Bodas aldobrandinas

Sexualidad e incesto en la antigua Roma

Os escribo esto un poco con las prisas antes de irme de vacaciones de Semana Santa, porque he visto que lo comentábamos en Twitter y llama la atención. Ya os digo que no sé si es por las implicaciones morales, por lo que tiene de sorprendente para la mayoría o por la follambre que trae aparejada, pero el caso es que ha despertado interés.

Todo ha empezado con este tweet de Tom Holland:


Para los que no estéis al tanto, que a lo mejor sois dos: admiro enormemente a Tom Holland; y entiendo el tweet como lo que es, un guiño irónico, porque pocas personas comprenden como él la antigüedad y el mundo romano.

Al hilo del tweet, estos días seguramente hayan programado peplum en la televisión hasta que lo aborrezcáis —aquí es probable que me equivoque, porque tengo sin sintonizar la TDT desde hace 6 meses; por favor, no me lo tengáis en cuenta— y veréis a Nerón haciendo de las suyas y escenas con metáforas que no eran suficientemente sutiles como para escapar de la censura.
A menudo, en parte debido a la cultura cinematográfica y al bagaje moral y cultural cristiano que todos nos llevamos encima, me preguntan: “pero esto en Roma era normal, ¿no? Porque a los romanos les iba la marcha cantidad, ¿verdad?”.
Normal.
Depende.
Qué es normal, queridos.

Bodas aldobrandinas
Una novia romana encantada ante la perspectiva de las sorpresas de la noche de bodas.

Ahora vamos a extrapolar esto a hace 2000 y pico años y hablamos mejor de qué era normal para un romano medio.

Mos maiorum

Las reglas del juego de la moral romana estaban fundamentadas en los mores maiorum, las costumbres de los antepasados. Para el romano modélico, la rectitud y la perfección morales (la virtus) pasaban por respetar y profesar una serie de conceptos básicos como la pietas, la dignitas, la gravitas… Para las mujeres se unían la pudicitia, la castitas
El respeto a las tradiciones y a las directrices morales dictadas por los antepasados nos pueden parecer una absurdez en pleno 2015, pero estaban en los mismos cimientos de la civilización romana y eran también su techo: el mundo y el mantenimiento del Estado dependían de la pax deorum: la paz de los dioses.

Y qué rayos tiene esto que ver con el sexo, caramba.
Ya va, ya va…

Venus capitolina
La Venus capitolina se cubre en un gesto de “pudicitia”.

La relación con los dioses se resume prácticamente en la fórmula do ut des, “doy para que me des”; se trata de un intercambio en el que la posición de bien supremo la ocupa el equilibrio del universo: la pax deorum que decíamos. Habitualmente, acostumbramos a entender este intercambio en forma de sacrificios —cruentos o no—, que se realizan para obtener el favor de los dioses. Honrar el sistema moral de los antepasados es el sacrificio cotidiano, incruento y personal, que contribuye a que el universo mantenga el equilibrio. No tanto porque se conciba literalmente como un sacrificio, sino porque incumplirlo significa destruir la armonía de la pax.
Y de ella dependían la prosperidad y la estabilidad de Roma.

Con la llegada del cristianismo, las antiguas tradiciones fueron ridiculizadas y colocadas en un plano de inferioridad con respecto a la moral revelada; hasta el punto de que Prudencio, un poeta de los inicios del cristianismo, se refiere al mos maiorum como superstitio veterum avorum, algo así como la “superstición de los viejos yayos”.

Calígula y sus hermanas

Vamos ahora al meollo de la cuestión: Calígula, que es quien nos ha traído aquí.
La criatura se llamaba Cayo Julio César Augusto Germánico y era hijo de Germánico y Agripina la Mayor. Por si no lo sabéis, ya os lo digo yo: la gente les adoraba. Germánico y Agripina eran los espejos en los que Roma se miraba. Así, cuando Calígula se convirtió en emperador la alegría era general y genuina. A Calígula le pasa un poco como a Nerón: como gobernantes empiezan bastante bien hasta que en algún punto pierden la orientación completamente.
El punto de inflexión en su gobierno lo marca una grave enfermedad. No sabemos exactamente qué le pasó, hay quien piensa que pudo ser envenenado; el caso es que cuando se recupera ya no es el mismo. Los historiadores romanos le acusan entonces de ser irascible, estar sediento de sangre, ser derrochador y lascivo…

Sestercio de Calígula
Sestercio de Calígula. En el reverso aparecen sus tres hermanas: Agripina, Drusila y Julia, representadas como Securitas, Concordia y Fortuna, respectivamente. Foto: CNG.

Lascivo hasta el punto de fornicar con sus hermanas e incluso prostituirlas, dicen Suetonio y Dion Casio. Ya os adelanto que ninguno de los dos —ni siquiera Tácito, que también le pone de vuelta y media— son contemporáneos de Calígula. Hay historiadores(1) que debaten la veracidad de estas declaraciones, no por terribles, sino porque este tipo de conductas sexuales, entre otras (por ejemplo las relacionadas con la pasividad sexual, la conducta afeminada o el sexo oral), se relacionan con personalidades enfermas y débiles, y son asociadas a malos gobernantes.

