130610-queribus-03

Quéribus y los “castillos cátaros”

Estuve hablando con unos amigos sobre ir de viaje. Ir de viaje, así a granel. Es lo que tiene el otoño: estoy todo el verano currando como una desgraciada y en otoño necesito salir, como los perretes; me paso el otoño entero arañando la puerta y pensando en qué haré de aquí a fin de año y en ahorrar para no parar de ir a sitios el año siguiente. El otoño también lo que tiene es que me recuerda a mi abuelo y cuando íbamos a buscar setas; porque me pasé la infancia paseando con él por el campo, buscando setas, espárragos, caracoles, recogiendo moras y aprendiéndome todos los nombres de las plantas y los pajaricos. Y, claro, también necesito salir al monte. Aquí no hay monte. Es algo que me desquicia.

En fin, que divago.

Ir de viaje, decía. Hablábamos de ir de viaje. Por dar ideas cercanas, se me ocurrió Occitania. Como de ese grupete hay alguien que está bastante triste últimamente, le dedico la entrada con todo el cariño del mundo. Porque no puedo ver a alguien triste, esto es así.

languedoc-roussillon-midi-pyrenees_et_provinces-svg
Mapita de Occitania. En colorines, las provincias vigentes hasta 1790. Amarillo para el Languedoc y verde para el Rosellón. (Wikipedia)

En fin, hace muchos, muchos años… Caí rodando por Francia. Os puedo decir, así, calculando a ojo, que los días que pasé por allí creo que todavía son los más felices que recuerdo. Siempre con la perspectiva que da la distancia, claro. El caso es que anduve por los Pirineos Orientales, en una zona que, hasta finales del XVIII, había sido Languedoc y que quedaba más cerca de Aude que de la capital de su propio departamento: Perpiñán, el centro del mundo. Los días libres los entreteníamos por allí, hasta que uno se nos ocurrió organizarnos para salir de nuestro valle —éramos gente muy industriosa, nos organizábamos para eso y para ir a buscar vino al pueblo con garrafas.

vignoble_des_gorges_des_gouleyrous_a_lentree_du_site_prehistorique_de_tautavel
Ésta era mi vida. Y bien feliz. (Wikipedia)

Así que, empapados en vino el espíritu de la región, nos decidimos por los castillos cátaros —spoiler: todos éramos historiadores. Consultamos un mapa de carreteras —que todavía tengo en casa— y escogimos Quéribus, por ser el más cercano. El póster de Quéribus que me traje enrolladito con primor en la mochila presidió luego mi dormitorio durante años.
A lo mejor Puilaurens, Peyrepertuse o Lastours os parecen más bonitos, pero Quéribus es la niña de mis ojos. No pasa nada, porque compré postales de todos. Ahí fue donde empezó mi colección de postales, por cierto.

800px-queribus_-_cote_est
Quéribus. (Wikipedia)

Sobre los cátaros y el catarismo aprovecho para rescataros la entrada sobre Muret que escribió Fer, nuestro medievalista de cabecera, que toca el tema, para los que no estéis al tanto de a qué se dedicaban, qué pasó con ellos o por qué cuando me enfado mucho sonrío con candidez y propongo “hacer un Béziers”. (1)

chateau_de_queribus034
“Asómate a la ventana, / cara de sardina frita, / que eres capaz de asustar / a las ánimas benditas.” Quéribus. (Wikipedia)

En realidad, (2) las plazas fuertes cátaras eran núcleos urbanos fortificados que se denominaban castra (3) y que, en las zonas más llanas, solían asentarse en las colinas próximas a los pueblos de los que derivaban. Hacia los años 40 del siglo XIII, muchos de ellos fueron arrasados hasta los cimientos: Fanjeaux, Castelnaudary, Montauban, Lavaur, Avignonet, Moissac, Labécède… Y las fortificaciones que han pasado a la historia como “castillos cátaros” son los espectaculares castillos roqueros del “País Cátaro”:(4) Aguilar, Arques, Lastours, Peyrepertuse, Puilaurens, Puivert, Quéribus, Saissac, Termes y Villerouge-Termenès.
Algunos más espectaculares que otros, también es verdad.

chateau_de_peyrepertuse_vu_de_san_jordi
Peyrepertuse. (Wikipedia)

A Aguilar, Peyrepertuse, Puilaurens, Quéribus y Termes se los llamó los “cinco hijos de Carcasona” (5) a partir de la firma del tratado de Corbeil (1258). Como os comentaba antes, la forma habitual de las plazas fuertes cátaras era la de castra, (6) que al ser tomadas eran ofrecidas al comandante cruzado o al rey —antes de que me peguéis, estoy concordando la frase con “plazas fuertes”.

img_20160907_193932
Cruzados haciendo un descansito de matar.

