoria por desgaste”, lo llaman algunos.

Y los jueces volvieron a decirles que no. El 30 de noviembre del 2011, el Undécimo Tribunal de Apelaciones de Atlanta, tras haber escuchado a Odyssey en audiencia previa y meditar sus reiterativas afirmaciones, desestimaba nuevamente su recurso. “Oiga, que no, que ya le hemos dicho que devuelva el cargamento”.

Parece que ya está, ¿no? Bueno, no exactamente: aun queda una posibilidad. Aunque la noticia da por bueno que está todo el pescado vendido y los expertos consideran que esto está hecho, Odyssey ha recurrido ante el Tribunal Supremo. Sin embargo, los abogados coinciden en que éste no suele aceptar a recurso casos en los que varios tribunales han emitido fallos en la misma dirección. Así que sí, quizá podamos ir “vendiendo” ya la piel del oso.

ULTIMA HORA: Que sí, que era evidente, pero deberíais saber que Odyssey ha gastado el último cartucho.

ACTUALIZACIÓN (09/02/2012): El tribunal Supremo rechaza el recurso de urgencia. Tampa ejecutará la sentencia de forma normal. Odyssey aun puede recurrir al Supremo pero mientras Tampa seguirá el proceso para cerrar el caso.

¿Y ahora qué?

Bueno, lo obvio es que la carga de plata y oro que la empresa Odyssey extrajo del pecio de La Mercedes, será repatriada a España. ¿Pero qué se hará con ella?

He mencionado un par de veces la Convención Unesco para la protección del patrimonio cultural subacuático. Esta Convención, firmada e impulsada en gran medida por España, tiene un valor legal que coloca sus disposiciones justo por debajo de nuestra Constitución y es de obligado cumplimiento. La Convención establece que se considere “Patrimonio Cultural Subacuático”, todo resto producido por el hombre que haya permanecido total o parcialmente sumergido de forma continua o discontinua durante al menos 100 años.

El Patrimonio Cultural Subacuático está sujeto a protección. Entre otras cosas, está prohibida su venta. Por tanto, la carga de La Mercedes, desengáñense si lo pensaban, no puede venderse para sacarnos de la crisis. Los restos acabarán en museos nacionales (el Arqueológico Nacional y el ARQUA, entre otros) para ser fruto de estudios científicos. He leído por ahí que deberían guardarse en el Archivo General de Indias en Sevilla. A esos ansiosos Sevillanos, les diré que no. Que el Archivo de Indias no es un museo. Que se lo pregunten a sus archiveros y ya verás como están de acuerdo conmigo.

¿Entonces por qué hemos gastado tanto tiempo y dinero en esto? Pues porque el cargamento de La Mercedes puede ser utilizado para ampliar nuestro conocimiento de la historia de nuestro país. Por enumerar alguna posibilidad: conocer la producción de las minas de Lima en función de las fechas de acuñación; el nivel de fraude en el manifiesto de estas flotas; analíticas estadísticas sobre la pureza de la plata; etc.

Un daño irreparable

Sin embargo, para mí y seguro que para otros muchos arqueólogos subacuáticos, esta será una victoria amarga. Las acciones de Odyssey nos han impedido para siempre obtener valiosa información que, si no fuera por su afán por el beneficio, habría podido ser recabada en el transcurso de una excavación arqueológica.

Algunos opinarán que de no ser por Odyssey no se habría localizado el barco. Pero el precio que se ha pagado es demasiado alto: recuperar el cargamento de monedas tiene muy poco valor científico en comparación con el potencial de una excavación científica.

De una excavación subacuática se puede obtener muchísima información. Un barco hundido puede darnos mucha información si sabemos hacerle las preguntas apropiadas: los restos de madera hablan de las técnicas constructivas y de las reparaciones llevadas a cabo durante la vida del barco; la toma de medidas pormenorizadas nos permite reconstruir el barco sobre el papel y estudiar su forma (ya que se cuentan con pocos planos de época); la distribución de la carga también nos habla de técnicas y formas de proceder; restos tales como cueros, botones, y vajillas nos cuentan cosas de la vida a bordo que no pueden encontrarse en las grandes crónicas de guerra…

Pero a empresas como Odyssey, cuyo beneficio está enfocado a recuperar piezas de valor económico para los mercados de antigüedades, no prestan atención a estos detalles y la información queda rápidamente destruida ante técnicas invasivas que sólo buscan la extracción con el mínimo coste de tiempo y materiales.

[ULTIMA HORA: 21 de Febrero 2011, Las autoridades españolas se preparan para retornar los restos arqueológicos de La Mercedes a finales de semana.

