La ciencia española en el s. XVI: los libros de navegación

Uno de los principales problemas de España, ya lo dice Pérez-Reverte, es lo poco que tenemos en consideración nuestra propia historia. No se trata de que ahora intentemos resucitar pasados heroicos a la manera del franquismo sino de valorar nuestro pasado como se merece.

El siglo XVI (y parte del s.XVII), no fue llamado el siglo de Oro por nada. Los territorios bajo el dominio de los monarcas españoles vivieron un gran esplendor de las artes. La literatura, la pintura, la escultura y la arquitectura de los autores patrios es hoy uno de los mejores exponentes del renacimiento y el barroco europeos. La monarquía tenía dinero y poder. Y donde hay dinero y poder, siempre se concentran los mejores artistas.

Sin embargo, hasta hace relativamente poco, la ciencia española apenas era tenida en cuenta. Parecía que no había habido grandes tratados o avances científicos en España. Mientras franceses, ingleses e italianos reivindicaban los nombres de grandes científicos, en el territorio español no había nadie. Pero el poder no se sustenta sólo. Se necesita contar con la vanguardia tecnológica a fin de que el enemigo no te aventaje.

Durante el siglo XVI la Casa de la Contratación y el Consejo de Indias, ambos en Sevilla, se convirtieron en el núcleo de los avances científicos orientados a la navegación y la cartografía. Era necesario asegurar que los marineros españoles estuvieran lo mejor formados posible para mantener el dominio en el mar y el control sobre las Indias. Los oficios de Piloto Mayor, Cosmógrafo Mayor y Cosmógrafo de hacer cartas, fueron profesores y científicos que contribuyeron a ampliar los conocimientos de geografía y de navegación.

Durante el s.XVI circularon en España de manera impresa o manuscrita, multitud de tratados científicos: la Suma de geografía de Martín Fernández de Enciso[1], El tratado de la Esphera y del arte de marear del portugués afincado en Castilla, Francisco Falero o Faleiro[2]; El arte de navegar de Pedro de Medina[3]; El regimiento de navegación, del mismo autor[4]; el Breve Compendio de la Sphera y de la Arte de Navegar, de Martín Cortés[5]; o el Compendio de la Arte de Navegar del astrólogo, matemático y cosmógrafo de Felipe II, Rodrigo Zamorano[6].

Arte de Navegar de Pedro de Medina
Arte de Navegar de Pedro de Medina

Estos tratados fueron incluso traducidos a varios idiomas, por supuesto, sin permiso ni beneficios para el autor, al igual que El Quijote, traducido y vendido por toda Europa ya en vida de Cervantes. El libro de Martín Fernández de Enciso apareció en Londres en 1578 como A briefe description of the portes; el Arte de Navegar de Pedro de Medina fue traducido a las principales lenguas europeas, reimprimiéndose muchas veces hasta muy entrado el siglo XVII[7]. Hasta tal punto que algunos historiadores han llegado a afirmar que “Europa aprendió a navegar en libros españoles”.

Traducción al italiano del Arte de Navegar de Pedro de Medina

Esta ingente cantidad de publicaciones sobre navegación y cosmografía (la geografía de la época) se debió a que los monarcas españoles incentivaron la producción científica al respecto. Felipe II y Carlos V mantuvieron a diversos cosmógrafos bajo su protección y a su servicio. Encargaron a estos, mejoras cartográficas para asegurarse que sus barcos fueran los mejor informados. También se dieron en España tratados de construcción naval, aunque carecían de planos detallados más allá de algunos esquemas y dibujos[8].

Y así como la navegación, también la artillería contó con multitud de títulos que explicaban los métodos para calcular las trayectorias y distancias necesarias para el buen uso de cañones y bombardas. Estos libros ponen de manifiesto que la ciencia española tuvo mucho que ver en el mantenimiento de la supremacía política, militar y económica de la España del s.XVI; y proporcionó a sus monarcas mejores pilotos, barcos, artilleros e información.


[1] Suma de geografía que trata de todas las partidas y provincias del mundo: en especial de las Indias. Y trata largamente del arte de marear; juntamente con la esfera en romance, con el regimiento del sol y del norte. Sevilla, 1519

[2] El tratado de la Esphera y del arte de marear: con el regimiento de las alturas: con algunas reglas nuevamente escritas muy necesarias. Sevilla, 1535

[3] El arte de Navegar. Valladolid, 1545.

[4] El regimiento de Navegación. Sevilla 1552 y 1563.

[5] Breve compendio de la Sphera y de la Arte de Navegar. Sevilla, 1551.

[6] Compendio de la Arte de Navegar. Sevilla, 1581.

[7] VICENTE MAROTO, Isabel: El arte de Navegar. Universidad de Valladolid.

[8] Los primeros planos detallados de los que se tienen constancia pertenecen al libro de Antonio de Gaztañeta, 1720.

Be Sociable, Share!

2 pensamientos en “La ciencia española en el s. XVI: los libros de navegación”

  1. Antes de nada, enhorabuena por la iniciativa: es necesario que la Historia y las nuevas tecnologías se den la mano.
    Sobre el artículo, es justo reivindicar la labor de la ciencia española en el Siglo de Oro. Pero así somos los españoles: solemos quedarnos con lo material y apenas prestamos atención a los beneficios intelectuales. Si hablamos del Siglo de Oro, la mayoría de la gente pensará en las grandes obras, pero no en el cambio de mentalidad que se vivió en esas décadas ni en los avances científicos que aquí se han detallado (y en esto me incluyo: yo también tardaría en citar el desarrollo de la cosmografía y la navegación).
    Una vez más, enhorabuena: tanto por la página como por el artículo.

  2. Una de las consecuencias de este crecimiento tecnológico y marítimo fue la creación a finales del XVII de la Universidad de Mareantes, también con sede en Sevilla, y que generó una ingente cantidad de pilotos y demás navegantes, no solo a la corona hispánica, sino a toda Europa.

    http://3.bp.blogspot.com/_4pjgye-nxds/S-veGRvsJQI/AAAAAAAAAn0/yS0nPszT2vw/s1600/Andaluc%C3%ADa+-+Sevilla+-+Palacio+de+San+Telmo.jpg

    Y además es otra joya del barroco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>