Panteón Real San Isidoro

De Cáliz de Doña Urraca a Santo Grial

Actualización.- El Museo de San Isidoro ha vuelto a exponer el Cáliz de Doña Urraca [1].

El 23 de marzo, además de morir Adolfo Suárez, la prensa leonesa recogía una asombrosa noticia bajo el titular “El Santo Grial está en León”. El hecho pasó ligeramente desapercibido hasta que ayer, día 26, todos los medios se hicieron eco y medio país quiso entender que sí, que el Santo Grial llevaba siglos en León y corrió a abrazarlo cual nuevo dogma irrefutable. Que esto es España y aquí todos somos expertos en reliquias, faltaría más.

Cáliz de Doña Urraca
Cáliz de Doña Urraca (Fuente: Diario Última Hora)

Aún así, y como precisamente esto es España, es necesario poner en cuarentena tan rotunda afirmación. Centrémonos pues en lo básico: en su próximo libro Los reyes del GrialMargarita Torres, medievalista y profesora de la Universidad de León, y José Miguel Ortega, historiador del Arte, no desvelan (repito: no desvelan) que el antaño conocido como Cáliz de Doña Urraca sea el Santo Grial; al contrario, indican que el cáliz leonés es en realidad lo que se creía el Grial, es decir, lo que los cristianos de Jerusalén veneraban como tal desde el año 400. O sea, que es y no es el verdadero Santo Grial.

El Santo Grial de Schrödinger:
Voy a intentar explicar esto de la forma más sencilla posible: el Cáliz de Doña Urraca no tiene por qué ser el Santo Grial, pero podría llegar a serlo si la Iglesia diese el visto bueno o, al menos, si no le negara el rango de reliquia. Si nos fijamos en la famosa Sábana Santa de Turín, los análisis de 1988 arrojaron una antigüedad de sólo seis o siete siglos; no obstante, y aunque aceptó esos resultados, la Iglesia mantuvo el culto a la sábana no por lo que era, sino por lo que representaba.

Algo similar sucedería con dos reliquias custodiadas en sendas catedrales españolas: el Santo Sudario de Oviedo -datado en torno al siglo VII- y el Santo Cáliz de Valencia, fechado alrededor del siglo I. Al igual que con la Sábana Santa, su autenticidad depende más de la fe que de la ciencia y el propio Vaticano se ha abstenido de pronunciarse al respecto; por ejemplo, la Iglesia jamás ha aceptado oficialmente que el cáliz valenciano sea el Santo Grial, más que nada porque eso acabaría con la burbuja turística de los santos griales.

Una burbuja turística:
Sí, he dicho burbuja turística y no burbuja religiosa: el tráfico de supuestas reliquias en la Edad Media (muy bien descrito por Jesús Torbado en El peregrino) garantizaba el dinero de los creyentes. En su afán por atraer a las masas, catedrales, monasterios e iglesias se nutrían del mercado negro de reliquias -como cualquier otra religión, por otra parte- siguiendo la aplastante lógica de que la gente prefiere visitar el Museo del Prado en vez del apasionante Centro de Interpretación de la Pesca en el Eo.

El objetivo final era obtener más peregrinos y, sobre todo, más dinero, fuese de tales peregrinos o del favor de realeza y aristocracia. Convengamos también en que unas reliquias valen más que otras: tres santos en Salamanca (San Juan de Sahagún, Santo Tomás de Villanueva y -ojocuidao que esto pocos lo saben- San Juan de Mata, fundador de los Trinitarios) no pueden competir con las astillas de la cruz de Cristo que se guardan en la Capilla de la Vera Cruz, del mismo modo que dicha Capilla de la Vera Cruz no tiene nada que hacer contra el Lignvm Crvcis de Santo Toribio de Liébana, cuyo marco (de paisaje, no de la cruz) es aún más incomparable.

Vera Cruz de Salamanca vs Lignvm Crvcis de Liébana: no hay color
Vera Cruz de Salamanca vs Lignvm Crvcis de Liébana: no hay color

Verbigracia, nótese que he puesto el caso de la Santa Cruz por dos motivos. El primero es recordar el chascarrillo de Calvino de que con todos los fragmentos de la Vera Cruz se podría construir una flota de barcos (y evitar así la crisis en el sector naval, añado). El segundo motivo sirve para enlazar con el caso que nos ocupa: a mayor contacto con Cristo, más importancia tendrá la reliquia y más beneficios económicos lograremos a cambio. Y sí, amigos, eso incluye al Santo Prepucio.

Maldito parné:
Siento mucho si los párrafos anteriores han ofendido a alguien, pero considero que una cosa es la religión -o religiosidad, o espiritualidad, o sentimiento- y otra el negocio: no olvidemos que fue el propio Jesús quien expulsó a los mercaderes del Templo.

Hasta hace una semana, la entrada a San Isidoro en León (escribo “en” y no “de” porque era San Isidoro de Sevilla y qué sería de un artículo de Aquí fue Troya sin su polémica gratuita) costaba cinco euros. Esos cinco euros permiten visitar el precioso Panteón Real, el claustro, la biblioteca y la Cámara de Doña Sancha, donde se hallaba, entre otros tesoros medievales, el Cáliz de Doña Urraca.

Dentro de poco la entrada a San Isidoro en León (al Museo, la basílica sigue siendo gratis) costará cinco euros. Esos cinco euros permitirán visitar el precioso Panteón Real, el claustro, la biblioteca y la Cámara de Doña Sancha, donde se hallará, entre otros tesoros medievales, una copia del presunto Santo Grial.

Panteón Real de San Isidoro
Panteón Real de San Isidoro (Fuente: Wikipedia).

Imagino que habréis captado la sutileza: una presunción de santidad transforma el Cáliz de Doña Urraca en el Santo Grial, ocultándolo al público, del mismo modo que un cambio de nombre puede distinguir una pieza bellísima, pero poco conocida, de un símbolo sagrado -igualmente bello- que atraiga hordas de turistas.

Matices, contexto histórico y periodismo:
Como vimos al principio, Margarita Torres y José Miguel Ortega se han cuidado muy mucho de afirmar que el Cáliz de Doña Urraca sea el vaso del que bebió el mismísimo Jesús en la Última Cena. Ellos se han limitado a indicar que el cáliz llegó a León desde Egipto y que era el que los cristianos adoraban como el Santo Grial por ser coetáneo de Cristo, que es como decir que un denario romano puede ser santo porque Jesús pagara con él.

El problema es que vivimos en la época de la inmediatez (o inmidiotez, con perdón) y lo queremos todo ya, sobre todo si impresiona y ya viene mascadito. Lo hemos visto, para bien o para mal, con la reciente muerte de Suárez, con miles de artículos repletos de lugares comunes sin tener en cuenta el contexto histórico. Y me temo que vamos camino de lo mismo con el presunto Santo Grial de León.

La mayoría de periodistas no sabrían hasta ayer qué era el Cáliz de Doña Urraca. Tampoco sabrían quién era Doña Urraca (ya os lo digo yo: reina en Zamora entre 1065 y 1101). Tampoco sabrían que una copa de ónice no podría datarse por Carbono 14. Tampoco sabrían que la parte superior del cáliz es una copa Ritterling Hofheim de tipo 8, bastante común en la época en la que vivió Jesús. Pero esos periodistas (con honrosas excepciones) oyeron campanas sin saber dónde y corrieron a refugiarse en el más impactante de los titulares: “el Santo Grial está en León”.