El naufragio del Batavia

Corría el año 1629 cuando el Batavia, uno de los grandes barcos de la holandesa Compañía de las Indias Orientales, chocó mortalmente con los arrecifes de las islas Abrolhos frente a la costa oriental de Australia. Mientras el sobrecargo, el patrón y algunos hombres leales intentaban alcanzar las costas de Java para reclamar la ayuda de la Compañía, los supervivientes restantes quedarían a merced de la perversa voluntad del ayudante de sobrecargo, Jeronimus Cornelisz.

La Compañía de las Indias Orientales era una compañía por acciones creada en  1602 por los Estados Generales de Holanda que centralizaba bajo un monopolio el comercio de esta nación con las Indias. Durante dos siglos, la Compañía experimentó un crecimiento e importancia enormes tanto económica como políticamente. Tal era su poder que llegó a adquirir poderes cuasi gubernamentales  como declaraciones de guerra, prisión y ejecución de convictos, negociación de tratados, acuñación de moneda y establecimiento de colonias.

El viaje de la doncella

El Batavia fue construido por encargo de la Compañía en 1628 en los alrededores de Amsterdam. Su primer viaje, lo que los marineros llaman “Viaje de Doncella”, se inició a finales de octubre de ese año. Bajo el mando del sobrecargo Francisco Pelsaert y el patrón Ariaen Jacobsz, el Batavia iniciaba su larga ruta de 8 meses hasta Java, donde cargaría sus bodegas con especias y otras mercancías de valor. En sus cubiertas se hacinaban casi trescientas personas, casi 200 marineros a los que había que sumar un puñado de pasajeros distinguidos (un predicador calvinista, una joven que iba al encuentro de su esposo y otros personajes), un grupo de mercenarios alemanes contratados por la Compañía para proteger sus intereses en Java, y unas quince mujeres, algunas con niños de pecho, que habían sido subidas a bordo como polizones  y que engrosarían las listas de pasajeros con dos bebés nacidos a bordo.

El sobrecargo contaba con un ayudante, un ex boticario llamado Jeronimus Cornelisz, que se había enrolado con la intención de, se sabría más tarde, huir de la justicia holandesa por su relación con un herético pintor llamado Torrentius.

La noche del 3 al 4 de Junio de 1629, el largo viaje del Batavia llegó prematuramente a su fin. Debido a los problemas de la época para determinar la posición en el mar (determinar la longitud no fue posible hasta el siglo XVIII), el barco se empotró contra el arrecife de las islas Abrolhos frente a la costa oriental de Australia, un conjunto de 122 islas (islotes apenas) muy lejos de la ruta que pretendían seguir.

Las primeras horas de naufragio fueron un caos. Aunque el barco no se había hundido, gran parte de la tripulación se sumergió en una espiral de excesos fruto de la desesperación. Se asaltaron las reservas de alcohol y se disfrazaron con la ropa elegante de sus pasajeros. Sin embargo al despuntar el día, la situación pareció inspirar al menos un mínimo de esperanza. Llegar a los islotes de Abrolhos era tarea fácil con las dos embarcaciones auxiliares con las que contaba el Batavia y a ello se entregaron el Patrón y el Sobrecargo, desembarcando a las algo más de 180 personas supervivientes. Aunque 70 personas se resistirían a abandonar el barco y varias de ellas morirían cuando finalmente este se hundiera al cabo de unos días.

La situación, sin embargo no dejaba de ser desesperada. Un examen rápido y superficial del “archipiélago” les llevó a creer que las islas no contaban con agua potable de tal forma que Pelsaert y Jacobsz decidieron tomar a los marineros más experimentados y las dos embarcaciones (que a duras penas habrían podido transportar a 50 personas) y emprender una dura travesía hasta Java en busca de ayuda. Cuando quisieron darse cuenta, el grueso de los supervivientes veían cómo este grupo se marchaba sin ellos 4 días después del naufragio.

La hora más cruel

Tras la marcha de los dos jefes de la embarcación tan sólo quedaba en la isla un miembro de la Compañía, el ayudante del sobrecargo, Jeronimus Cornelisz. Los supervivientes que habían quedado atrás, pronto tomaron al ex boticario como la única figura de autoridad ofreciéndole el puesto de presidente del consejo formado para dirigir a la improvisada comunidad.

A medida que pasaba el tiempo, se iba desvelando la personalidad cruel de Jeronimus Cornelisz. Junto con una veintena de hombres a los que había ido ganando para su causa, se hizo con el control de la comunidad. Para ello, no dudó en repartir a los supervivientes por varios islotes con la excusa de mejorar sus condiciones de vida, limitar el acceso a los botes y balsas construídos improvisadamente por los carpinteros que aun había entre los náufragos, guardar para sí y los suyos las escasas armas de fuego rescatadas del pecio y controlar los suministros con los que contaban.