Y volviendo al principio, ¿qué tiene que ver esto con quebrantar el orden del universo?

Algunos conceptos que conservamos actualmente, como “incesto”, tenían significados más amplios en el mundo romano de los que tienen a día de hoy. La palabra latina incestus significa, literalmente, “no casto”. No estaba tan relacionado con la consanguinidad como con la impiedad y el sacrilegio. Incestus significaba quebrantar

  • la pietas, que era a la vez la devoción a los dioses, el deber y el respeto a los antepasados;
  • la pudicitia, uno de los pilares centrales de la moral romana: la modestia, entendida como templanza, comedimiento y virtud sexual; se entiende habitualmente como una virtud intrínsecamente femenina. Cuando un hombre exhibía un comportamiento abiertamente desafiante a las normas sexuales se le acusaba de impudicitia, es decir, que el concepto resultante no sólo le censuraba moralmente su actitud, sino que le arrastraba al campo de lo característicamente femenino.
  • la castitas, la pureza, en un sentido marcadamente religioso y no necesariamente sexual.
  • la gravitas, el auto control.

Entre otros.

Yéndonos a un caso práctico, se consideraba incestus mantener relaciones sexuales con una sacerdotisa vestal, por ejemplo. Las vírgenes vestales, como ya sabéis, custodiaban el fuego sagrado de Vesta y con ellas se relacionaban la continuidad y la estabilidad del estado romano. El quebrantamiento de la castitas de una vestal suponía el advenimiento de prodigia (fenómenos naturales que marcan la inminencia de catástrofes) y era considerado un acto de alta traición, que se castigaba con la muerte. Ya que derramar la sangre de una vestal estaba prohibido, la condena se llevaba a cabo enterrándolas vivas con comida y agua suficientes para unos pocos días.

Como veis, la conducta sexual no es algo que la moralidad romana descuidase. En ocasiones no sólo tiene una dimensión política, influye incluso en el orden del cosmos.

Resumiendo

Cuando nos acercamos a la moral romana lo hacemos a menudo observándola a través de la lente que han impuesto en nosotros las críticas de los primeros cristianos, la imagen distorsionada de las ficciones cinematográficas e, incluso, escenas puntuales que nos han sugerido los propios escritores romanos. ¿Quiere decir esto que ciertas prácticas fueran habituales, siquiera admitidas socialmente? No necesariamente.
No eran ni más ni menos humanos de lo que lo somos nosotros, con todos nuestros defectos, nuestra grandeza y nuestras pasiones. En eso no hemos cambiado mucho, la verdad.

¿Y ahora qué hacemos con Calígula?
Creo que lo suyo es dejarlo como está: a la cultura popular es difícil quitarle los juguetes.

____________________________________________________________

(1) YOUNGER, J., Sex in the Ancient World from A to Z, Londres: Routledge, 2005.

Be Sociable, Share!

5 pensamientos en “Sexualidad e incesto en la antigua Roma”

  1. La Antigua Roma es un tema apasionante que, por desgracia, se ha visto muy afeado por sabios de tasca que insisten en que “las legiones romanas no eran na, como dijo Einstein en su Teoría de la Relatividad” (alegato real, citado literalmente).

    Muy buena entrada. Yo también admiro a Tom Holland.

    1. Lo primero de todo, perdona por tardar tanto en aprobar el comentario, lo acabo de ver :_).
      En la historia, como en la neurología pediátrica, hay siempre sabios de bar, eruditos locales y gente que ve canales de televisión temáticos que saben más que uno, dónde va a parar ;). La cuestión es que luce más un chascarrillo inventado que la realidad, en la mayoría de los casos (muy malo tiene que ser el chascarrillo para que no), y al final resulta que nosotros somos unos aguafiestas —que no le digo yo que no…
      La cosa es saber aguar la fiesta con distinción y elegancia.
      Me alegro de que te haya gustado; y gracias por tomarte la molestia de comentar, me ha hecho mucha ilusión :).
      PD: Tom Holland es un titán.

  2. Ave!
    En un imperio tan vasto (y a veces basto) como Roma debían haber costumbres bien dispares de un extremo al otro del territorio. Y no digamos ya en el tiempo; en siglos de historia las maneras de hacer debieron cambiar mucho!
    Todo y eso, Calígula es una gran peli! Hehehe.
    Gran Post!

    1. ¡Salve!
      Por agarrarnos a una frase hecha que siempre va bien: “esto es como todo”. Gustos y pareceres a la hora de encamarse hay tantos como bichos humanos, ahora y entonces :). Lo que intento transmitir en la entrada es qué era admitido socialmente, qué conductas estaban estigmatizadas y cuáles eran los parámetros morales que regían la sexualidad en la antigua Roma. Luego ya, cada uno es cada uno y tiene sus cadaunadas :).
      Me alegro de que te haya gustado. Un abrazote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>