¿Mi opinión? El Santo Grial, el usado por Cristo en la Última Cena, no está en León: ese cáliz es demasiado lujoso para ser la copa de un carpintero.

 


[1] A partir de hoy, 14 de abril, el Museo de San Isidoro vuelve a mostrar el Cáliz de Doña Urraca tras finalizar las obras de acondicionamiento de una nueva sala que garantice la seguridad y conservación de la pieza original. Asimismo, y como se nos informó en un comentario que desde aquí agradecemos, es justo recalcar que el precio de la entrada no ha sufrido alteraciones -se mantiene en cinco euros- y que en todo el tiempo que han durado las obras se ha advertido a todos los turistas que el cáliz expuesto era una réplica.

Be Sociable, Share!

27 pensamientos en “De Cáliz de Doña Urraca a Santo Grial”

  1. Si le quitamos todo el oro y piedras que fué todo lo que le mandó Doña Urraca poner para así vestirlo al vaso humilde que su padre Fernando I al que se lo regaló el emir de denia en el año 1057, así que si leiste la información no os enterais de nada.Veo también que pensais que la gente no sabia de Doña Urraca ni de Fernando I el Magno, rey de León, o lo que es lo mismo que de historia nada de nada, esto es muy común en los libros de historia actuales, pues practicamente se han comido al Reino de Asturias y al Reino de León, as´nos va todo.

    1. Hola, Alfonso noveno (sic), gracias por tu comentario.
      Imagino que, como bien sabrás, Urraca no sólo mandó ponerle toda la labor de orfebrería, sino que esa misma labor de orfebrería sirvió para unir dos piezas distintas. Ahí tenemos un primer matiz que no muchos han querido recoger.
      En segundo lugar, no era un vaso humilde. Estamos hablando de ónice, que es una piedra semipreciosa y no cualquiera podría tener (de ahí la vinculación con la vajilla de un rico como José de Arimatea, anfitrión de la Última Cena). Como los propios investigadores apuntan, en torno a 1054 ó 1055 -cuando el cáliz viaja de Egipto a Denia y de ahí a León- se era consciente de que era el cáliz que los cristianos habían venerado como el Santo Grial; e insisto: son los investigadores quienes (a mi juicio, muy acertadamente) se han curado en salud remarcando que lo que llegó a León no tenía por qué ser el auténtico Santo Grial, pero que sí se adoraba como tal.
      Por otro lado, lamento decirte que no, que un porcentaje altísimo de la sociedad no sabe quiénes eran Fernando I ni Doña Urraca. Y te lo dice un medievalista que sí ha estudiado a los reinos de Asturias y León. Puede gustarnos más o menos cómo se enseña la Historia, pero creo que no es la cuestión del artículo: convendrás conmigo en que, por mucho que se enseñe el Imperio Romano, muy pocos podrán decirte quién fue o qué hizo Augusto.

  2. Si leéis memeces, decís memeces.

    Hombre, gracias por lo que me toca. Ya que soy el que escribió la “honrosa excepción”.

    http://www.ileon.com/actualidad/038500/leon-escondia-desde-hace-casi-mil-anos-el-primer-caliz-que-se-creyo-que-era-de-cristo

    Cosa que es muy distinta a lo que se ha dicho por ahí, ni Santo Grial ni leches, una copa que se puede certificar que es la que salió de Egipto en 1054 atribuida por los musulmanes como la que los cristianos adoraban en su iglesia como el cáliz de Cristo. La que no encontraron los cruzados 45 años después.

    ¿Bastante importante el asunto si nos dejamos de bobadas, verdad?

    Y en qué se basan? En estos dos escritos y que la copa de ónice de Doña Urraca tiene la muesca de la que el segundo pergamino habla. Se la quedó Saladino, además, para enterrarse con ella.

    <a href="http://www.ileon.com/cultura/038512/lea-en-ileoncom-la-transcripcion-de-los-textos-musulmanes-que-hablan-del-hallazgo"http://www.ileon.com/cultura/038512/lea-en-ileoncom-la-transcripcion-de-los-textos-musulmanes-que-hablan-del-hallazgo

    Pero en lo que patinas es que el cáliz tenga que ser de un carpintero. Porque no podría serlo nunca. El cáliz es de la Última Cena, que no se produjo en casa de un carpintero sino de un ricohombre judío como José de Arimatea. Por tanto, será vajilla de la buena, más cuando tienes respeto máximo por tu invitado.

    Así que sí, cuadra. Lo que pasa es que nadie ha dicho que sea el cáliz que tocó Cristo. Y si se ha de aprovechar para el turismo, porque una ciudad destruida y olvidada de la Historia (como bien muestra que nadie recuerde el Reino de León cuya importancia legislativa es crucial en toda Europa por muchísimas razones y del que nacen Castilla y Portugal) puede resucitar gracias a este “Santo Grial” (estoy de coña).

    Y si hay que hacer dinero, que se haga. Yo el primero. ¿Qué tiene de malo si luego doy a conocer la basílica donde primero se produjo el voto del pueblo llano, germen del Antiguo Régimen? ¿O la ciudad que nació de la única legión en siglos en el occidente continental del Imperio Romano?

    ¿Tan malo es?

    1. “Si leéis memeces, decís memeces”.
      Er… ¿gracias? por tu comentario, Jesús María. Como habrás podido comprobar, he tenido bastante cuidado en aclarar que una cosa es el hecho en sí (un cáliz) y otra la interpretación que se haga de él (que si fue o no el Santo Grial, que si se toma por real o no, etcétera).
      Por otro lado, espero que hayas visto el vídeo que cierra el artículo, donde se explica la mención al “cáliz de un carpintero”. Aún así, lo resumo: es una de las escenas finales de Indiana Jones y la Última Cruzada, de ahí que mi referencia sea un simple guiño cinéfilo. Además, en otro comentario ya aclaré que, en efecto, la vajilla sería la de José de Arimatea, a pesar de que no hay acuerdo en torno a dónde se celebró la Última Cena.
      En cuanto a aprovechar esta oportunidad para atraer turismo, no veo mal que se publicite el hallazgo. Lo digo muy en serio. Lo que me parece mal, y ojalá se entienda bien tanto aquí como en el artículo, es que se decida dar el cambiazo, ocultar el original y seguir cobrando lo mismo. Comprendo que haya que controlar las piezas de todo museo, pero supongo que te cabrearías tanto como yo si fueses a El Prado y, cobrándote el mismo precio, te plantasen una fotocopia de las Pinturas Negras de Goya.
      (Que lo mismo a ti te daría igual porque oye, hay haters de Goya como los hay de la piña en la pizza, pero a mí me fastidiaría bastante).
      Aún así, no creo que haya que politizar esta cuestión. Al hilo del hallazgo he leído muchos comentarios estos días acerca del olvido -no así a la destrucción que le achacas- al que se ha sometido a León. Personalmente (y estoy dando mi opinión, como historiador y como amante de León) creo que se ha exagerado un poco esa postura, más que nada porque León es una ciudad bastante conocida en España. ¿Que se hace menos publicidad de la que se desea? Ya, pero esa publicidad cuesta: yo he visto menos propaganda del Milenario del Reino de Granada que del 1.100 aniversario del Reino de León, pero seguro que ningún anuncio nos saturó tanto como el de Marina d’Or (“ciudad de vacaciones, ¡qué guay!”. Lo siento, no puedo reprimirlo).

