mercosur-San Juan

Mercosur: Un mito de la integración latinoamericana

Termina el Mundial de Brasil y las sensaciones para las dos grandes selecciones de América, Brasil y Argentina, son cuanto menos agridulces. Quizás con el tiempo se valoraran más los resultados, sobre todo con los recursos con los que ambos conjuntos enfocaban la competición, pero la finalización del Mundial también supone la vuelta a la normalidad de las sociedades argentina y brasileira.

Argentina y Brasil, Brasil y Argentina, no importa el orden de los factores de las dos tradicionales potencias de la región sudamericana, fronterizas y tradicionalmente en conflicto, no siempre del todo pacífico, por la hegemonía del subcontinente sudamericano, sobre todo durante unas dictaduras militares que buscaron enemigos fuera que focalizaran el fervor nacional (véase Malvinas).

En la década de los ochenta, con el fin de las llamadas “Dictaduras del Cono Sur” y en medio de una crisis económica brutal ligada a unos problemas de deuda externa que afectaban a la gran mayoría de la región, aunque a unos países más que otros, las dos principales potencias del subcontinente buscaron reorientar sus maltrechas economías con el fin no sólo de crecer y desarrollarse, sino también de crear una base de estabilidad económica para sus jóvenes y aún débiles sistemas democráticos.

La segunda mitad de dicha década estuvo marcada por el paulatino acercamiento de ambos países que firmaron varios tratados y actas de armonización progresiva de políticas económicas, una espiral que había comenzado el 30 de noviembre de 1985 con la firma por parte de los presidentes Raúl Alfonsín (Argentina) y Jose Sarney (Brasil) de la Declaración de Foz de Iguazú, cuyo valor simbólico fue inestimable, pero con un valor real en términos económicos aún muy limitado.

Alfonsín y Sarnay en noviembre de 1985, fecha de la firma de la Declaración de Foz de Iguazú
Alfonsín y Sarnay en noviembre de 1985, fecha de la firma de la Declaración de Foz de Iguazú

Ese proceso de acercamiento de las dos grandes potencias de la región que generaba un mercado potencial de alrededor de 200 millones de habitantes dentro de unas economías que se encontraban aún en desarrollo, unidas a la gratísima experiencia que suponía las Comunidad Económica Europea en el Viejo Continente y al shock que provocó el desmoronamiento de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría, generaron una serie de expectativas positivas acerca de la creación de una estructura económica fuerte en Sudamérica, generando un campo de fuerza importante sobre las pequeñas repúblicas fronterizas con ambos países, Uruguay y Paraguay, que observaron en Brasil y Argentina un ariete sobre el que reforzar su posición en la región y en el mundo, así como una forma de introducir capitales en sus países.

Este lento proceso acabó con la firma el 26 de marzo de 1991 del Tratado de Asunción por los presidentes de Argentina (Carlos Saúl Menem), Brasil (Fernando Collor de Mello), Paraguay (Andrés Rodríguez) y Uruguay (Luis Alberto Lacalle) que ponía la primera piedra sobre lo que sería llamado como Mercado Común del Sur/Mercado Comum do Sul, más conocido como MERCOSUR. El objetivo fundamental del acuerdo era formar en 1995, a través del llamado Protocolo de Ouro Preto, un mercado común entre los países miembros. Para conseguirlo se incluía en el Tratado la libre circulación de personas, capitales, servicios y mercancías, así como también se buscaba el establecimiento de una tarifa exterior común, la eliminación de los obstáculos arancelarios y no arancelarios, la coordinación de políticas sectoriales y macroeconómicas, una política común con respecto a terceros países y la armonización de la normativa interna de los países miembros. Como se puede observar, los objetivos no eran nimios pero, aunque había potencial de desarrollo, el optimismo reinante se dio de bruces rápidamente con la realidad nacionalista.