Los señores que las habían poseído, o los que eran sospechosos de haber colaborado o protegido a los albigenses, se convertían entonces en faidits. (7) Tenemos noticia, al menos, de dos faidits de Quéribus: Berenguer y Pere de Cucunhan, además del señor del castillo: Chabèrt de Barbairan. (8)

castles_of_lastours122
El castillo de Lastours ofrece exactamente lo que promete en su nombre: cuatro torres sobre cuatro riscos como cuatro soles. (Wikipedia)

En el caso de los “cinco hijos de Carcasona”, estos picos fueron refugio de cátaros por su evidente inaccesibilidad (9) y después pasaron a convertirse en fortalezas reales que albergaron una pequeña guarnición para defender la frontera con el reino de Aragón.

473717951_e69f12a25e_z
Mi perra comentando el tema in situ con el “sexto hijo de Carcasona”, que resultó ser una fotocopia a tamaño reducido de sí misma. Carcassonne, 23/04/2007.

En cualquier caso, castra, castillos, pueblitos con encanto y, sobre todo, las increíbles vistas desde lo más alto de las torres, merecen que les dediquéis unos días. Y si sentís la necesidad de echaros al monte, como yo, podéis acercaros a Berga y echar a andar por el camí dels bons homes, hasta Montsegur.

Para que os vayáis ambientando, os dejo por aquí un (triple) disco que le regalé a Fer por su cumpleaños:

Con su recitación del Paire Sant.

Dona nos a conoysher so que tu conoyshes et amar so que tu amas.

Y para que la cosa no se quede así de meapilas, (?) os dejo también Razos es qu’ieu m’esbaudei, un sirventés de Pèire Cardenal (10) en el que explica (11) las razones de su alegría por la muerte de Balduino de Tolosa, el hermano de Raimundo VI de Tolosa, (12) que fue sacado a la fuerza de su castillo y ahorcado (13) acusado de traición (14) el 17 de febrero de 1214, un año después de Muret.

Razones tengo para regocijarme
y para estar feliz y contento,
recitar canciones y versos
y componer mi sirventés,
porque la lealtad ha vencido
a la falsedad.
He oído, y no es poco,
que el peor de los traidores ha perdido
su poder y su virtud.

Dios hace, hará e hizo
—así como es Dios verdadero—
derecho a caballeros y villanos
y merced, según Su ley.
Pues el día de paga todos van,
el engañado y el embustero
y, así como Abel y su hermano,
el traidor será destruido
y el traicionado, bien recibido.

A Dios ruego para que confunda a los traidores,
los haga caer y los rebaje
—como hizo con los Algais—,
porque son mala compañía.
Y esto es bien sabido:
peor es el traidor que el ladrón
y así como podemos hacer
de un converso un monje tonsurado,
hacemos de un traidor un ahorcado. (15)

Entre los lobos y las ovejas veo
que las ovejas son más
y por cada azor que nace
hay mil perdices, por la fe que os debo.
Y es bien sabido
que el hombre asesino y ladrón
no place tanto a Dios Padre,
ni ama tanto a su fruto
como al del pueblo menudo.

De sobra puede tener armaduras,
caballos grises y bayos
el hombre rico, basta con que reniegue de Dios.
Pues ha perdido la razón
aquel a quien le parece
que tomando lo del prójimo
va a conseguir su salvación.
Le dé Dios, ya que él tomó.