  3. El llamado Santo Grial, es ni mas ni menos un mito. Es mas, en un INSULTO al la vida, sencillez del Hombre Historico Jesus de Nazareth. Aceptar que un caliz de oniceee, of forrado en oro y plata y piedras precious fue el us ado en la ultima cena de Jesus, eso amigos, es tan estrambotico como decir que Jesus tuviera en la muneca de su mano, un reloj ROLEX, o que se vistiera con trajes de famous coutures como Prada, Cardigan, Ives Saint Laurentz….etc. La idea de que la divinidad debe vestirse de oro, eso, amigos, de divino no tiene nada!!

    1. Gracias por tu comentario, Lionel.
      En mi opinión, el Santo Grial no es un insulto a la vida de Jesús por la sencilla razón de que, como se ha insistido, la Última Cena no tuvo lugar en un Burger King, sino (presuntamente) en la casa de un hombre rico como José de Arimatea. Asimismo, no confundas el supuesto Santo Grial con el Cáliz de Doña Urraca: todo el revestimiento de oro y piedras preciosas se hizo a finales del siglo XI para unir dos piezas de ónice, siendo la superior el pretendido Grial.
      Sea como fuere, estarás de acuerdo en que una cosa es la vida y palabras de Jesús y otra su instrumentalización por parte de la Iglesia, que no suele predicar con el ejemplo.

  4. Creo que mucha gente aquí no ha leído atentamente el artículo y los comentarios del autor. O los ha leído y ha decidido pasar olímpicamente. Y creo que esa misma gente no entiende nada del espíritu de este blog, ya de paso.

    Quien escribe el artículo no es “uno que pasaba por aquí”, sino un medievalista, que algo sabrá del tema, digo yo. Intentamos caracterizarnos por la profesionalidad y el respeto, algo que creo que se intenta transmitir en cada artículo. Si se usa el humor (y en este blog se usa bastante), se usa como una herramienta de comunicación, no como un fin en sí mismo.

    Por lo tanto, volvamos a leer atentamente y a ver si esta vez prestamos atención, porque aquí no se afirma que el cáliz de Urraca sea el Santo Grial, ni se desmiente, ya que estamos. Aquí no se dicen cosas sin pruebas, ni se pretende ofender los sentimientos religiosos de nadie. Aquí se respetan las opiniones de los demás y no se cuestiona lo que sabe o deja de saber la gente para utilizarlo como arma arrojadiza. Y sobre todo, aquí no se dicen memeces (y si se dicen, se dicen precisamente con el propósito de entretener, no porque seamos unos memos).

    Y ahora os tomáis todos una tila, que parece que os va la vida en ello.

    1. Gracias por tu comentario, L., y por tratar de poner algo de calma en unos ánimos bastante revueltos.
      Como bien dices, los historiadores que escribimos en Aquí fue Troya siempre buscamos tratar profesionalmente la Historia, pero ello no significa que no se pueda conjugar respeto con humor. Es más, creo que la Historia entra mejor con humor y amenidad que siguiendo los cánones que aborrecen la divulgación.
      Sea como fuere, sí, espero que quien lea el artículo y los comentarios lo haga con cuidado… o tendré que comenzar a usar estos carteles.

  5. Hola, soy judío sefardí y me gustaría precisar algo: la copa que usó Jesús debía seguir la costumbre judía de aquel tiempo. Por nuestras costumbres ancestrales estaban prohibidas las copas de Pascua hechas de barro (cerámica) o madera, así que Indiana Jones huzo flaco davor. Esto no tiene nada que ver con que fuera judío rico o pobre. Otro dato: hasta la caída del Segundo Templo (70 A.D.) se realizaban en piedra. Las podeis admirar en los museos de Israel. Asi que es MUUY coherente que si José de Arimatea pertenecía al Sanedrín. Su copa, como la de los noblez hebreos de entonces fuera como las vajillas dw lujo romanas.
    Siento que en España sabeis muy poco de nuestras tradiciones y hablais x hablar. Es IMPOSIBLE que una Copa de Pascua fuera, repito, de madera o barro. Gracias.

    1. Hola, Antonio, gracias por comentar.
      Permítame que me tome la confianza y te diga que no he hablado por hablar. Vuelvo a repetir lo aclarado en un comentario previo: el insertar la escena de Indiana Jones y la Última Cruzada es un simple guiño a la película que quizás más haya hecho por popularizar el Santo Grial. Obviamente NO es un documento histórico -faltaría más- y su inclusión se hizo con animus iocandi o, como se dice ahora, FOR THE LULZ.
      Si nos ponemos quisquillosos, en ningún evangelio se explicita que sea la casa de José de Arimatea donde se celebre la Última Cena. Y, en cualquier caso, tampoco está claro que esa copa fuese de metal o de piedra, pues tales eran los materiales de lujo romanos para las vajillas.

  6. Lo de las memeces no me refiero a este blog, sino a muchos que las dicen. Es evidente que se ha tratado de forma interesante y queda claro que la copa no está engarzada de oro y joyas sino recubierta.

    Respecto a lo que digo del Reino de León. ¿En cuántos libros de Historia no se confunde a Fernando I como rey de Castilla, cuando nunca lo fue? O A Alfonso VI, rey de León, como de Castilla (si lo es es porque su padre crea ese reino de poca importanca, como así lo sintió su hermano Sancho en el testamento). O peor Urraca de Castilla, cuando nunca se intitula así, o mucho peor Alfonso VII de Castilla (el padre de Urraca) cuando éste se intitula Imperator Legionensis totum Hispaniae y además hasta el conde de Barcelona va a rendirle homenaje en León en su coronación.

    Que León sea una ciudad conocida (ejem, pregunta por ahí y verás que dicen que es una ciudad castellana, con lo cual algo de desconocimiento hay) no es por su Reino. Además, en los libros de Historia, hecho incontrovertible, de la educación no universitaria NI APARECE. ¿Es normal que un reino del que nacen Castilla y Portugal, donde vota el pueblo llano por primera vez en las Cortes cosa reconocida por la UNESCO quitándole el privilegio a la Carta Magna inglesa de Juan Sin Tierra, no aparezca en ningún texto no universitario?

    Además, hablo del Reino de León, no de su capital. El desconocimiento es tan grande que se supone que el derecho español se basa en el de Alfonso X (de Castilla, obviando en un apócope “afortunado” para la historiografía española con la Corona de Castilla que se intitulaba de Castilla y de León), cuando se basa en el Derecho Leonés, influidísimo por el derecho gótico que da el Fuero Juzgo. Ya a primeros del siglo XI en el Fuero de León (1017-1020) se da el germen de la inviolabilidad del domicilio, el habeas corpus, la defensa de la mujer y la libertad de pensamiento (que no de expresión, ojo).

    Que el reino de Castilla NO es el que conquista América, ya que éste por el norte está luchando contra el francés y luego tras 1588 contra el inglés también y por el sur contra el Turco y que es el de León el que se encarga de llevar ese peso (Asturianos, Leoneses, Gallegos, Extremeños) dándose además que Sevilla es uno de los puertos de las parias del Reino de León. Aunque esté difuminado, no son burgaleses la mayoría que al principio comienza la conquista. Sí que hay vascos por tener salida al mar, pero es el Reino de León el que se trabaja esa conquista por el mero hecho de que la costa galaico Astur y Huelva y Sevilla están mejor situadas (junto con la vasca) para la navegación al Nuevo Mundo. Recordemos que a últimos del XV y primeros del siglo XVI todavía las Cortes de León y de Castilla se hacen por separado aunque se convoquen juntas. Ya con Carlos V, tras el hostión a los Comuneros (y eso que León capital estuvo en contra de ellos) se convocan como un sólo reino.

