Descubierta una nave romana en Ostia Antica

El pasado 30 de Abril, las autoridades italianas dieron a conocer la noticia del hallazgo de los restos de una nave romana durante la construcción de un puente en las inmediaciones de la antigua ciudad portuaria, Ostia Antica.

Los restos asomando parcialmente del suelo. Mientras, un arqueólogo despliega una manguera para humedecer los restos.

 

El pasado 30 de Abril, las autoridades italianas dieron a conocer el hallazgo de los restos de una nave romana (la primera en este área) enterrada a 4 metros de profundidad, durante la construcción del nuevo puente de la Vía della Scafa, en las proximidades de las ruinas de Ostia Antica, la ciudad portuaria de la antigua Roma.

Los restos fueron encontrados durante la una intervención conocida como “arqueología preventiva” o “arqueología de urgencia”, por la cual se explora el terreno de un área de potencial arqueológico antes de que se inicien las obras de construcción, para asegurar, en la medida de lo posible, que las obras no destruyen patrimonio arqueológico alguno.

Un barco bajo tierra

Hasta la fecha, los arqueólogos encargados de la excavación han descubierto una sección de 11 metros de largo del barco y calculan que podría alcanzar los 13 metros. Se trata de un pecio que, debido a la ausencia de hierro entre sus elementos constructivos, puede probablemente pertenecer a la época del Alto Imperio. Las causas por las cuales el barco ha terminado en dicha localización aun no se han dado a conocer aunque no sería de extrañar que se tratara de un barco hundido en el antiguo cauce del río y cubierto posteriormente por sedimentos aportados por el propio río.

El barco se ha conservado en excelentes condiciones debido a que estaba enterrado en un barro arcilloso y a que el nivel de la capa freática (es decir, el nivel a partir del cual podemos encontrar agua) era bastante alto. Aunque parezca mentira, el agua y el barro son uno de los mejores medios para que la madera se conserve. Por un lado, el agua evita que la madera se seque y se rompa y por otro, el barro evita que organismo que se alimentan de la madera, accedan a ella.

Últimas noticias: los hombres con traje y corbata NO son arqueólogos

Ahora, los arqueólogos, dirigidos por Paola Germoni (de la superintendencia de Roma y Ostia) y Alessandra Ghelli, tienen por delante una delicada tarea de excavación. Deben mantener la madera siempre húmeda porque un secado no controlado daría al traste con siglos de conservación. Cuando el barco haya sido estudiado in situ y las obras del puente no puedan ser detenidas durante más tiempo, es de suponer que los arqueólogos retirarán los restos y los llevarán a un laboratorio especializado donde comenzará un proceso delicado destinado a asegurar la conservación de la embarcación y que espero que pueda explicaros en otra entrada.

¿Un barco sin clavos?

Como he dicho, los arqueólogos han datado el barco de forma aproximada en el periodo conocido como el Alto Imperio (siglo I a siglo III d.C.). Esto se debe a que en la construcción del barco no se utilizaron clavos de hierro para unir las distintas piezas de madera.

Esto quiere decir que el barco encontrado fue construido siguiendo una técnica conocida como el cosido por el cual las tablas que forman el casco fueron ensambladas entre sí cosiéndolas con cuerda de origen vegetal.* Como nos corrige amablemente Pere en los comentarios, durante el Alto Imperio la técnica de construcción sin clavos utilizada era la de “claves y clavijas” que, supongo, se refiere a la que yo conozco como “tenon et mortaisse” o “tenón y mortaja”. Esta técnica consiste en el tallado de las piezas de tal forma que se ensamblen mediante lengüetas de madera atravesadas por pasadores del mismo material.

Técnica de ensamblado mediante tenon y mortaja

Ostia Antica, el puerto de Roma

El barco ha sido hallado en las inmediaciones de las ruinas de la ciudad romana de Ostia Antica, situada en la costa del mar Tirreno, en el antiguo Latium, Italia, que funcionó como puerto de la antigua Roma. Esta ubicada cerca de la boca del río Tíber por cuyo cauce se subían las mercancías a la ciudad de Roma.

El puerto de Ostia servía como lugar de descarga e intercambio de productos. Los grandes barcos mercantes recalaban en la ciudad y vendían su mercancía que acto seguido era cargada en barcos fluviales, de menor tamaño y calado, para remontar el Tíber y abastecer la ciudad de Roma.

Las ruinas de Ostia Antica junto al río Tíber

 

Enlaces de interés:

Galería de imágenes de la excavación del Corriere della Sera, periódico romano.

Página de Ostia Antica.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “Descubierta una nave romana en Ostia Antica”

  1. Muy interesante el apunte, pero habría que corregir el tema del modeo de construcción. En el Alto Imperio romano no se empleaba el método del cosido, sino el de claves y clavijas, que exigía prácticamente tallar una a una todas las tablas de la nave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>