En teoría, el MERCOSUR seguía más el “modelo europeo” de integración que los planteamientos más tradicionalmente comunes en la región. Al contrario que en el pasado, la sustitución de las importaciones no era el leitmotiv de la política económica latinoamericana, sino que se había producido un cambio en la mentalidad de las élites económicas de la región que querían su propio “milagro económico” como continuación de la ola industrializadora del sudeste asiático. El impulso liberalizador y desregulador había llegado a América Latina en los noventa con mucha fuerza, pero ese vigor no tardó mucho en desvanecerse.

A duras penas y con mucho esfuerzo, el proceso integrador comenzó a dar sus primeros pasos durante la segunda mitad de las década de los noventa y comienza a generar buenos resultados con un proceso de apertura perceptible, sobre todo en los dos grandes y Uruguay, pero entonces se viene la debacle.

La crisis económica de finales de siglo cuyo epicentro se encontraba en Rusia comenzaba a afectar a la región y esta no fue inmune a tal periodo crítico. Habiendo comenzado con la voluntad declarada de continuar con la práctica integracionista, la Alianza extrapoló hacia la región los significados y las causas de la crisis. La devaluación del real brasileño en 1999 por parte del gobierno de Cardoso, generó inconvenientes en el intercambio comercial bilateral, hundiendo de golpe las exportaciones de una Argentina que vivía en la ilusión de la “trampa de la convertibilidad”, una ilusión que le estallaría en las narices y se convertiría en la mayor crisis de su historia reciente. Poco a poco el malestar fue creciendo en el vínculo recíproco, ya que se exageró desde Argentina, la culpabilidad brasilera de su crisis, al punto de generar un desgaste en las relaciones diplomáticas y comerciales entre los principales socios del MERCOSUR.

La salida de la crisis y el retorno a la senda del crecimiento, lejos de alejar los fantasmas particularistas, reverdeció las rencillas internas. La llegada de Lula al poder fue un espejismo de esperanzador liderazgo por parte de un gobierno brasileño que entendía el MERCOSUR como una herramienta más de su política exterior y económica, en ese orden, pero no el eje sobre el que pivotar las mismas. La Argentina de Kirchner no se poseía la fuerza interna suficiente, ni tampoco el convencimiento ideológico, para liderar un proceso de fortalecimiento de las relaciones comerciales dentro del pacto. Paraguay nunca ha gozado de excesivo peso, debido a que es el “hermano pobre” y Uruguay decidió que si quería tener un sistema económico estable este se iba a lograr a través de la seriedad y la apertura económica, aunque ella supusiera hacerlo desde fuera del MERCOSUR.

Desde entonces esta unión camina en sentido contrario al que mostraban sus líneas maestras: Creada como un mecanismo de integración económica que posibilitara una estabilidad suficiente para un posible acercamiento político posterior, en la actualidad el orden de los factores se ha intercambiando modificando claramente el producto, sobre todo tras la adhesión de una Venezuela en 2006 que, prácticamente exige carnet y filiación política a los estados miembros y que se certifica con los procesos de incorporación abiertos para Ecuador y Bolivia. La politización creciente de MERCOSUR plantea una incógnita y es cómo reaccionaran los miembros (sobre todo los del Eje Bolivariano) si, por ejemplo, la derecha gana las elecciones en un país importante como Argentina o Brasil, ya que las tiranteces con el único presidente de derechas, el paraguayo Horacio Cartes, son notables.

Cumbre de mandatarios de Mercosur en Montevideo en el año 2005
Cumbre de mandatarios de Mercosur en Montevideo en el año 2005

Mientras los ejes de fundación del bloque basculaban en origen sobre la apertura, el MERCOSUR se ha cerrado sobre sí mismo consumido en sus propios conflictos. A pesar de los acuerdos firmados con terceros países e instancias, el proteccionismo se ha convertido en una de las claves para entender el poco dinamismo de sus economías incluso entre sí mismas. La realidad es que tampoco los gobiernos de Maduro y Fernández de Kirchner sean un reclamo para atraer inversión extranjera sobre el bloque y la región, ya que una de las claves de sus políticas no es precisamente la seguridad jurídica.