    ¿Cuánta gente tiene consciencia de que España nace por León y no por Castilla? Muy poca, porque no aparece en los libros. Incluso hay medievalistas españoles que se atreven a decir que Castilla es independiente de León en el siglo X o que la Jura de Santa Gadea existió, cuando es un bulo.

    Aparte de que León es el “Reino Malo”, para variar, porque el Mío Cid no dice que los moros sean los malos, sino los leoneses y los catalanes. El castellanismo exacerbante tras la derrota de Cuba hizo desaparecer a León del mapa, no sólo de la Historia sino geográficamente. Ahora es “Castilla-León”, una errata bastante común en toda España.

    Decir que “se conoce bastante todo ésto” es patinar, qué queréis que os diga. Cuántas cosas de los catalanes se desmontan diciendo: “Eso llevaba funcionando cincuenta años antes en el Reino de León, lo copiásteis”. Si enseñamos la Historia tan de pena como lo están haciendo (no vamos a decir nada de las barbaridades del reino catalán, que casi ya ni “catalano-aragonés”) lógicamente las cosas no cuadran.

    El Reino de Castilla no comienza a ser importante hasta Fernando III, antes es considerado menor que el de León en importancia social. A partir de ahí se igualan y ya es con Juana la Loca cuando León pasa a segundo plano. Su madre, Isabel, se intitulaba de León y de Castilla cuando estaba en territorio leonés (como era la costumbre), Juana y su hijo Carlos (corregente) ya no lo hacen. Es a partir de ahí cuando sí podría decirse que historiográficamente hablando deja de existir.

    Pero decir que Fernando I, Alfonso VI, Alfonso VII, Urraca son de Castilla tela, telita… cuando ellos se intitulaban primero de León y la corte estaba en León. O peor, como he visto, Fernando II de Castilla y Alfonso IX de Castilla, cuando ambos reinos tenían testas distintas.

    No vengáis a decir que la Historia del Reino de León se conoce porque no es así. Es más, una historiadora catalana en el último número de Historia National Geographic se atreve a decir que la Catedral de León es “una de las catedrales castellanas más hermosas”. Joder, que tiene tela leñe…

    Y, por cierto, para evitar confusiones. Mi familia es completamente castellana. Yo nací y viví en León, y me parece alucinante lo que se ha hecho con el Reino de León… con estas confusiones normal que se explique fatal la Historia y la gente esté tan confundida. Es terrible lo que se ha hecho con la historia medieval española nombrando a los reyes como si todos fueran castellanos… y nunca nombrando a los del reino asturleonés antes de Fernando I.

    Y el debate es bueno. Lamento si piensas que dije lo de las memeces por vosotros, fue por otros que hablaban por ahí de copas de “carpintero” y cosas peores.

    1. Hola, Jesús María, gracias por tomarte la molestia de colgar un comentario tan extenso. Intentaré contestarte en la medida de lo posible, si bien tengo la impresión de que todo va a gravitar en torno al asunto del reino leonés. Quizás sea culpa mía: jamás pensé que este artículo podría levantar ampollas en este sentido, pero se ve que tras trece años en Salamanca aún no domino las peculiaridades de mi región adoptiva.

      Si quieres que te sea sincero, creo que estás exagerando el olvido al que crees sometido el reino de León. Como medievalista te aseguro que no he encontrado libros en los que se diga que Fernando I sea rey de Castilla, sino que eleva al condado a la categoría de reino al dividir en su testamento sus territorios entre sus hijos. Del mismo modo jamás he leído a secas “Alfonso VI de Castilla”, “Urraca de Castilla” o “Alfonso VII de Castilla” (que, por cierto, no es el padre de Urraca, sino su hijo), sino que siempre se incluye -normalmente, antecediéndolo- el título de rey leonés. En todo caso, ten en cuenta que una cosa es la “sensación” de la poca importancia de Castilla y otra la realidad: a Sancho II no le fastidió recibir Castilla, sino recibir únicamente Castilla, siendo el primogénito; no descartes a la ligera el potencial de un condado por el mero hecho de serlo (fíjate, si no, en los condes de Barcelona) y recuerda que ese condado “de poca importancia” fue el que le permitió al conde Fernando de Castilla derrotar a Vermudo III para coronarse rey de León.
      (Hago hincapié en ese hecho porque sí, a menudo toca recordar de dónde vino Fernando I el Magno).

      Por otra parte, que la gente no sepa de geografía no es ninguna campaña orquestada contra León. Me explico: a mí me enseñaron en el colegio que si algo está en Castilla y León es castellanoleonés o que algo de Castilla-La Mancha es castellanomanchego, de ahí que no me vayas a ver escribir que Albacete o León sean castellanas. Pero yo no tengo la culpa de que la gente no se haya quedado con la lección o que no se corrijan esos errores en revistas como National Geographic. Y hablando de lecciones, de colegios e institutos: el tan incontrovertible hecho que presentas de la desaparición del reino leonés es falso; a mí me lo enseñaron en Badajoz, a mi novia se lo enseñaron en Salamanca y tengo amigos a quienes se lo enseñaron en Burgos, Madrid o Barcelona. Más que nada porque, como bien dices, a ver cómo explicas el nacimiento de los reinos de Castilla y Portugal. Si desde 1230 se habla de Corona de Castilla no deja de ser el mismo convencionalismo que hablar de la Corona de Aragón para englobar distintos territorios.

      Acerca del descubrimiento y conquista de América, permíteme decirte que te has equivocado. Primero, porque confundes los términos “reino” y “corona” y segundo, porque los territorios dependientes del antiguo reino de Castilla SÍ tienen que ver en la conquista; de hecho, tienen mucho más que ver que León: la financiación del primer viaje fue principalmente sufragada por los Reyes Católicos y el propio Colón, mientras que los barcos de las diversas expediciones zarpan de puertos andaluces con salida al Atlántico, puertos de la Corona de Castilla y no del reino de León: que Sevilla pagase parias a León antaño no la convierte en un puerto leonés, de la misma manera que haberle pagado tributos al califato no convertían a León en un reino andalusí.

      En cuanto a las gentes que participan en las campañas de América, lamento decirte que no pertenecen en exclusiva a León. Colón no era de La Bañeza, Diego Velázquez de Cuéllar (como su nombre indica) no nació en Boñar, Hernán Cortés y Francisco Pizarro no tapeaban en El Húmedo, mientras que Pedro de Valdivia sería de mi pueblo, de Campanario, de Zalamea o de Castuera, pero desde luego no del mismísimo Trobajo del Camino. Lo que quiero decir es que si quieres atribuyes a León la conquista de América mientes tanto como el Institut Nova Història cuando afirma que Hernán Cortés era catalán.
      (Que no lo era, aclaro. Y puestos a aclarar, no recuerdo que ninguno de los principales conquistadores extremeños naciera en el territorio que fuera del reino de León, ya es casualidad).

      Si quieres ver que se considera a León “reino malo”, sinceramente, no es mi problema porque contra impresiones personales poco puedo hacer. No he conocido medievalistas que afirmen que existiera la Jura de Santa Gadea (¿cómo un simple caballero como El Cid iba a humillar de tal forma a un rey, por muchas sospechas que levantara?) ni que dijeran que Castilla era independiente de León en el siglo X: por mucho que tuviese libertad de acción en una época donde el centralismo brillaba por su ausencia, nominalmente estaba atada por el vasallaje.