En realidad, Cornelisz fraguaba en su mente una idea: crear un grupo que tomara el control de un hipotético barco de rescate. Y para llevar a cabo esta idea, el número de supervivientes debía reducirse, asegurando así, que los que quedaran le fueran fieles. Para ello, trabajo con denuedo: montó farsas de juicios sumarios y ejecuciones bajo acusaciones de robo de los suministros, y separó a grupos enteros con la intención de que murieran de hambre y de sed.

A medida que se sentía más seguro de su poder, disminuía su recato. Los hombres de Cornelisz comenzaron a llevar a cabo asesinatos de forma descarada. Las mujeres supervivientes eran violadas y obligadas a ejercer de concubinas. Los débiles y los heridos fueron ejecutados. El resto de supervivientes, atemorizados, se convirtieron en marionetas cómplices y la cuadrilla de Cornelisz los obligaba a cometer asesinatos so pena de ser víctimas ellos de su violencia. Como ejemplo, el predicador que mencionabamos antes, servía la mesa de Cornelisz a pesar de que éste había matado a sus hijos y su subalterno amancebaba a su hija.

Algunos hombres buenos

El terror se había instalado en la isla en la que la mayoría de los supervivientes aun estaba refugiados. Pero uno de los grupos separados por los hombres de Cornelisz se transformó en un faro de esperanza.

Un grupo de soldados y marineros, liderados por un soldado raso llamado Wiebbe Hayes, que había sido abandonado por el ex boticario en la llamada Isla Alta, había descubierto en lo que parecía ser una isla hostil, una profusión de pozos de agua. Además, la isla contaba con un gran número de canguros de una especie dócil y cuya carne les aportó una cantidad indispensable de nutrientes.

El grupo de Hayes se convirtió, amen de su situación privilegiada, en un foco de atracción para el resto de personas que se encontraban bajo el yugo de Cornelisz. Y aunque los hombres de Cornelizs intentaron tomar al asalto la isla con las pocas armas de fuego que les contaban, la buena dirección de Hayes, pese a no contar más que con primitivas armas improvisadas, les permitió rechazar sus ataques. No sé dejarlo claro de otra manera: Este tipo era un héroe.

El 17 de septiembre de 1629, tras haber sido capturado ya Cornelisz en uno de esos ataques, los sádicos de la isla principal intentaron un nuevo ataque. Esta vez, bajo una nueva dirección, el ataque se llevó a cabo de forma más sistemática y parecía que podría haber tenido éxito. Tan sólo la llegada de un barco de rescate puso fin al terror que se había instalado en Albrohos.

El final de la pesadilla

Mientras la gente de las islas Albrohos sufrían el yugo del ex boticario Cornelisz, los hombres del sobrecargo Francisco Pelsaert y el patrón Ariaen Jacobsz alcanzaron la costa de Java tras un mes de penosa navegación en el que, pese a haber padecido hambre y sed, todos sobrevivieron.

Pelsaert hizo el viaje de vuelta rumbo al naufragio del Batavia en el balandro Sardam aunque, una vez más, las dificultades de la época para situar la posición de un barco en el mar, complicó el viaje. El Sardam tardó 20 días en llegar a las Albrohos y otro mes en localizar las islas en las que habían encallado.

Al llegar a las islas, Pelsaert y los hombres que traía con él ajusticiaron a Cornelisz (al que le cortaron las manos y ahorcaron) y a algunos de sus hombres más exaltados (a los que sólo ahorcaron) tras someterlos al procedimiento habitual de pesquisas de la justicia holandesa: el tormento en la rueda; después encadenó al resto, rescató a los supervivientes y trabajó con esfuerzo para recuperar la preciada carga del Batavia.

El 15 de noviembre de 1629, el Sardam puso finalmente rumbo a Java con 70 supervivientes entre los que se contaban 16 de los criminales del grupo de Cornelisz. La noticia de los horrores del Batavia tuvieron una gran repercusión en Europa y la historia se publicó en un panfleto con el título de “El infortunado viaje del velero Batavia (Ongeluckige voyagie van ‘t schip Batavia) en 1647.

¿Deseas saber más?

Leys, Simon: Los náufragos del Batavia. Anatomía de una masacre. Editorial Acantilado, Barcelona, 2011.

Dash, Mike: La tragedia del Batavia. Lumen, Barcelona, 2003.