¿Se puede hablar de un fracaso del MERCOSUR como bloque supranacional? Es aventurado hablar rotundamente, ya que es un organismo vivo y como tal puede mutar, pero las expectativas no van hacia esa dirección, por lo que se puede decir que sí.

Ha fracasado en varios sentidos: el primero es interno porque no ha cumplido los objetivos para los que nació o sus logros son muy tímidos, producir una apertura notable en las economías firmantes y generar un mercado común fuerte que pudiera competir con otros ejes como la Unión Europea. Pero más allá de los propios objetivos internos, también se puede decir que el MERCOSUR ha fracasado desde otros puntos de vista.

Desde luego el bloque no se ha convertido en una referencia de integración ni económica, ni política, ni social en la región, prueba de ello es la multiplicidad de organismos de este tipo existentes (Alianza del Pacífico, Comunidad Andina de Naciones, Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, etc.) y que hablan de la inestabilidad de este tipo de iniciativas y la región, y no sólo eso, sino que corre el riesgo de sucumbir (si es que no lo ha hecho ya) como primer y más importante proyecto económico de América Latina a favor de una Alianza del Pacífico que se ha convertido en un nuevo motor económico y de desarrollo en América Latina y el Caribe.

populismo

Cómo conocí a vuestro padre (político): Definiendo el populismo.

En el análisis político actual se han generado una serie de términos-comodín los cuales el tertuliano o el político de turno se encuentra muy acostumbrado a repetir una y otra vez cuando lo que dice el oponente no le gusta. Frases como: “su argumento es una falacia…”, “eso que usted dice es demagógico…” o “esa medida es populista…” son normales en cualquier confrontación política, el problema es que una gran parte de los que las utilizan desconocen los significados de dichos términos. Sigue leyendo

Imagen del atentado.

¡Extra, extra! ¡Atentado en Sarajevo!

En la mañana de hoy, 28 de junio de 1914, el archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero al trono del Imperio Austrohúngaro y su esposa Sofía Chotek, duquesa de Hohenberg y condesa de Chotkova y Wognin, han sido asesinados tras un atentado cometido en Sarajevo, la capital de la provincia imperial de Bosnia y Herzegovina. El atentado ha sido llevado a cabo por el miembro de la organización: La Mano Negra, Gavrilo Princip.

Sigue leyendo

lucernas

Los baños en la Edad Media

En nuestra mente, tenemos arraigada la imagen que se nos ha dado a través del cine, o simplemente en los libros de texto sobre la poca o nula higiene que tenían las personas durante la Edad Media, por ello debemos decir que en la mayoría de las ocasiones no se corresponde con la realidad del momento. En algunos aspectos, encontramos por parte de los médicos la recomendación de lavarse en seco (ya que pensaban que lavarse con agua caliente debilitaba el cuerpo) o la prohibición de los sacerdotes a la asistencia a los baños públicos (considerado este hecho como una falta de respeto hacia Dios), pero la realidad es que estas construcciones no desaparecieron tras la caída del Imperio romano, sus plantas se transformaron y se adaptaron a las culturas posteriores así como a sus creencias.

Diferentes tipos de baños:

Existen una serie de baños que son los llamados mineromedicinales, estos están situados en lugares donde brota agua del subsuelo a altas o bajas temperaturas y con componentes que son beneficiosos para la salud, como hierro o azufre entre otros.