      Sea como fuere, insisto en que no conviene confundir lo que se enseña con lo que se retiene. A servidor le enseñaron los logaritmos en clase y no le echo la culpa a mis profesores de no recordar nada de ellos; tampoco yo puedo culpar a mis alumnos si no se acuerdan de la batalla de Guadalete, que (ya que estamos) aprovecho para reivindicar porque mira, a un acontecimiento tan crucial no se le hizo el más mínimo caso.

      Conste que -y manda narices tener que explicar esto- yo no soy procastellano. Soy historiador especializado en Historia Medieval. Y comprenderás que cuando leo barrabasadas me queje, como cuando afirmas que “el Reino de Castilla no comienza a ser importante hasta Fernando III” porque oye, olvidas que hay un tal Alfonso VIII (normal que se te pase, sólo reinó entre 1158 y 1214 y apenas tuvo relación con el reino leonés) que bueno, algo hizo. Algo. No sé. Perder en Alarcos, ganar en Las Navas. Lo normal en aquellos años. Pero repito, es normal que se te pase, al igual que es normal que se te pase que los reyes no se intitulaban de León y de Castilla (o de Castilla y de León), sino también de Asturias, Galicia, Córdoba, Sevilla, Jaén o Murcia. Que ya es curioso que no venga ningún cordobés a quejarse de que hayamos escrito Juan II de Castilla alegando que también era rey de Córdoba.

      En fin, Jesús María, que gracias por tu comentario, pero entenderás que éste no es lugar para quejarnos de la forzosa unión con Castilla de 1981. Un saludo.

    2. Todo un lujo haber leído tú mensaje, y va cargado de razón.
      La historia es la que es, y como tal hay que estudiarla y entenderla, borrar una parte tan importante como la historia del Reino de León, cuyo blasón ondea en la bandera nacional como región histórica, solo hace más ignorantes a los historiadores hispánicos.
      No somos más que nadie, pero tampoco menos, y estamos cada día más “fartos”.
      Regalaibus.

  7. Cortés y Pizarro nacieron en el Reino de León, eso no lo puedes negar. No hablamos de La Bañeza, sino de que Santiago era del Reino de León, Oviedo, Zamora, Salamanca, Toro, Medina de Rioseco, Valladolid, Badajoz… Tengo la impresión de que estamos confundiendo provincia con reino. Y yo me refiero siempre al Reino, y sí, digo que la Corona es de Castilla y DE León, pero que con los tiempos se apocopa. Los reyes a partir de Fernando III hasta Juana I de Castilla se intitulaban de “León, Castilla, Galicia, Toledo Badajoz… (y demás)” tal en los territorios leoneses y de “Castilla, León, Toledo, Galicia, Badajoz… (y demás)” como bien es sabido porque depende de en qué territorio estuvieran firmando.. a sabiendas de que había que honrar a la gente de esos territorios (¿O no es cierto eso?). Hasta tal punto en que hay lugares en el Regnum Legionense que el cuartel principal de la cuartelada no es Castilla, sino León (con lo cual está al revés).

    Y lo que te enseñen en el colegio como castellanoleonés es algo mal dicho, ya que serían castellanos Y leoneses (de castellano-manchegos poco puedo decir ya que el guión está en su nombre. Lo que es cierto y verídico es que hasta el Estatuto de Castilla y León dice que son “ciudadanos de Castilla y León”… y que la RAE asume “castellanoleoneses”, pero eso crea problemas de concordancia brutales como decir “sociedad castellanOleonesa” cuando como mínimo debería ser “sociedad castellana y leonesa” por no decir las “sociedades castellana y leonesa”. La elección de “castellanoleonés” es un poco así que tal provocada por los tiempos políticos de entonces. Y nefasta elección, además.

    ¿Que Castilla es un reino importante con Alfonso VII? Sin duda, pero yo hablo de preponderancia. ¿Es más importante que el de León el reino de Castilla en ese momento acaso? No, no lo es. Depende del momento de la vida de Alfonso VIII de León y el III de Castilla (que serían sus numerales correctos, porque la elección del octavo y el noveno no siendo reyes del mismo reino, pues es así que también traída por los pelos… aunque sea la aceptada y ya no se pueda cambiar). Depende de las debilidades o fortalezas de cada uno. ¿O la Curia Regia en que votó por primera vez una parte social que no era noble o sacerdotal, que llevó a la creación de los ‘Decreta’, considerada hoy por la UNESCO como el germen del parlamentarismo es menos importante? ¿Acaso la conquista de Badajoz por parte de Alfonso noveno no es importante como la batalla de las Navas de Tolosa?

    Y yo no he venido aquí a discutir sobre la Comunidad Autónoma de Castilla y León (que se creó en 1983, no en 1981) sino a unas cuestiones sobre la desaparición histórica en los manuales de educación primaria y secundaria (nótese que NUNCA dije otra cosa) del Reino Leonés. Búscalo hoy a ver qué encuentras.

    Es fácil: ¿Hay algún error en la frase “el reino de Castilla NO conquista América”? No, desde luego que no. Es la Corona de Castilla la que lo conquista, y dentro de ella León y la gran mayoría del reino de Castilla (el del norte, el viejo, no el de Toledo) tiene menos importancia en el esfuerzo total porque se encuentra compitiendo contra el francés y el inglés mucho más tiempo del que quisiera. Es una cuestión de lógica geográfica y social. A primeros del XVII los puertos cántabros y vascos están desmantelados por culpa de la guerra contra el inglés y han perdido toda la economía boyante de los primeros años del siglo XVI. Ésto no lo digo yo, lo muestra con documentos David Goodman en ‘El poderío naval español’. Y es de lógica. El reino castellano (no el de Toledo) tiene que enfrentarse desde 1520 al Francés y pierde la iniciativa en la conquista de América. No en vano nos siguen llamando gallegos a los españoles allá.

    A eso me refiero. Y disculpa, pero decir que confundo reinos (cuando eres tú el que te circunscribes a la provincia de León que es de 1833), y decir que yo hablo de la Comunidad Autónoma actual (de la que yo no hablé en un principio ni pretendía y has introducido tú en el discurso) me parece un uso falaz del lenguaje en esta discusión.

    Lamento que te lo tomes así, pero no pongas por favor palabras en mi texto que nunca se han escrito. Desde luego que éste no es el lugar para discutir sobre lo que pasara tras 1983, pero creí que era bueno iniciar un debate sobre el por qué el Reino de León es mucho menos importante que el de Castilla y Aragón en la Historiografía Medieval española que llega a la gente de la calle.

    Creí que este era un lugar para debatir de Historia. Ya veo que no; que es para decir claramente lo que a los editores les gusta y dejar claro lo que no se puede comentar en su blog y denostar a otros por hablar de lo que nunca hablaron. Una lástima, de verdad.