Porque Dios tiene su arco tensado
y dispara allí donde debe disparar
y golpea donde debe golpear:
a cada uno lo que merece,
según su vicio o su virtud. (16)

Creo que no pasa un día, tampoco, sin que eche de menos pasearme por las viñas y treparme a lo alto del castillo de Quéribus. Va a ser cosa de ir volviendo.

france-panorama-chateau_de_queribus-2005-08-05
Panorámica desde el castillo de Quéribus. (Wikipedia)

_______________________________________

(1) La persecución fue más allá de Béziers (1209), más allá de Muret (1213) y más allá de Montsegur (1243-1244): “[…] how woeful the cosmos really was for a good man in 1244. “When God saw His kingdom impoverished through the fall of the evil ones” […] “He asked those standing around, ‘Do any of you wish to be my son, and me to be his father?’ And as nobody answered, Christ who was God’s bayle [“oficial”, encargados de continuar con la persecución de los albigenses pueblo a pueblo] said, ‘I want to be your son, and I shall go wherever you send me.’ And then God sent Christ as his son into the world to preach God’s name,” and that was how He came into the world.” In this astonishingly poignant story about Christ as a bayle, there was neither hope nor salvation, merely the mournful acknowledgment that to be a good man was to exist in a world in which even He wanted to see you suffer and burn.” Pegg, Mark Anthony (2009). A Most Holy War: The Albigensian Crusade and the Battle for Christendom. Oxford: Oxford University Press, p. 187.

(2) Ya vino la historiadora a romper la magia y tocar los cojones.

(3) Es el plural de castrum, para los que no os manejéis con el latín.

(4) Esto es la marca turística de la región: Aude, Pays Cathare.

(5) Las estoy pasando moradas para mantener una lógica en el uso de los topónimos y no decir Carcassonne.

(6) Como, por ejemplo, el castrum de Fanjeaux, que sigue siendo un pueblecito con mucho encanto.

(7) Faydit o faidit: exiliado. Señores o caballeros que habían sido acusados directamente de herejía, de colaborar y/o proteger a los cátaros o, simplemente, de haberse negado a someterse a los cruzados que luchaban contra ellos. Sus propiedades eran confiscadas y ellos forzados a marchar al exilio. Algunos de ellos efectivamente se exiliaron, muchos de ellos formaron parte de la resistencia activa contra los cruzados. El faidismo no era necesariamente vitalicio.

(8) Qué voy a estar obsesionada yo ni nada.

(9) Algunos de ellos primero en forma de castra.

(10) A Pèire Cardenal (c. 1180 – c. 1278) lo tenéis que querer tanto como lo quiero yo. Dice de él la Wikipedia: “Su obra es rica y satírica. Es un trovador comprometido, moralista, rebelde, que denuncia las costumbres políticas y eclesiásticas de su tiempo.” Y dice él mismo en otro sirventés en el que habla de la cruzada contra los albigenses:
Non cre qu’a la mort
Negus plus en port
Aver ni arnei
Mas los faitz que fei.

(11) Una razó es una “explicación”.

(12) Raimundo es, posiblemente, el más famoso de los faidits.

(13) Dicen que en un nogal.

(14) Traicionó a su hermano, Raimundo, y a la causa albigense, y se pasó al bando de Simón de Montfort (dicen que atraído por la promesa de riquezas y tierras), con quien participó en la batalla de Muret; y diuen, diuen, diuen que aprovechó en su propio beneficio el caos que estaban sembrando los cruzados en el Languedoc.

(15) Si ésta no es la mejor frase de la literatura occidental, que baje Dios y lo vea.

(16) Al principio había puesto la versión original, porque no la encontraba en castellano en ninguna de las setenta mil antologías de poesía medieval que tengo en casa (puedo dejarlo cuando quiera, ¿vale?). Al final, la he traducido yo. He intentado respetar el sentido del texto en todo lo posible. Tenedme paciencia, porque ni soy traductora, ni lo pretendo, ha sido un apaño de emergencia y es la primera vez que le meto mano a Pèire Cardenal.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “Quéribus y los “castillos cátaros””

  1. Eres muy grande, y lo mejor, o no, no sé, sigues aprendiendo, y como además haces lo que te gusta, lo vives, y eso, se nota, porque engancha, y hace que se entienda, preciosa la foto de Panda, je en savais, qu’ elle parlais fran¢aise !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>