El nombre que reciben en árabe es al-hamma (baño o manantial de agua caliente), este calificativo ha dado como resultado que algunas ciudades tengan la denominación de Alhama, como Alhama de Murcia o Alhama de Aragón, lo que nos está indicando que en estas poblaciones había aguas termales.

baños mineromedicinales
Baños mineromedicinales árabes (Alhama de Granada) Fte: Carlos Vilzchez, (2002), Baños árabes (Granada, guías de historia y arte)

Pero también tenemos ejemplos cristianos de este tipo de baños, como los que se encuentran en Fuencaliente (Ciudad Real), con una planta simple compuesta por un estanque; o los de Oviedo, consistiendo en una piscina donde se bañaban por inmersión. Estos baños siempre se encuentran vinculados a una iglesia o ermita, y relacionados con los milagros. La construcción de estas instalaciones era a base de sillares, mortero y arcilla para impermeabilizar la estructura.

foncalada99
Baños mineromedicinales cristianos (Foncalada, Asturias) Fte: Terrantiquae

Desde el punto de vista arquitectónico la planta de estos edificios no va estar definidas, es decir, no van a seguir un esquema concreto al estar construidos en lugares donde brotan este tipo de aguas.

comparación baños
Comparativa entre planta baño mineromedicinal (Alhama de Murcia) y baño clásico o terma (San Lorenzo, Murcia) Fte: Baños Serrano, J. et al. Instituto de Estudios Almerienses, 1989; Castaño, T. y Jimenez, P. Memorias de Arqueología, 12.

La otra modalidad, serán los denominados como termales romanos o clásicos, siendo la disposición de su planta bien definida y por lo general con las mismas estancias, variando en sus dimensiones. A pesar de derivar de los baños romanos muchas de las estructuras van a ser modificadas, eliminándose la palestra para hacer ejercicio o la natatio (piscina para nadar), conservando eso sí,  las salas de agua fría, templada, caliente y el hipocausto (sistema para calentar el suelo).

Están por lo general situados en zonas próximas a los ríos o acequias, nutriendo de agua las estancias, pero también se podían encontrar cerca de las puertas de la entrada de la ciudad.

comparación baño romano
Comapración entre unas termas romanas y unos baños árabes. Fte: Ilustración Centro Arqueológico de los Baños, Alhama de Murcia; www.artencordoba.com-alcazaba

Algunos ejemplos de baños árabes y cristianos en la Península Ibérica

Los baños árabes, su planta consta de una entrada o vestíbulo (al-bayt al-maslaj) donde se guardaba la ropa; una sala fría (al-bayt al-barid), siendo el primer contacto del visitante con el agua; la sala templada (al-bayt al-wastani), para atemperar el cuerpo; la sala caliente (al-bayt al-sajun), estancia con altas temperaturas y la ultima. Por otro lado, en el subsuelo existía un sistema para calentar el edificio y donde se situaba la caldera (esta sala en árabe recibe el nombre de quid), y el horno (al-furn).

palacio comares
Sección y planta de los baños árabes del Palacio de Comares, Alhambra (Granada) Fte: La Alhambra y el Generalife (página web www.alahambra-patronato.es), Manuel López Reche

La decoración y los elementos que componían las estancias eran muy cuidados, así en prácticamente en todas ellas existían rebancos para que los bañistas se sentasen y tomaran los vapores que emergían del suelo.

Para la construcción empleaban diferentes materiales dependiendo del uso de la estancia, en las paredes se usaba  el hormigón de cal hidráulica, el tapial o la pizarra. Para la unión de las piezas la arena o el mortero de cal (será poco frecuente el uso de piedras para la construcción de los baños), siendo las paredes rematas con estuco.  Un elemento bastante significativo de los baños, eran las bóvedas (con variaciones en sus tamaños y formas) que eran decoradas con pequeños tragaluces o lucernas permitiendo el paso de la luz  y el escape del vapor. Se solían recubrir con vidrios de diversos colores para jugar con la intensidad de la luz poseyendo formas rectangulares, octogonales, en estrella o lágrima.

lucernas
Decoración de las bóvedas lucernas en forma de estrellas vista interior y exterior. Fte:http://www.jdiezarnal.com/valenciabanosalmirante.html##

Podemos encontrar otros elementos decorativos como son las columnas, hechas de piedra o mármol, empleándose éste último para revestir el suelo de las estancias junto con el ladrillo, variando entre uno u otro en función de los recursos económicos disponibles (no serán iguales los baños privados por ejemplo de la Alhambra de Granada que los públicos de un barrio).