    Un saludo.
    ___
    Jesús María López de Uribe
    Periodista. Organizador de Tardes con Historia.
    Por cierto, invitado quedas a la nueva serie de conferencias:
    http://www.noticiascastillayleon.com/noticia/Tardes-con-Historia-rememora-los-75-anos-del-fin-de-la-Guerra-Civil/55816/10/

    1. Buenas tardes, Jesús María. Vamos al grano, si no te importa.

      Afirmas que Cortés y Pizarro nacieron en el Reino de León. Y eso es falso. Pizarro nace en Trujillo, perteneciente a Castilla. Cortés nace en Medellín, perteneciente a Castilla. Los otros conquistadores que omites nacieron en territorios de Castilla. Valladolid era de Castilla, no de León. Del mismo modo, Santiago era del reino de Galicia, no de León. Muy mal tiene que estar la cosa para que yo confunda provincia con reino y reino con corona. Que, por cierto, el término histórico correcto es Corona de Castilla y no “Corona de Castilla y de León”, igual que se usa Corona de Aragón y no “Corona de Aragón y Valencia”.

      Otro error es creer que los reyes se intitulan de una forma u otra según firmen donde sea. Si quieres un ejemplo concreto te dejo con Fernando III, quien estando en Zamora firmó lo siguiente: “ego Ferrandus, Dei gratia rex Castellae et Toleti, Legionis et Galleciae” (Palacios Castillo, B., Colección diplomática medieval de la orden de Alcántara, tomo I, doc. 130, p. 68). Si quieres otro caso, Fernando IV, estando también en Zamora en 1301, nos dejó esta intitulación: “don Fernando, por la gracia de Dios rey de Castiella, de Leon, de Toledo, de Gallicia, de Sevilla, de Cordoba, de Murcia, de Jaen e del Algarve” (ibidem, doc. 409, p. 262).

      No quiero que te lo tomes a mal, pero “castellanoleonés” es lo referente a la actual autonomía de Castilla y León. Si yo quiero hablar de la sociedad de esta comunidad tengo que decir “sociedad castellanoleonesa”, porque “sociedad castellana y leonesa” no sólo incluiría a las nueve provincias actuales, sino (por ejemplo) a la sociedad de Guadalajara, en tanto que Guadalajara también es castellana. Otra cosa, repito, es que no te guste que se creara ex novo la autonomía de 1983 -mea culpa lo de 1981-, sin consultar a los afectados, pero como tú comprenderás ni es mi problema ni es un problema del lenguaje. El leonesismo está a tiempo de organizar un referéndum de independencia, el cual yo apoyaría sin duda si así lo demandase la sociedad de las provincias afectadas.

      Volviendo al caso histórico, agradezco que por fin reconozcas que Castilla pintaba algo antes de Fernando III. Que Alfonso VIII de Castilla y Alfonso IX de León (me vas a permitir usar los nombres comúnmente aceptados por la comunidad historiográfica) tuvieran una relación con altibajos no quiere decir que el primero fuera un mindundi, tal y como se desprendía de tu primer testimonio. En todo caso, permíteme hacerte dos matices, uno por párrafo.
      1.- Igualas la conquista de Badajoz por parte de Alfonso IX con la victoria en Las Navas de Tolosa de la alianza cristiana propulsada por Alfonso VIII de Castilla. Y no, no son iguales. Y sí, Las Navas son más importantes. La victoria de Las Navas de Tolosa se produce en 1212 y supone el fin del imperio almohade en la península, fragmentando de nuevo el espacio andalusí en los terceros reinos de taifas, que quedan debilitados. Eso permitió el avance cristiano en las siguientes décadas, entre cuyos éxitos se encontró la toma de Badajoz en 1230. Hubiese sido muy difícil llegar al Guadiana extremeño sin Las Navas. Tan difícil, que sólo en 1213 logró Alfonso IX pasar el Tajo y conquistar Alcántara. De hecho, Alfonso IX necesitó seis intentos hasta que en 1229 se apoderó definitivamente de Cáceres. Podemos hacernos una idea de lo que significaron las Navas.
      2.- Los Decreta de la Curia Regia tienen el reconocimiento de la UNESCO, cierto, pero lo tienen como “el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo”. La clave está en “documental” y, ya en la inscripción, en que aluden a la España medieval. Por ejemplo, el Althingi islandés es más antiguo, puesto que data de 930; otra cosa es que no haya legado documentos como los Decreta leoneses, pero al Althingi también acudieron hombres libres, por lo general agrupados por clanes.

      Una vez más, es un error que digas “el reino de Castilla NO conquista América”, aunque al menos ya apuntas que es cosa de la Corona de Castilla. Menos mal. Pero sigues errado si crees que León llevó el peso de la conquista o si introduces cuestiones como “el del norte, el viejo, no el del Toledo”, más que nada porque yo podría continuar esa línea alegando que la Extremadura leonesa es “la del sur, la nueva, no el León original”, o un gallego podría reprocharte que incluyeras per se Galicia en León. O cuando afirmaste que Sevilla y su puerto le corresponderían al reino de León por las parias, porque un sevillano podría defenderte que hombre, que no, que Sevilla era un reino independiente y como tal figura en las intitulaciones y que bla, bla, bla. Pero como te comenté, no ha habido cordobés, sevillano o jiennense que se nos haya quejado por marginar a su reino, sino que ellos se incluyen en Castilla, al igual que extremeños, manchegos, vascos o murcianos. Así que sí, Castilla lleva el peso de la conquista, lo cual no quiere decir que haya gentes de León, Navarra o Aragón.
      (Y a todo esto, ¿sabías que a los españoles nos llaman gallegos en Latinoamérica sólo desde el siglo XIX, cuando muchos gallegos tuvieron que emigrar a las repúblicas nacidas tras la independencia? Recuérdalo para evitar nuevos errores).
      (Otro paréntesis: la cuestión de lógica geográfica también se aplica a los puertos. Sevilla o Cádiz están más cerca de América que Bilbao, del mismo modo que La Coruña está más cerca de Inglaterra que Almería. Lo normal, vamos).

      Y sí, Aquí fue Troya es un lugar para debatir de Historia. De hecho, es lo que estoy haciendo contigo. Si no quisiera debatir hubiese borrado tu comentario y me hubiese evitado perder tiempo, pero creo más enriquecedor leerte y tomarme el tiempo y esfuerzo necesarios para aportar datos y documentos que lo corroboren en vez de quejarme y hablar vagamente y sin mucha idea. En ningún momento he puesto en tu boca palabras que no hayas dicho -ahí quedan los comentarios-, ni he confundido lo que crees que he confundido (porque sé de sobra qué es una provincia, qué es un reino y qué es una corona) ni mucho menos he querido insultar o atacar a León, a su gente o a su historia.
      (Que tiene narices que tenga que explicar esto último).

      Si quieres sentirte herido, adelante. Vuelvo a decirte que contra eso nada puedo hacer, porque es tu creencia y no soy yo quién para cambiarla. Pero, por favor, si vas a hablar de Historia procura hacerlo con datos empíricos y no con sensaciones. Sería de agradecer.

  8. “Creí que este era un lugar para debatir de Historia. Ya veo que no; que es para decir claramente lo que a los editores les gusta y dejar claro lo que no se puede comentar en su blog y denostar a otros por hablar de lo que nunca hablaron. Una lástima, de verdad.”

    Hola Jesús María. Contesto en calidad de Administrador/editor de este blog. Este es un lugar para debatir de Historia, de hecho, acabo de leer 6 comentarios en los que tu (permíteme tutearte) ofreces unos argumento y el autor de la entrada los refuta, eso, en mi ciudad, Sevilla ( Spal, Ispal, Hispalis, Isbilya, Sevilla) se llama debate.

