Pompeya. Un problema de conservación

Pompeya se desmorona. Estas son las conclusiones de algunos expertos sobre la ciudad sepultada por la piedra pómez hace casi 2000 años. Esto es debido a los varios derrumbes de muros y estructuras arqueológicas ocurridas, sobre todo, durante este último mes de noviembre de 2010.

Derrumbe en Pompeya, fuente: elmundo.es, cultura, 05/12/2010

A principios de noviembre se desplomó la Escuela de los Gladiadores, con sus frescos, en la calle de la Abundancia, la principal de la antigua urbe. Después se derrumbaron dos paredes sin decoración en una bodega de la calle Strabiana (en el área de los teatros) y en otro edificio, detrás de la casa del Centenario. Por último, en el jardín de la Casa del Moralista, sin acceso al público, cedieron seis metros del muro perimetral. Pero, según el presidente de la asociación nacional de arqueólogos, ha habido siete derrumbes en un año.

El problema, parece ser que se centra en una mala gestión del patrimonio, donde han primado los grandes proyectos puntuales y llamativos para la atracción de turismo, dejando de lado, la labor de conservación y restauración de las estructuras arqueológicas, que presentan un frágil estado de preservación, siendo su estabilización una acción prioritaria cuando se lleva a cabo cualquier excavación arqueológica.

Pero tenemos que tener en cuenta, que las estructuras de la ciudad seguramente ya estuvieran resentidas por los movimientos de tierra que precedieron a la explosión piroplástica del Vesubio, ya que unos años antes se produjo un terremoto en la ciudad que causó diferentes daños en varias zonas de la urbe que, según los expertos, estaban en fase de reparación durante la catástrofe del año 79. Sin olvidar que estos temblores han ido continuando cada cierto tiempo en la zona, como el último producido en 1980.

Fuente: elmundo.es, cultura, 05/12/2010

Por lo que antes de acometer cualquier proceso de conservación el grupo de expertos designados en Pompeya (entre ellos arqueólogos, restauradores, geólogos y arquitectos) deben llevar a cabo un estudio exhaustivo del estado de conservación real de cada una de las casas, teniendo gran relevancia el estado de los cimientos, ya que atajando el problema de raíz es el único modo para el posible mantenimiento de la ciudad romana.

Otros problemas, que parecen menos graves pero que van minando la firmeza de las estructuras, como son la acción de hierbas silvestres que crecen a su libre albedrío, la contaminación atmosférica, la erosión provocada por los viandantes en calles y mosaicos, la invasión de turistas (unos dos millones de visitantes al año) y el vandalismo que sufren las diferentes estructuras y piezas (pintadas y graffitis, extracción de fragmentos de frescos o muros,…) han acrecentado los problemas de estabilización de la urbe en estos últimos tiempos ya que el presupuesto dedicado a su mantenimiento y vigilancia era escaso, haciendo peligrar un bien declarado patrimonio histórico-artístico de la Humanidad por la UNESCO.

Con todo esto, para devolver parte del esplendor a Pompeya, primero debe de haber una campaña de concienciación en la que la idea primordial debe ser la conservación general, en la que la limpieza y la consolidación de las estructuras deben ser los conceptos prioritarios, para poder, luego, realizar un recorrido coherente en la que los visitantes tomen conciencia y formen parte en la conservación de la urbe, haciéndose una idea de nuestro patrimonio y de su fragilidad, ya que la perduración de estos bienes en el tiempo corre de nuestra cuenta y de nosotros depende que las generaciones venideras puedan admirar los restos de las antiguas civilizaciones que forman parte de nuestro pasado y de nuestra historia.
Estamos convencidos que estas medidas, junto con otras actuaciones que se adecuen al problema que está sufriendo la ciudad de Pompeya, se tomarán o se estarán tomando por parte de los expertos, para devolver el esplendor a una cuidad mítica.

Be Sociable, Share!

Un pensamiento en “Pompeya. Un problema de conservación”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>