 Las pareces solían adornarse con pinturas, variando los temas decorativos (acuáticos, geométricos, imitando a los adoquines), o simplemente eran revestidas con estuco blanco para facilitar su limpieza. Por último señalar como atractivo las fuentes en el suelo.

decoracion
Decoración (1) baños del Palacio de Comares; (2) baños árabes Medina Mayrit (Madrid). Fte: Vilchez, C. (2002), Baños árabes (Granada guía de historia y arte); Don’t stop Madrid

Algunos ejemplos de estos tipos de baños y que se pueden visitar, los encontramos en Alhama de Murcia, en  el Alcázar de los reyes cristianos de Córdoba, o los de Alhama de Granada.

El baño en los cristianos de época medieval no está muy estudiado debido a la creencia que se ha tenido siempre de que no los empleaban pero son varias las fuentes y los documentos que han recogido su uso, quedando por ejemplo constatada la compra y venta de baños entre los cristianos como en el caso de Murcia.

Al igual que los árabes, los cristianos frecuentaban estas instalaciones, reutilizando los modelos de las termas romanas. Un ejemplo que se puede visitar son los baños del Almirante en Valencia, cuya planta rectangular y lineal, y con las mismas estancias que los baños anteriores  (vestíbulo, una sala fría, templada y caliente, como también una sala de caldera) recuerdan a los anteriormente descritos, de ahí que en un principio fuesen considerados como islámicos. Al igual que sucede con los elementos decorativos  como las lucernas en las bóvedas.

baño cristiano
Planta y sala caliente de los baños cristianos del Almirante, Valencia. Fte: http://www.jdiezarnal.com/valenciabanosalmirante.html##; valenciaplaza.com

A parte de los grandes baños monumentales, existían otro tipo de baños como eran los portátiles, y con portátiles hago alusión a los “barreños”, realizados con madera, siendo como una especie de piscina redonda de pequeñas dimensiones.

cristianos 2
Baños cristianos públicos Ilustración. Fte: Bibliothèque nationale de France (L`Arsenal) Paris (M. 5196)-http://wtfarthistory.com/post/21782521659/medieval-bathhouses; Mendez Pidal, La Espña del siglo XIII: lieda en Imágenes.

 Como conclusión, hemos visto que la higiene era cuidada  en esta época (aunque se tratase de casos excepcionales), variando  su uso en las diferentes culturas, como también las formas y creencias con respecto a estos lugares de aseo personal. Un ejemplo singular que se ha comentado es la  asociación de los baños mineromedicinales en el caso de la cultura cristiana,  a  los milagros, más que a las propiedades curativas que poseían las aguas, tan arraigada en la cultura árabe.

Ahora que conocéis un poquito más de la historia, y se acerca el verano podéis aprovecharlo e ir a visitar algunos de estas construcciones.

 

 

 

1024px-Mid-nineteenth_century_reconstruction_of_Alexander's_catafalque_based_on_the_description_by_Diodorus

Los días después de Alejandro Magno

Alejandro Magno es una de las figuras más idealizadas y populares de la historia. Estratega, idealista, visionario, genio, lunático, sabio, salvaje. Un personaje controvertido, con marcadas luces y sombras y al que se sigue intentando interpretar. Su personalidad es compleja. Hijo de Filipo II, el rey macedonio que sometió Grecia, y de Olimpia, una mujer de carácter de la que se sospecha que ordenó matar a su marido, que ya se entretenía con otra. Alejandro creía ser hijo de Zeus y no era para menos. A su muerte había logrado conquistar buena parte del mundo conocido, de Grecia a la India, derribando al poderoso Imperio Persa y dejando a sus sucesores un legado ingobernable. Sigue leyendo