    Decir que en este blog sólo se permite comentar lo que los editores quieren es absurdo desde el mismísimo momento en que un administrador o editor le dio al botos “aprobar” de tu comentario para que apareciese, si gestionas algún blog sabrás que se puede hacer, no sólo eso, también se podría modificar y que pareciera con tu nombre, pero no, aparecen tus comentarios.

    Has pasado del debate argumental a un ataque ad hominen a este blog, lo que personalmente me duele. La Historia Medieval trae estas controversias, en tanto en cuanto hay mucha gente que prefiere reflejar su origen y antecedente en ellos, por suerte, tenemos entre nuestros colaboradores a un medievalista magníficamente formado como es Fer Diaz que además de saber explicar un periodo que cuesta muchísimo asimilar de una manera impecable, es capaz de contrarrestar argumentos flojos como los que esgrimes.

    En lo que me toca, Castilla SI llevó el peso de la conquista de América. Quizás tu insistas en un León diferenciado de la corona castellana, yo podría hacer lo mismo con el Reino de Sevilla. Es más, podría decir que el Reino de Sevilla llevó la carga de la conquista. Fue desde el Reino de Sevilla desde donde salieron TODAS las expediciones de descubrimiento y conquista de “Las Indias”. Fue en Sevilla donde se formalizó la institución que filtraba las expediciones, las mercancías, el comercio, y absolutamente todo lo relacionado con el descubrimiento, conquista, repoblación y comercio con Las Indias.

    Sin embargo, estaría mintiendo. Porque es la corona castellana (posteriormente corona hispánica, como gusta de llamar en la historiografía moderna) la que traslada a América su sistema gubernamental, institucional, jurídico y administrativo.

    Si queremos ir atrás, por ejemplo, en el SXIX, en los estertores de la presencia colonial en América, se da un caso controvertido de esclavos, lo explico por lo curioso, un Señor se muere, y sus esclavos no quieren que los hijos de ese Señor sean sus dueños porque son unos malos amos de esclavos, “que tratan despóticamente a sus siervos” (sic). Los señores vecinos escriben al rey y le preguntan sobre qué pasa con los esclavos de un señor cuando éste muere, porque EL FUERO JUZGO y LAS PARTIDAS nada dicen sobre ello. Es decir, pasados casi 700 años, aluden a la ley leonesa y a la ley castellana, ambas asimiladas como origen del derecho. ¿quiere decir esto que León aporta una legislación propia al marco jurídico americano? No, al igual que no podemos decir que lo hayan hecho ni el reino visigótico ni la tradición romana.

    Atribuir cosas que no se representan en la evolución (más lógica o menos) en los procesos históricos a largo plazo por sucesos concretos anteriores a los que damos importancia, con la equidad que debería darnos la historia, es algo que cualquier profesional de la Historia debería aborrecer.

    Y considerar un argumento contrario como censura es algo que queda fuera de cualquier metodología científica. Lo más interesante de los debates es escuchar a la parte contraria, porque a veces pasa que tienen más argumentos que tu, o más documentación, o simplemente otro punto de vista, lo que sólo debería servir para generar la satisfacción del conocimiento hallado.

    Un saludo. Y por supuesto, gracias por visitarnos y por volver.

    1. Gracias por tomarte la molestia e interceder, Alberto.

      Como bien apuntas, en ningún momento he negado el debate, sino que (en mi opinión y en la de otros que han leído) he rebatido falsas afirmaciones aportando argumentos, cosa que Jesús María no ha hecho. A cambio ha recurrido a ataques ad hominem y a criticar este blog sin otro motivo que no haberle dado la razón.

      Por otro lado, gracias por aportar nuevos datos acerca de la conquista de América. Para zanjar de una vez la polémica sobre la procedencia de quienes viajaron al Nuevo Mundo voy a enlazar este artículo publicado en Tonos, revista filológica de la Universidad de Murcia. Si alguien se quiere ahorrar la lectura me centro en el origen de la polémica: el porcentaje de colonos del antiguo reino leonés en América fue menor del 20% en cualquier caso (incluso en el más optimista, con Asturias y Galicia, como Jesús María llegó a insinuar), llegando a descender al 7’5%. Y aunque esas cifras pueden resultar lógicas -las zonas más pobladas de la Corona de Castilla eran Andalucía y Castilla, no León ni Galicia- no dejan de desmentir el bulo que Jesús María intentaba hacer pasar por verdadero.

      Creo que basar una refutación en datos tangibles y no en opiniones victimistas es suficiente para desterrar la acusación de censura que Jesús María vertió sobre Aquí fue Troya, pero en todo caso prefiero terminar con esta frase de tu comentario, Alberto:
      “Considerar un argumento contrario como censura es algo que queda fuera de cualquier metodología científica”.

    2. No Sr, no se llama Corona de Castilla, es la Corona de León y de Castilla (o al revés si gustas), no es tan dificil de entender, solo hay que fijarse en el escudo, verás dos blasones, un León, y un Castillo.
      Yo nunca llamaría a un Sevillano portugués, marroquí, o mejicano, por lo que no hay que llamar nunca a un leonés castellano.
      Este debate es facil sacarlo cuando hay leoneses, es lógico, estamos hasta los mismisimos de esta mezcla de ignorancia y mala intención con la que se nos bombardea desde todos los frentes.
      Atentamente de un enamorado de Andalucía.

      1. Buenas tardes, La Purpurada, y gracias por comentar.
        Entenderás que no tengo mucho tiempo para responder a tus tres comentarios, así que permíteme que sea directo y me centre únicamente en éste para decirte que la Corona de Castilla y León no existió.
        Sé que te puede fastidiar, pero -repito- nominalmente es “Corona de Castilla”. Bajo ese nombre se incluían Castilla, León, Galicia, Toledo, Sevilla, Jaén, Murcia, Canarias, Granada e incluso las Indias.
        ¿Que en el escudo aparecen leones y castillos? Ajá. Así lo decidió Fernando III cuando unió ambos reinos, pero nunca te fíes de lo que aparezca en un escudo: en el escudo de Suecia hay leones, muy típicos de Escandinavia, mientras que en el escudo del Reino Unido aparece un unicornio, que como todo el mundo sabe tiene su hábitat en las Highlands escocesas.
        Y no, jamás me leerás llamar castellano a un leonés, pero tampoco me leerás decir que León no estaba dentro de la Corona de Castilla. Lo siento.

  9. Buenas tardes:

    Lamento no poder debatir con el resto de participantes sobre temas históricos por que me temo que no estaría al nivel.

    Sin embargo me voy a permitir una puntualización algo más mundana a la parte del artículo que hace referencia a la tarifa de acceso al museo-panteón de San Isidoro y a lo que se le ofrece (o no) al visitante.

    La tarifa de 5 Euros por persona a la que se hace referencia, está vigente desde Enero de 2012, como bien se explica en la página web oficial del Museo de San Isidoro.

    El hecho de retirar la pieza original estuvo motivada por garantizar la seguridad de la misma. La repercusión internacional que, independientemente de su veracidad o fiabilidad, ha tenido el estudio que la vincula con el grial lo hacía aconsejable.

    Desde el momento en que se retiró la pieza se advirtió personalmente y de forma verbal a todos y cada uno de los visitantes del museo, antes de adquirir su entrada, de que el Caliz expuesto no era el original.

    Solucionados los problemas de seguridad y acondicionada una nueva sala, el Caliz original se encuentra nuevamente expuesto desde el 14 de abril de 2014.

