hiphop

La Historia del Hip Hop (III): Graffiti en España.

hiphop

Para comenzar tenemos que explicar qué es y qué no es graffiti. Tenemos que dejar claro esta concepción porque podemos tener una mala imagen de lo que puede ser y de lo que no, debido a los medios o a las concepciones generales que se suelen tener. En los años sesenta y su apogeo en mayo de 1968, aparecen pintadas reivindicativas con mensajes en cada calle de París, estas pintadas, se extienden por Francia primero y más tarde por el resto de Europa. Esto no es graffiti, son pintadas. La palabra graffiti, al menos dentro del mundo del hip hop tiene varias acepciones y varias reglas no escritas que detallaremos más adelante. Tampoco es graffiti un mural, es decir, el mural es una pintura realizada con pincel o, en algunos casos –pocos- incluso se realiza con espray, pero es legal, es decir, no es una “pintura clandestina”. El graffiti, en sí, tiene la necesidad de ser de una influencia artística, por esta razón no puede contener un mensaje o algún tipo de contenido.

Para dar mayores detalles hablaremos del tag, ¿Qué es el tag? Un tag es una de las primeras cosas que diferencia un graffiti de cualquier otro tipo de pintada. El tag es la firma del autor, casi nunca es el nombre de pila, es un apodo inventado por uno mismo a partir del cual va a utilizar siempre que quiera realizar una firma o un graffiti. El tag sirve para darse publicidad a uno mismo, normalmente sólo los que están dentro del mundo del hip hop conocen quiénes son los representantes de los tags o las firmas. Al grafitero se le llama escritor, porque en Estados Unidos eran los writters, que llenaban las ciudades de manera que decoraba la cuidad con este nuevo arte callejero.
Como acabamos de adelantar una de las primeras acepciones del graffiti es que tiene que ser una pintura realizada clandestinamente. Normalmente de noche, en el lugar más difícil de realizar y si es en movimiento, mejor, también que se necesite un tiempo límite para realizarlo, como un tren de metro. Da mayor prestigio mientras más arriesgada sea la firma. Por esta razón el tag es anónimo, es decir, no delata a quien haya cometido este delito (las multas pueden ir desde 200€ a 5.000€, según el tipo de fachada que haya dañado). Todo el que esté metido en el mudillo del hip hop será capaz de reconocer quién ha realizado la firma o el graffiti. Este estilo de pintadas, que más tarde no tardaría en reconocerse como graffiti, comienza a realizarse en Nueva York y Filadelfia. Donde pronto comenzará a reconocer la calidad artística de cada uno de los escritores y quedará en un primer plano en materia artística. Esta modalidad comenzó a llamarse getting up y consistía en pintar las paradas y trenes de metro, de ahí otro término muy de la cultura hip hop como es underground.Llegados a este punto nos encontramos con la tesitura sobre si el graffiti es vandalismo o arte urbano, es un debate de plena actualidad donde muchos piensan que la calidad de la obra es donde está el arte y otros piensan que, sin importar la calidad, el riesgo que se ha tenido que corre por donde se ha colocado la firma, es donde radica la verdadera esencia del graffiti. Ambos debates tienen sus pros y sus contras y sin meterme mucho en ellos, según la justicia ordinaria y como veremos a continuación, la sociedad, suele primar mas la calidad al riesgo.

Dejando a un lado este pequeño debate, vamos a comentar los tipos de pintadas grafiteras que existen:
a) Por un lado está el tag escrito con rotulador. El tag es la firma de cada uno, que marca su estilo personal, pero se puede realizar de varios estilos, fundamentalmente con espray o rotulador.

Tags (1)

b) La pota o vómito, que es un graffiti hecho muy a prisa y con mucha falta de precisión debido al tiempo que está dedicado. Normalmente se hace para terminar algunos botes de espray que están casi acabados o porque entraña un riesgo elevado y hay que terminarlo lo más rápido posible.

Pota

c) Por último el graffiti, esto es ya con calidad, realizado primero sobre papel en la mayoría de los casos para luego pasarlos al muro o al lugar donde se va a realizar. Tiene un altísimo grado de calidad y se tiene que notar la dedicación empleada en realizarlo. Si es un dibujo realizado, éste puede ir firmado con el tag, con lo cual también lo convierte en graffiti y no en un simple mural.