025-underground-theredlist

Memorias del Subsuelo. [Underground, Kusturica, 1995]

 

Si hay un lugar en el que se han vivido con especial fuerza los acontecimientos cruciales para la historia europea del siglo XX, ese ha sido los Balcanes. Precisamente este año se conmemora el centenario del comienzo de la Primera Guerra Mundial, tras el asesinato del heredero del trono del Imperio de Austria-Hungría en Sarajevo, y que ha generado una interesantísima “avalancha” bibliográfica en torno al tema, sus causas y sus consecuencias. El “corto siglo XX” iniciado en 1914, del que habló Hobsbawm, va a resultar especialmente trágico para esta región europea, con una sucesión de dictaduras, crisis y guerras civiles e internacionales Pero noción de tragedia es inconcebible sin la de comedia, y ambas frecuentemente están indisolublemente unidas. Éste pareció ser el punto de vista de Emir Kusturica, cuando se enfrentó a principios de los años 1990 a la historia de su tierra natal con Underground. Además de una película monumental, en la que el sueño y la realidad, la representación y la escena aparecen constantemente entreverados, es una reflexión histórica de primer orden acerca de la sociedad yugoslava, las décadas de comunismo y, en última instancia, la cruda guerra civil de los años 1990.

Sigue leyendo

Conquista de Capilla

Fernando III, S03E00

Los productores estaban preocupados. El guionista, directamente, no levantaba cabeza. Pese a la buena acogida de la primera y la segunda temporadas, la audiencia de la serie Fernando III no acababa de despegar. Quizás fuera la desigual competencia en la programación contra la Champions o quizás la falta de sexo guarrete y violencia; sea como fuere, la cadena aparcó el proyecto de la tercera temporada de manera indefinida.

No obstante, la presión desmedida de los fans, conocidos en el mundillo televisivo como fernanders, obligó a replantear la cuestión. Si Veronica Mars pudo resurgir -¡y cómo!- de las cenizas, también podría hacerlo Fernando III (la serie, no el rey, que de cenizas nada, que es una momia que aún recibe visitas porque estará muerta pero aún tiene una educación). Sigue leyendo

Museo Militar, Lisboa

A la conquista de Lisboa

Mañana se juega en Lisboa la final de la Liga de Campeones (Champions League para quienes nos lean desde Wichita) que enfrentará, por vez primera, a dos equipos de la misma ciudad: Real Madrid contra Atlético de Madrid. Este hecho, ya de por sí histórico, justificaría que hablásemos de fútbol en Aquí fue Troya, pero hemos querido ir más allá y dar unos consejitos a las decenas de miles de aficionados que se desplacen a la capital portuguesa. No hablamos de qué ver, qué comer o qué comprar. Hablamos de cómo conquistar Lisboa.

Panorámica de Lisboa desde el elevador de Santa Justa.
Lisboa desde el elevador de Santa Justa (foto del autor y click para ampliar, que mola).

Sigue leyendo

Foto: Marina Cruz

La metamorfosis de la cultura

Desde que Truman, con su famoso discurso, pusiera en marcha el tren del desarrollo, allá por 1949, este polémico y difuso concepto se ha ido apostillando de diversos modos (“sostenible”, “humano”, “participativo”, “integral”…), de la mano de una serie de conceptos que podríamos llamar paradigmáticos (sostenibilidad, nueva ruralidad, emprendimiento…) que han logrado gran aceptación y se han convertido en verdaderos marcos estructurales de referencia para la construcción de realidad. Complejamente combinados y superpuestos, éstos han ido delineando los mundos de sentido bajo los que han surgido,  durante los últimos 30 años[1], las tendencias internacionales en materia de desarrollo.

Sigue leyendo

Blog de Historia