    Un saludo, y enhorabuena por el blog. Independientemente de las opiniones de cada uno el contenido resulta apasionante.

    1. Hola, Alicia, gracias por tu comentario y tus aclaraciones. En cuanto te responda actualizaré el artículo en cuestión para incluir tus aportes; entiende que el artículo lo escribí hace más de dos semanas, cuando aún no se sabía qué iba a suceder con la exposición del cáliz y se había tomado como primera medida la sustitución temporal del original por la copia.

      Como has apuntado, la tarifa de cinco euros sigue vigente en San Isidoro, tal y como puede comprobarse en el enlace. Es más, si alguien tiene la suerte de estar en León un jueves podrá visitarlo por sólo un euro (o gratis). Y, por supuesto, es de agradecer que se haya advertido a todos los visitantes del museo que el Cáliz de Doña Urraca era una réplica; doy fe de que es verdad porque hace varios días estuve allí de visita e igualmente se me avisó de ello.

      Gracias por leernos y por la puntualización acerca de la nueva exposición del cáliz. Y no dudes en debatir sobre Historia, que para eso estamos en Aquí fue Troya.

  10. Un motivo más para venir a León, que con sus siete Reservas de la Biosfera (record mundial sobre un territorio), es considerado por la UNESCO, uno de los lugares más bellos del planeta.
    Y mucho más que ver, Parque Nacional, parques naturales, monumentos naturales, la mayor mina y obra de ingeniería del Imperio Romano, osos, lobos, urogallos, las mejores vidrieras del gótico en cuanto a calidad y cantidad, las mejores pinturas del románico, la tercera muralla más larga de España, el mercado más antiguo de España, las únicas luchas celtas de la Península, el tercer río más caudaloso…podría seguir un buen ratín, pero os animo a que lo descubrais.
    Saludines dende l´vieyu Reino de Lleón.

  11. No Sr, el León del Blasón hace referencia a nuestro Reino, pues nunca se fundió con Castilla, se fueron uniendo todos, hasta que el de Granada cerró el círculo.
    Los leoneses son leoneses y los castellanos son castellanos, no es tan dificil, aunque esta discusión es absurda al menos en parte, ya que Ud parece que lo tiene claro.
    Si nos ceñimos a nuestro Reino, a nuestro blasón, el que ondea en el Escudo de España, debajo están todos los territorios que lo ocupaban cuando se unió, que no fusiono, León y Castilla, León, Galicia, Asturias, gran parte de Extremadura, y el occidente andaluz. Todos esos territorios son leoneses, y León a su vez también es galego, asturiano, y un poco extremeño y andaluz. Otra cosa es la Región histórica, esa que contrariamente al derecho constitucional, no ha sido declarada Autonomía, que la conforman León, Zamora y Salamanca.
    Y por cierto, Palencia y Valladolid son tan leonesas como castellanas.
    Atentamente.

    1. Hola de nuevo, La Purpurada. Lamento tener que volver a disentir con tu opinión, pero es eso, opinión, no verdad. Intentaré explicarlo lo mejor posible para evitar otra polémica innecesaria.
      Tal y como te dije en un comentario previo, no existe la Corona de León y Castilla, sino simplemente la Corona de Castilla. Ésa es su denominación oficial e, insisto, no hacía de menos ni a León ni al resto de reinos y territorios (Galicia, Toledo, Sevilla, Murcia, Canarias, etcétera) que la componían. La Corona de Castilla nace en 1230, cuando Fernando III, monarca castellano, une (hablo de unión, no de absorción ni invasión ni ocupación) a su reino el de León por herencia paterna.
      Ahora bien, ¿qué emblema decide usar Fernando III? Pues depende. Hasta 1230 había usado el blasón de Castilla de su abuelo Alfonso VIII, el mismo que se observa en su tumba en Las Huelgas. Ya sabes, el castillo amarillo sobre fondo rojo. A partir de 1230 une el león pasante (que no rampante) del reino leonés, pero de entrada no lo hace en la forma habitual de cuatro cuarteles con dos castillos y dos leones, sino que coloca en esos cuatro cuarteles sólo un león acompañado de tres castillos (es el Pendón de San Fernando, usado en la conquista de Sevilla en 1248). Luego la Corona de Castilla sí dividiría el cuartelado en la forma equitativa que hoy conocemos.
      Podríamos luego debatir los matices entre unión y fusión. Lo de 1230 es unión, pero tras el Ordenamiento de Alcalá de 1348 ya sí que hay fusión de todos los territorios incluidos bajo la Corona de Castilla. Puedes entenderlo como un menoscabo a León si así lo deseas, pero insisto: es una opinión y, curiosamente, siempre viene desde un mismo lado, ya que ningún cordobés o jiennense se nos ha quejado por “ignorar” sus reinos históricos.
      (Y ya que hablo de Andalucía, permíteme que te diga que no, el reino de León no conquistó el occidente andaluz. O mientes a sabiendas o te han mentido y te has creído una manipulación demasiado burda. En todo caso, lo más al sur que llegó Alfonso IX fue a Badajoz y Mérida, en 1230).
      Con todo, recuerda que aquí quienes deberían quejarse en última instancia son los gallegos, cuyo último rey, García II, murió tras diecisiete años de cautiverio por orden de Alfonso VI de León y Castilla.

  12. Acabo de leer el artículo y los comentarios al mismo. ¿Qué decir al respecto? Que el cáliz que probablemente utilizó Jesús en la última cena se conserva en la capilla del Santo Cáliz de la catedral de Valencia desde hace siglos: una bellísima taza de ágata (cfr. http://www.catedraldevalencia.es/el-santo-caliz.php ). El de Doña Urraca también es una hermosa obra de arte que corrobora la costumbre judía de aquella época. Pocas son , de todos modos, las reliquias que la Iglesia ofrece a los fieles para su veneración. La más importante de todas ellas: la Sábana Santa que se conserva en Turín, un reportaje fotográfico en tres dimensiones de lo que cuentan los evangelios sucintamente acerca de las torturas y muerte por crucifixión que sufrió Jesús. Y no va a ser una prueba de carbono 14 inválida hecha por científicos deshonestos (tela contaminada de un borde y encima con un remiendo de algodón hecho por las clarisas en 1534 tras el incendio sufrido dos años antes, cuando el tejido es de solo lino) lo que me va a convencer de lo contrario. Desde luego, no me creo cualquier chorrada, pero de ahí a rechazar la existencia de cualquier reliquia venerada por una institución -la Iglesia- que, si mal no recuerdo, fue la que fundó las universidades en la Edad Media e incentivó y alentó la investigación científica, hay un paso que no daré movido por prejuicios laicistas.

    1. Gracias por tu comentario, Roberto.
      Lamento comunicarte, repitiendo lo que ya dije en el artículo, que la Iglesia no ha reconocido como auténtico el Santo Cáliz de la catedral de Valencia. También fue la propia Iglesia la que admitió que la Sábana Santa no tenía dos mil años, sino sólo unos siglos tras los resultados de la prueba del ADN que tan rápidamente has descalificado.
      Por otra parte, las universidades de la Edad Media no las fundó únicamente la Iglesia. Las dos más antiguas de España (Palencia y Salamanca) fueron de fundación real, por ejemplo. Y, en todo caso, fundar universidades no es un argumento válido si lo que pretendes -como así parece- es justificar que la Iglesia reconozca unas reliquias y otras no.

      PD: gracias por achacarme prejuicios laicistas. Me abstendré de achacarte otras cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>