Estilo Salvaje
Estilo Salvaje
Estilo Pompa (2)
Estilo Pompa

En el círculo grafitero hay una serie de reglas a seguir, de las cuáles no se pueden saltar o quedas al riesgo que te excluyan de la comunidad hip hop, igualmente suele pasar en el rap y, como hemos visto, en el break dance. La primera de estas reglas es el reconocimiento a la autoridad, el artista hace su trabajo de la mejor manera posible. Esto implica que nadie puede tomar el tag de otro, mucho menos si proviene de un vieja escuela, si más o menos son del mismo tiempo se puede discutir cuál es el verdadero propietario del tag, pero esta situación es muy difícil que ocurra y no se suele dar. La segunda de las reglas es la jerarquía que tienen que tener las pintadas, esto quiere decir que no se puede dañar con una pintada de categoría inferior ni ocultar una pintada con otra de la misma categoría. Las primeras pintadas en esta línea son tags realizados con rotulador, seguido de tags realizados con spray; tras éstas estarán las potas; sólo encima de las potas se podrá pintar un graffiti. Nadie puede pintar un graffiti encima de otro graffiti a no ser que el “dueño” de éste de permiso para poder pintar encima, aunque esta práctica no es común ya que el dueño del graffiti suele usar esa parcela de muro para poder demostrar sus adelantos e innovaciones. Otra de las reglas es el no copiar y estar al día. Tiene que demostrar que está al día de lo que ocurre y de las innovaciones acerca del graffiti, no puede quedarse atrás y ser capaz de adaptarse a los nuevos tiempos.
En España a principios de los años ochenta, concretamente entre 1980 y 1981 comenzará la historia del graffiti como tal. Pero es una etapa bastante confusa, es cierto que comienza a existir el graffiti, pero la verdad es que ninguno de estos escritores tiene mucho que ver con el hip hop: ni vestían como tales, ni escuchaban música rap, ni sentían la cultura hip hop como suya -el requisito para ser un b-boy-. En esta situación el primer grafitero en España es Juan Carlos Argüello “Muelle”, un joven de la movida madrileña que le gusta el tema del graffiti y la música punk -del que es miembro de un grupo tocando la batería-. “Muelle”, como es conocido, -prácticamente sólo su madre le llama Juan Carlos incluso su hermano le llamaba “muelle”- llena de pintadas todo Madrid y su periferia, donde residía. Fue el pionero del graffiti en España, junto con “Bleck” (“La Rata”), crearon un estilo nuevo que gustó mucho y, cuando hubo el boom del hip hop en 1991 se imitó bastante, el estilo flechero. Se creó escuela junto con otros que no tardarían en surgir como “Glub”, “Tifón”, “Remebe” o “Fer”. Realmente se tomó a “Muelle” como el pionero del graffiti, pudo ser “Bleck”, pero “Muelle” muere en 1995 con sólo 29 años y, ese reconocimiento tan generalizado llegó tras su muerte, aunque en vida tuvo bastantes oportunidades de triunfar como artista de museo, con el que contó con varias ofertas. Como suele pasar: muerte joven y vida eterna, “Muelle” tras su muerte dejó un legado que fue bastante publicitado y por eso, también se convirtió en el pionero del graffiti en España.

Muelle
Por último comentar un pequeño detalle de lo que pasó con el graffiti en Estados Unidos, donde el boom grafitero llegó a ser tal que el propio Andy Warhol se fijó en uno de los mejores escritores de Nueva York: Jean-Michel Basquiat, éste era un pobre vagabundo que se hizo millonario tras el reclamo de Warhol para que su obra estuviera en un museo. Tuvo muchas exposiciones y tras un gran auge a principios de los años ochenta, decayó de gran manera que, sólo un año después de la muerte de Warhol, muere sin saber muy bien qué hacer. Esta situación se puede ver bien en la película que lleva su nombre Basquiat.
En España a mediados de los años ochenta hay una pequeña bajada en el arte del graffiti. Descenso producido por la escasa atención que le prestaron los medios de comunicación en esos momentos. Es cierto que en 1984, Televisión Española retransmitió en reportaje Guerra de Estilos, pero tras éste pequeño boom, muy relacionado con la irrupción del Break Dance, no hubo ningún tipo de información acerca del movimiento que rodeaba al graffiti. No es hasta finales de los años ochenta cuando se presenta en la galería Yunguanzo de Madrid, grafitis realizados por “Faze” y “Rayo”, del grupo Acción Tóxica. Un nuevo boom en 1991, esta vez relacionado con el rap, surge para que el graffiti vuelva otra vez a primera línea. Ya en 1993 se deja de tomar la concepción de graffiti relacionado con el arte, para volver al vandalismo. Nuevamente, la moda es lo que manda y los medio, a partir de 1998 y 1999, nuevamente, el graffiti se expande como expresión artística y surgen varios grupos de graffiti en varias ciudades como Sevilla, Salamanca, Alicante o Barcelona, amén de la consolidación en Madrid. En estos momentos tenemos grandes artistas consolidados que van haciendo viajes de un lugar a otro de España, incluso Estados Unidos, para ir adaptándose a los nuevos tiempos y los nuevos estilos, como hizo “SLK” en Sevilla, hoy por hoy uno de los escritores mas consolidados del panorama actual.

Primer Graffiti de Sevilla
El primer graffiti realizado en Sevilla
Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>